Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las bodegas se encomiendan a San Roque

Rezan para que llueva antes de la vendimia

Isidoro Serantes, gerente de Bouza do Rei, ante su bodega, ayer. FdV

Aunque a los que quieren sol y playa no les haga ni pizca de gracia, si en el futuro quieren saborear buenos vinos y deleitar sus paladares con el afamado albariño, tendrán que entender y asumir que bodegueros y viticultores se encomienden a San Roque con la esperanza de que “traiga un poco de agua”.

Y no se refieren a la que se lanza en la Festa da Auga que se organiza en Vilagarcía durante la celebración de San Roque que arranca mañana, sino que anhelan unas precipitaciones que puedan prolongarse durante “dos o tres días” y que la viña necesita “como el comer”, ya que la cepa debe desestresarse y la uva quiere hidratarse.

“Ojalá San Roque nos ayude y nos traiga algo de agua”, proclamaba ayer el bodeguero Isidoro Serantes, mientras mostraba a FARO DE VIGO el estado en que se encuentran algunos de sus viñedos, con una uva “sana y de fantástica calidad”.

Bouza do Rei

En el recorrido por las plantaciones situadas justo delante de su bodega, Bouza do Rei, se observaba claramente que el desarrollo fenológico es notable y que, a pesar de todas las dificultades que atravesó a lo largo de la campaña, la uva goza de calidad, lo cual vuelve a poner de manifiesto que la creciente profesionalización del sector es un seguro de vida frente a las adversidades.

Isidoro Serantes, gerente de la bodega Bouza do Rei (Ribadumia), muestra el avanzado estado de los racimos, durante la inspección de sus viñedos, ayer. | // FDV

Y es que la correcta aplicación de tratamientos fitosanitarios durante el ciclo de cultivo permitió al viñedo sortear plagas como las del mildiu, el oidio o la black rot, situándose ahora a las puertas de una vendimia que, según el Consello Regulador de la Denominación de Origen Rías Baixas, puede reportar unos 41 millones de kilos de uva.

Es, como se explicó hace días, una cantidad ligeramente inferior a la recogida el año pasado. Pero también es cierto que representa una de las mejores cifras de la historia de esta marca de calidad.

En cualquier caso, todo puede suceder aún hasta que toda la uva esté a buen recaudo en bodega, ya que “si llueve durante dos o tres días, en lo que resta de mes, la producción puede incrementarse en un 10%, mientras que si se mantienen las condiciones anticiclónicas actuales, lo que va a suceder es que se pierda un 10% de lo que ya tenemos”, reflexiona el propio Isidoro Serantes.

Lo hace antes de confirmar que la vendimia comenzará a principios del mes que viene y que “habrá menos uva que el año pasado”. Pero, sobre todo, se pronuncia para insistir en que “lo fundamental ahora es que San Roque nos dé suerte y nos mande agua”.

176 bodegas adscritas

Como gerente de Bouza do Rei, una de las 176 bodegas inscritas en el Consello Regulador, termina apuntando que, en su empresa, esperan rondar los 1,7 millones de kilos de uva que obtuvieron el año pasado.

Y si éste y otros bodegueros de Rías Baixas se encomiendan a San Roque, qué decir del máximo responsable de la bodega Terras de Asorei, Roque Durán, igualmente convencido de la necesidad de que lleguen las precipitaciones antes de la recolección.

Terras de Asorei

Desde estas instalaciones, en San Martiño de Meis, explicaba ayer que la semana que viene comenzarán los análisis continuos de la uva para determinar el momento idóneo de vendimia. “Son las uvas las que hablan, y según vayan evolucionando en los próximos días nos irán diciendo cuándo debemos empezar a recogerlas”, asevera.

21

Así se expanden los viñedos en Vilagarcía Manuel Méndez

Dicho de otro modo, que “el vino debe hacerse en la parra, y eso significa recoger la uva en las mejores condiciones posibles, por eso hay que esperar a tener los resultados adecuados”.

“Lo que sí puede decirse en estos momentos es que estamos ante una cosecha de calidad que llega adelantada después de un año muy difícil, a causa de las heladas, el mildiu y, ahora, la sequía, por eso confiamos en que llueva, al menos, un par de días, para que la uva se hidrate”, proclama Roque Durán.

22.808 parcelas y últimos tratamientos

Ahora que en algunos de sus viñedos se aplican los últimos tratamientos fitopatológicos, como sucede en muchas de las 22.808 parcelas con viñedos adscritos a la Denominación de Origen, el responsable de Terras de Asorei incide en que, a pesar de las dificultades, “la uva que tenemos en las parras está en muy buen estado, y vamos a intentar que llegue en perfectas condiciones al momento de la vendimia”.

Imagen que refleja el avanzado estado actual de algunos de los viñedos. FdV

Hasta entonces “no se puede aventurar qué cantidad podremos obtener, ya que, si bien las previsiones apuntan a un ligero descenso, también es cierto que hay algunas plantaciones nuevas”, añade Roque Durán.

Prefiere ser optimista, pues si bien “las heladas y el mildiu afectaron a algunas plantaciones –insiste–, hay que confiar en que se complete una buena campaña, puesto que la uva está en óptimas condiciones y madurando muy bien, únicamente a la espera de que lleguen unas precipitaciones que permitan que las cepas lleguen sin estrés a la vendimia”.

El vino debe hacerse en la parra, y eso significa recoger la uva en las mejores condiciones posibles, por eso hay que esperar a tener los resultados adecuados

Roque Durán - Gerente de Terras de Asorei

decoration

4.298 hectáreas y 5.033 viticultores

Lo explicado en esta bodega, que puede recoger entre 300.000 y 400.000 kilos de uva, es algo en lo que abundan todos los viticultores consultados ayer, tanto pertenecientes a Rías Baixas como ajenos a esta Denominación de Origen, que este año incorpora 114 hectáreas productivas, para alcanzar así las 4.298 repartidas en las subzonas productoras de O Salnés, Condado do Tea, O Rosal, Soutomaior y Ribeira do Ulla.

La evolución de la producción hasta la pandemia.

La evolución de la producción hasta la pandemia.

Con 5.033 viticultores preparados para aportar su uva, es una de las marcas más reconocidas del panorama vitivinícola español y, desde luego, una referencia en cuanto a producción de blancos a nivel nacional e internacional.

Albariño

Vinos que, lógicamente, tiene como protagonista absoluto al albariño, cuyas uvas son el sustento de la marca y, hay que insistir, necesitan agua para hidratarse y aumentar su rendimiento.

Si las condiciones meteorológicas actuales se mantienen “podrían provocar una producción inferior a la inicialmente estimada en el informe elaborado a principios de julio”, cuando se estimaba una producción de 41,3 millones.

David Landín, de la bodega Lagar da Condesa, en una de las nuevas plantaciones de albariño Rías Baixas aún improductivas, en Berdón (Vilagarcía). | // M. MÉNDEZ

“Si continúa la ola de calor y la sequía podría minorar la recogida de uva de esta campaña”, insisten los técnicos del Consello Regulador.

Lagar da Condesa

También bodegueros como David Landín, gerente de Lagar da Condesa, una firma con sede central en Caldas que en los últimos meses ha despertado un especial interés debido a la creación de nuevos viñedos en Vilagarcía.

El gerente de Bouza do Rei revisando sus viñedos. FdV

Desde esta empresa, perteneciente al grupo vitivinícola Familia Gil, y que aporta al conjunto de Rías Baixas alrededor de medio millón de kilos de uva, declaraban ayer que “la uva está en perfectas condiciones y en cuestión de tres semanas se pondrá en marcha una vendimia en la que hemos puesto enormes esperanzas".

Al igual que las tiene puestas "en el proyecto que hemos empezado a desarrollar en la ladera de Monte Xiabre perteneciente al Concello de Vilagarcía”.

En cualquier caso, David Landín coincide al señalar que “lo mejor para nosotros y todo el sector será que lleguen las precipitaciones este mes, aunque solo sea durante un par de jornadas”.

Compartir el artículo

stats