Así es la nueva revolución industrial de las conserveras

La viguesa Cerqueira ultima en Arousa su apuesta tecnológica más ambiciosa

Manuel Méndez

Manuel Méndez

El sector mar industria afronta una nueva revolución tecnológica. Lo hace mediante la implementación de los más modernos sistemas de producción, garantizando así una mayor calidad y salubridad de sus productos, además de mejorar su competitividad a nivel mundial.

Ejemplo de ello es la megafactoría que construye Conservas Cerqueira en Arousa, donde tiene previsto iniciar su nueva etapa en junio.

Dentro de plazo

“Estamos dentro de plazo”, confirma su director de Calidad, Manuel Aldao, garantizando de este modo que en verano la empresa responsable de marcas tan conocidas como “Pay Pay” estrenará su ambicioso proyecto de expansión internacional desde el polígono industrial de Té, en el Concello de Rianxo.

Todo ello desde una megafactoría dotada de las más modernas tecnologías que está prácticamente terminada, a la espera de la dotación de toda la maquinaria y la puesta a punto definitiva.

Aprovechamiento del agua

El aprovechamiento integral de toda el agua manejada o la gestión de las instalaciones con placas solares son algunas de las características más sobresalientes de la nueva industria.

Necesitamos disponer de productos como el mejillón en cantidad suficiente para poder trabajar de forma intensa y continuada en el tiempo a partir de junio

Manuel Aldao

— Director de Calidad de Cerqueira

Al igual que la utilización de la máquina de frío como pulmón energético de la industria o el aprovechamiento de todo el calor generado a partir del vapor para disponer de agua sanitaria y limpiar la nave con agua caliente.

La nueva fábrica de Conservas Cerqueira, en el polígono industrial de Té (Rianxo).   | //  M. MÉNDEZ

La nueva fábrica de Conservas Cerqueira, en el polígono industrial de Té (Rianxo). | // M. MÉNDEZ

Un moderno sistema de transformación de productos como el mejillón, el berberecho o la zamburiña que contempla la reducción de vertidos mediante el aprovechamiento de los caldos resultantes de la cocción de tales productos, ya sea devolviendo esa agua cocida a las propias latas o valorizándola de alguna manera.

90 personas, en el primer turno

Es así como, dentro de dos meses, se pondrá en marcha el primer turno de trabajo, con una plantilla inicial de unas 90 personas.

Ya en julio o agosto, y dependiendo de la disponibilidad de materia prima, podrá incorporarse un segundo turno, por lo que muy pronto Conservas Cerqueira podrá disponer de unos 250 trabajadores en esta moderna macronave asentada en el polígono rianxeiro.

Motor económico

Es, en consecuencia, una forma de generar riqueza y empleo en toda la ría de Arousa y el conjunto de Galicia, ya que serán muchos más los trabajos generados gracias a los sectores que directa o indirectamente dependerán de la actividad de esta industria.

La misma, por cierto, que muy pronto tendrá como vecino en el mismo parque empresarial a otro “monstruo” de las conservas: Jealsa-Rianxeira.

“Necesitamos disponer de productos como el mejillón en cantidad suficiente para poder trabajar de forma intensa y continuada en el tiempo a partir de junio, ya que cuando se trabaja con materia prima fresca, como es el caso, siempre estás a expensas de una mayor o menor productividad”, indica el propio Manuel Aldao, plenamente convencido de que a su industria le espera un futuro prometedor en Rianxo.

La conservera se encuentra a la altura del punto limpio de Rianxo, en el lugar de Monte Grande, parroquia de Asados.   | //  M. MÉNDEZ

La conservera se encuentra a la altura del punto limpio de Rianxo, en el lugar de Monte Grande, parroquia de Asados. | // M. MÉNDEZ

Un futuro, dicho sea de paso, en el que Cerqueira quiere complementar sus nuevas líneas de producción con artículos como el chipirón, además de preparar otras novedades con las que consolidarse y expandirse.

Almacenaje de congelado

Eso sin olvidar que junto al desarrollo de las nuevas líneas de procesado contará con una cámara de almacenaje de producto congelado con capacidad para 2.500 toneladas.

El presidente de la conservera viguesa, Juan Manuel Cerqueira, ya había incidido en ello hace unos meses, cuando se resaltó que se trata de un proyecto basado en “tecnologías muy avanzadas de reciclaje de agua y sistemas fotovoltaicos”.

Todo ello para dar continuidad a una destacada trayectoria iniciada por la compañía en Vigo en el año 1890.

Una dilatada y laureada historia que ha llevado al consumidor marcas como la citada “Pay Pay”, “Buenos Días” y “Ramona”, apostando siempre por aplicar “toda la tecnología disponible en cada momento para ofrecer conservas que lleguen al consumidor con todas las garantías de calidad posibles”.

Un viejo basurero

Y eso es lo que pretende seguir ofreciendo desde el polígono del Concello de Rianxo, hecho realidad sobre un antiguo vertedero de escombros –a caballo entre las parroquias de Asados y Taragoña– que Suelo Empresarial del Atlántico (SEA) ha convertido en uno de los principales motores empresariales de Galicia.

El mismo en el que Conservas Cerqueira ocupa unos 18.000 metros cuadrados de superficie en los que desarrolla los innovadores procesos de reaprovechamiento de la energía, climatización y reciclaje antes aludidos.

18.000 metros cuadrados

En definitiva, que a estas alturas, y a la espera de los últimos “retoques”, puede decirse que la megafactoría de Conservas Cerqueira es ya una realidad.

Sus 18.000 metros cuadrados de superficie fabril se reparten en tres plantas, situándose en la del sótano toda la maquinaria ligada al proceso de tratamiento de aguas, mientras que en la planta baja se concentra la producción conservera propiamente dicha, con la zona de almacén, automatizado y congelado, vestuarios y acceso principal.

Como se avanzó en su momento, en la primera planta están el comedor y las oficinas principales, acompañándose todo ello de una estación depuradora de aguas residuales industriales (Edari) y la zona de estacionamiento.

28 millones de euros

La inversión realizada en Rianxo por Cerqueira, hasta ahora con producción en Vigo y Ribeira y de la que dependen directamente alrededor de 400 trabajadores, ronda los 28 millones de euros.

Plano general de la megaplanta de Conservas Cerqueira.

Plano general de la megaplanta de Conservas Cerqueira. / FdV

Con su implantación en la villa de Castelao, la empresa –que factura 50 millones de euros anuales–, da un salto de calidad y modernización que le permitirá seguir compitiendo para conquistar nuevos mercados nacionales e internacionales.

Sede en Vigo

Y lo hará manteniendo su sede de la calle Tomás Alonso (Vigo), por lo que trasladará a Rianxo la producción de su histórica factoría de Ribeira, donde carece de espacio para crecer.

En el polígono de Té tiene ya como vecinas a empresas como Conservas Cortizo, Transagonza, Proameixa, Metales Taragoña, Distribuciones Camba, Talleres Milocho, Potel Torres, Grúas Orbutráns, Tarrío y Suárez, Renovat y Mar da Pobra.

Pronto se incorporarán otras industrias, como Conservas Rianxeira y Stolt Sea Farm, una referencia en acuicultura terrestre que se ha convertido en el “principal proveedor de rodaballo y lenguado”.