La megafactoría de Conservas Cerqueira, lista para abrir sus puertas

La moderna industria asentada en Rianxo representa un plus de calidad e innovación para el sector

Manuel Méndez

Manuel Méndez

La fecha inaugural inicialmente prevista ha sido pospuesta, debido a la celebración de las elecciones, pero puede anunciarse que la megafactoría de Conservas Cerqueira se estrenará oficialmente en la ría de Arousa en septiembre, una vez superada la “temporada floja” que supone el verano para este tipo de industrias.

En cualquier caso, la maquinaria se pondrá en marcha la semana que viene, aunque sea a "medio gas" y para ir puliendo poco a poco los últimos detalles técnicos.

La firma viguesa se convertirá así en la más moderna industria conservera de Galicia, apostando por la gestión de las instalaciones mediante placas solares y el aprovechamiento integral de toda el agua manejada en el moderno sistema implantado para la transformación de productos como mejillón, berberecho, zamburiña y chipirón.

Aprovechamiento de caldos

Un proceso, cabe recordar, que contempla la reducción de vertidos mediante el aprovechamiento de los caldos resultantes de la cocción devolviéndolos a las latas o valorizándolos de otro modo.

La fachada principal de la conservera.

La fachada principal de la conservera. / M. Méndez

No cabe duda de que tanto esas como otras destacadas características técnicas y productivas de la nueva industria, le confieren un plus de calidad, desarrollo y competitividad que se extiende al conjunto del sector transformador, tal y como coinciden en señalar las fuentes consultadas en el mismo.

Se hará desde una clara apuesta por la sostenibilidad y la preservación medioambiental, de ahí los avanzados sistemas de producción, depuración y reducción de residuos que han sido implantados en esta macroindustria levantada en el polígono industrial de Té (Concello de Rianxo).

Como se dijo en otras ocasiones, una vasta superficie a caballo entre las parroquias rianxeiras de Taragoña y Asados que hace cuatro décadas funcionaba como uno de los más grandes vertederos de residuos y uno de los mayores focos contaminantes de Galicia.

La parte trasera de la nave.

La parte trasera de la nave, ayer. / M. Méndez

Pero ha sufrido semejante transformación que hoy en día, de la mano de Suelo Empresarial del Atlántico (SEA), es uno de los parques industriales más prósperos.

Lo es, precisamente, gracias a la llegada de Conservas Cerqueira, que se suma así a una veintena de empresas del sector industrial y terciario ya implantadas en este parque empresarial arousano, o bien a punto de estarlo.

Plano general de la megaplanta de Conservas Cerqueira.

Plano general de la megaplanta de Conservas Cerqueira. / FdV

Algunas de renombre nacional e internacional, como es el caso de Jealsa Rianxeira –que dispone de siete parcelas que suman 28.191 metros cuadrados–, Cortizo y Stolt Sea Farm, que se ha hecho con seis parcelas que suman 44.346 metros cuadrados para seguir desarrollando su papel como proveedor de rodaballo y lenguado.

Entre las citadas firmas, Proameixa, Transagonza, Metales Taragoña, Distribuciones Camba, Tarrío & Suárez, Renobat Galicia, Frigoríficos Mar da Pobra y tantas otras, han conseguido agotar el suelo útil de este polígono, dotado de una superficie bruta de 317.728 metros cuadrados (201.964 metros cuadrados netos).

“Pay-Pay”

Ahora, como queda dicho, todas las miradas se centran en Cerqueira, que para seguir conquistando mercados, con marcas tan conocidas como “Pay Pay”, “Buenos Días” y “Ramona”, ha invertido unos 28 millones de euros en esta macronave arousana que ocupa unos 18.000 metros cuadrados de superficie.

Destacan sus instalaciones soterradas, mediante las que gestionar el tratamiento de agua, como también sus nuevas líneas de procesado, a las que suma una cámara de almacenaje de producto congelado con capacidad para 2.500 toneladas.

Edari

Está dotada, igualmente, de una Estación Depuradora de Aguas Residuales Industriales (Edari), que es uno de los elementos constructivos que más llaman la atención en las obras ahora prácticamente finalizadas.

Otra de las “joyas” es la máquina de frío, que será empleada como pulmón energético de la industria, la cual aprovechará todo el calor generado a partir del vapor para disponer de agua sanitaria y limpiar la nave con agua caliente.

Tres alturas

A todo esto se suma, en la nave principal –de tres plantas–, tanto la línea de tratamiento de aguas y producción de conservas como una zona de almacén, automatizado y congelado.

Los vestuarios, el comedor y las oficinas principales completan este singular edificio, en el que, si la materia prima es suficiente y el “oro negro” de batea responde convenientemente, pronto podrían trabajar unas 250 personas.

Manuel Aldao

“Necesitamos disponer de productos como el mejillón en cantidad suficiente para poder trabajar de forma intensa y continuada en el tiempo” a partir de este mes, explicaba a FARO en abril el director de Calidad de Cerqueira, Manuel Aldao.

Hasta que llegue momento, en la primera etapa de esta nueva factoría –presente desde hace más de un siglo en Vigo– prestarán sus servicios alrededor de noventa trabajadores.