¿Has disfrutado de los centinelas de piedra de la ría?

El atractivo de los afloramientos rocosos vistos desde el "Chasula" se suma al de aves y mamíferos marinos

Uno de los afloramientos rocosos vistos desde el “Chasula”.

Uno de los afloramientos rocosos vistos desde el “Chasula”. / Juan Diéguez / Chasula Birds

Manuel Méndez

Manuel Méndez

Aves tan importantes como las pardelas, incluyendo la balear, la cenicienta, sombría y pichoneta, los habituales paíños europeos, págalos y gaviotas de todo tipo, con la de Sabine entre ellas.

Además de ballenas comunes, rorcuales aliblancos y gran número de delfines comunes y mulares.

Eso sin olvidar a cormoranes, andarríos, archibebes, paíños, negrones, charranes, ánades, alcatraces, garzas y garcetas, por citar algunos ejemplos.

Intramar

Son algunas de las especies avistadas a bordo del barco escuela “Chasula” en las expediciones ornitológicas de octubre y noviembre, lo cual deja patente la riqueza de las Rías Baixas también en esta época del año, así como el importante papel que desempeña la firma Iniciativas Tradicionales Marítimas (Intramar) mediante la citada embarcación de naturaleza, que patronea Isidro Mariño.

Una de las formaciones rocosas más espectaculares de la ría.

Una de las formaciones rocosas más espectaculares de la ría. / Juan Diéguez / Chasula Birds

La misma que, como se explicaba hace días, despliega otras rutas y actividades, como las de turismo científico que desarrolla de la mano del Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia y firmas como Arenaria Coordinación.

Con estos u otros programas protagonizados por el “Chasula” es posible disfrutar de encantos como el paisaje, las aves, los mamíferos marinos o los afloramientos rocosos de la ría de Arousa.

Archipiélago de Sálvora

En relación con esto, conviene hacer un alto en el camino para reflexionar sobre el papel vital que desempeñan esas grandes rocas del archipiélago de Sálvora.

Piedras en muchos casos de caprichosas formas que llegan a moldear una buena cantidad de islas e islotes, también de caprichosos nombres.

Noro, Cabeceiro Grande, Cabeceiro Chico, Curviña o Herbosa son algunas de las ínsulas que saludan al visitante en la ría de Arousa y dan refugio a todo tipo de especies.

Cormoranes en uno de sus posaderos preferidos.

Cormoranes en uno de sus posaderos preferidos. / Juan Diéguez / Chasula Birds

Al igual que lo son las de Chapeu, Cornella, Gaivoteira, Vionta, Pedra Vella y algunos afloramientos rocosos tan poco conocidos como Ínsua Bela o Asadoiros.

Sin olvidarse de Laxe de Sentencián, Punta de Lagos, Meda, Punta da Volta, Cons de Pirlos, Laxe Negra o Pedras do Sargo, entre otros lugares con encanto.

Todos ellos puntos estratégicos para el reposo y/o la nidificación de gaviotas y cormoranes y otras especies que ejercen como “guardianes de la ría” y constituyen, hay que insistir, uno de los atractivos fundamentales en los viajes del “Chasula”.

Juan Diéguez

En algunos casos atractivas y majestuosas piedras que conoce bien el fotógrafo de la naturaleza Juan Diéguez, que las define como “centinelas de piedra” de la ría de Arousa.

Este destacado conservacionista es uno de los habituales a bordo del “Chasula”, donde el pasado fin de semana “hemos podido asistir a un nuevo espectáculo de la naturaleza aderezado con las ‘cosas de cocina’ del patrón Isidro”, explica.

Se refiere a “un día inolvidable de verdad” en el que destacaron las especies de aves del Norte que eligen estas latitudes para pasar el invierno o, en el caso de las últimas migradoras, descansan en las Rías Baixas de camino a sus cuarteles africanos.

Las singladuras en el barco escuela “Chasula” dejan siempre un sinfín de imágenes para el recuerdo. Por ejemplo, paíños, gaviotas, pardelas y alcatraces que compiten para encontrar alimento. O delfines mulares y comunes que se dan un festín y navegan a proa. También majestuosas composiciones graníticas casi de aspecto fantasmagórico cuando se ven a lo lejos, pero se observan en detalle a medida que la nave se aproxima.

Las singladuras en el barco escuela “Chasula” dejan siempre un sinfín de imágenes para el recuerdo. Por ejemplo, paíños, gaviotas, pardelas y alcatraces que compiten para encontrar alimento. O delfines mulares y comunes que se dan un festín y navegan a proa. También majestuosas composiciones graníticas casi de aspecto fantasmagórico cuando se ven a lo lejos, pero se observan en detalle a medida que la nave se aproxima. / Juan Diéguez / Chasula Birds

“Un lujo al alcance de todos”, espeta el propio Juan Diéguez, cuando destaca la belleza del paisaje y la riqueza de la flora y fauna existentes en la boca de la ría de Arousa.

Isidro Mariño y María Calvo

Algo en lo que abundan Isidro Mariño y María Calvo, de la empresa Arenaria Coordinación, cuando aluden a programas divulgativos como el relacionado con el sector de la conserva, también a bordo del “Chasula” y del que hablaba hace unos días FARO.

Un proyecto, cabe recordar, en el que familiarizarse con el manejo de las nasas y otros útiles de pesca; conocer cómo se cultiva el mejillón en ellas o cómo se hace el encordado de la mejilla; o descubrir las aludidas especies de flora y fauna existentes.