La vendimia avanza con todo a su favor

El presidente de Rías Baixas confirma el inmejorable momento de esta DO

Las primeras cajas de uva de la temporada ya están en bodega. |   //  NOÉ PARGA

Las primeras cajas de uva de la temporada ya están en bodega. | // NOÉ PARGA

Manuel Méndez

Manuel Méndez

La vendimia avanza en la Denominación de Origen Rías Baixas con paso lento, pero muy seguro. Las primeras operaciones realizadas ya, confirman que la uva está en perfecto estado y que es abundante.

Además, las condiciones meteorológicas de los últimos días han sido favorables, ya que tras las lluvias que propiciaron la hidratación de la uva, el descenso posterior de temperaturas evita que vuelva a estresarse.

Má de 46 millones

No es de extrañar, por tanto, el optimismo generalizado que se aprecia en el sector, donde bodegueros y viticultores insisten en que será “una cosecha histórica”, capaz de superar los 46 millones de kilos de uva.

Unas expectativas que comparte el presidente del Consello Regulador de la DO Rías Baixas, Isidoro Serantes, quien insiste en lo manifestado hace semanas en cuanto a la calidad de la uva para volver a asegurar que “es excelente”.

La vendimia está lanzada, aunque a medio gas.

La vendimia está lanzada, aunque a medio gas. / Noe Parga

“Desconocemos la cantidad final, porque eso ya se irá viendo a medida que avance la vendimia, pero parece que será una buena cosecha, y confiamos en el informe previo de vendimia elaborado por nuestros técnicos”, manifiesta.

"Un gran vino"

Lo que sí está en condiciones de garantizar, como presidente del Consello y también en calidad de bodeguero, ya que Serantes es también el gerente de la firma Bouza do Rei, es que “tenemos en las viñas una uva sana y bien hidratada que va a generar un gran vino”.

A lo que el máximo representante del órgano rector de Rías Baixas añade que “las últimas lluvias han sido enormemente positivas para la uva, por lo que no podemos pedir más al tiempo que hemos tenido”.

Termina diciendo que, con la recolección de la uva albariña y demás variedades blancas ya iniciada, aunque sea a un ritmo bajo, “lo fuerte de la vendimia va a vivirse a partir del próximo fin de semana”.

Una familia vendimiando en Meaño. |   //  NOÉ PARGA

Isidoro Serantes, presidente de la DO Rías Baixas. / FdV

El Informe de Estimación de Cosecha al que aludía Isidoro Serantes hizo una estimación de producción para la actual cosecha de más de 46 millones de kilos de uva, tras haberse registrado “una buena tasa de brotación, una elevada fertilidad, un buen cuajado y un tamaño de racimo algo superior al de una cosecha normal y en buen estado sanitario”.

Estas reflexiones y estimaciones se dieron a conocer y fueron aprobadas por el pleno del Consello tras escuchar a una treintena de técnicos de campo que supervisaron más del 50% de la superficie productiva inscrita, completándose todo ello con la información recabada en las inspecciones de auditoría.

Variedades autóctonas y viticultura tradicional

Tal y como se había anunciado hace semanas, la vendimia ha comenzado mucho antes de lo que suele ser habitual.

Ya hace una semana que se recogieron las primeras uvas, sobre todo en parcelas de producción familiar. Pero cuando comienza esta campaña de recolección, que supone el momento culminante del ciclo de cultivo de la uva albariña, de la loureira, torrontés, godello, mencía, treixadura, caíño y demás variedades, todas las miradas se centran en la Denominación de Origen Rías Baixas, de la que dependen nada menos que 5.000 viticultores y 176 bodegas.

La recolección de la uva en Meaño.

La recolección de la uva en Meaño. / Noe Parga

La capacidad productiva de esta marca de calidad está fuera de toda duda, al igual que su relevancia socioeconómica para los habitantes de decenas de municipios de las cinco subzonas que la hacen realidad: Val do Salnés, O Rosal, Ribeira do Ulla, Condado do Tea y Soutomaior.

Caracterizada por un minifundismo extremo, de ahí que sus 4.321 hectáreas protegidas estén repartidas en más de 22.832 parcelas, la DO Rías Baixas va camino de alcanzar un techo histórico, después de haberse sumado a la producción un centenar de hectáreas más que el año pasado y haberse incrementado el rendimiento permitido en cada una de ellas.

Con un apuesta clara “por las variedades autóctonas y la viticultura tradicional” que permiten reforzar el carácter atlántico de sus vinos, Rías Baixas se dispone a recoger más de 46 millones de kilos de uva, lo cual le permitirá seguir conquistando nuevos mercados a nivel nacional e internacional.

En los últimos diez años las ventas de sus bodegas han crecido un 42%, hasta rozar los 28 millones de litros de vino, y sus exportaciones se han triplicado, para rondar los 10 millones de litros. A buen seguro, unas cifras que se quedarán cortas gracias a la vendimia actualmente en marcha.

[object Object]

Si los datos de 2021 fueron históricos, con casi 44 millones de kilos de uva vendimiada, y los de 2022 resultaron fantásticos para el sector, con 41 millones, la recolección ahora en marcha puede pulverizar todos los registros, superando los 46 millones.

Sobre todo gracias a la uva de variedad albariño, que volverá a ser la referencia indiscutible de la DO Rías Baixas. Como lo fue el año pasado, con casi 26 millones de kilos de uva recogidos en la comarca de O Salnés –la práctica totalidad de su uva–, más de 8 millones en la subzona de Condado do Tea, 3,4 millones en la de O Rosal y cerca de 2 millones en la subzona de Ribeira do Ulla.

En esta nueva campaña participan alrededor de 3.800 viticultores del valle de O Salnés, donde se reparten casi 2.500 hectáreas en 16.606 parcelas. Muy por encima de O Rosal, con 193 viticultores y 534 hectáreas de superficie, los 906 productores de Condado do Tea, que aportan 998 hectáreas, y los 92 de Ribeira do Ulla, en este caso con una superficie de 293 hectáreas.