Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rías Baixas quiere más y ya pone el ojo en otras 2.200 hectáreas aptas para albariño

Premiados y autoridades en la entrega de premios de la Festa do Albariño de Cambados.

Premiados y autoridades en la entrega de premios de la Festa do Albariño de Cambados. FdV

El presidente del Consello Regulador Rías Baixas, Juan Gil, cuenta que en 2003 uno de los redactores del primer plan estratégico de la Denominación de Origen pronunció una frase que le quedó grabada a fuego. “El mundo es muy grande para tan poco albariño”, había dicho el técnico. Como si de una profecía se tratase, esta afirmación se ha hecho realidad dos décadas más tarde. Las bodegas de Rías Baixas están vendiendo tan bien que a este ritmo pronto serán incapaces de atender todos los pedidos. En consecuencia, es el momento de crecer.

Y, según un trabajo del Consello Regulador, solo en las comarcas de O Salnés, O Rosal y Condado-Paradanta hay unas 2.200 hectáreas de terreno que en el pasado estuvieron dedicadas a viñedo y que hoy permanecen baldías.

En consecuencia, hay superficie para nuevas plantaciones de uva albariña.

El Parador de Turismo de Cambados acogió ayer al mediodía el acto de entrega de premios a las tres bodegas ganadoras de la cata concurso de la Festa do Albariño de este año: Adega San Salvador de Soutomaior, que presentó el monovarietal “Noelia Bebelia”; Agro de Bazán, que se llevó la plata con “Granbazán Verde”; y Bouza do Rei, que obtuvo el tercer puesto con el vino del mismo nombre.

Y fue en el transcurso de este acto donde el presidente de Rías Baixas, Juan Gil, y el conselleiro de Medio Rural, José González, abordaron una eventual ampliación de la superficie de viñedo de la denominación.

En su discurso, Juan Gil apuntó que, “necesitamos crecer, disponer de más superficie de viñedo y que vaya dirigido a los pequeños viticultores”, con el objetivo de que estos dispongan de explotaciones más grandes y puedan convertir la viticultura en un profesión rentable económicamente y estable en el tiempo, más allá de ser un complemento a otro oficio.

El conselleiro entrega el primer premio al representante de la marca “Noelia Bebelia”. FdV

El conselleiro de Medio Rural, por su parte, admitió que, “es cierto que tenemos que crecer y plantar nuevos viñedos”, pero exhortó a hacerlo de una forma ordenada, para no perder la esencia de calidad.

A este respecto, subrayó que los vinos de Rías Baixas son de los que menos han sufrido la crisis del coronavirus gracias a su buena imagen en los mercados, y que de hecho son los blancos tranquilos con el precio medio más alto de España.

José González recordó asimismo que uno de los proyectos que maneja la Xunta para el futuro del campo gallego es la creación de polígonos vitícolas, para lo cual se solicitó a todas las denominaciones de origen gallegas que localizasen y cuantificasen las hectáreas de terrenos que en el pasado tuvieron viñedos, y que podrían volver a tenerlos.

Hasta 10.000 hectáreas

El informe de las cinco denominaciones indica que se podrían habilitar unas 10.000 hectáreas para nuevas plantaciones, y algo más de una quinta parte de esa superficie (2.200 hectáreas) se localizaría en O Salnés, O Rosal y Condado-Paradanta, las tres comarcas vitícolas más grandes de Rías Baixas. No se han incluido montes gestionados por comunidades de vecinos.

Esta estimación parte de un trabajo de campo desarrollado durante semanas por los técnicos de las consejos reguladores, que contaron además con la ayuda del personal de las bodegas y de los productores locales.

Rías Baixas está en una etapa crucial. Se cree que la actual vendimia podría ser la más abundante de la historia de la denominación, al alcanzarse los 43 millones de kilos de uva.

Sobre esto, Juan Gil señala que esta cifra hace unos años podría suponer un grave problema para la denominación, pues no resultaría sencillo vender todo el vino resultante.

Solo faltan por vender unos siete millones de litros de la añada de 2020

Ahora, en cambio, la producción podría quedarse corta, tal y como dijo el domingo pasado, también en Cambados. Y es que, a estas alturas del verano, solo faltan por vender unos siete millones de litros de la añada de 2020.

Primer oro de una bodega de Soutomaior

La 69 edición de la Festa do Albariño y la 33 Cata Concurso organizada por el consejo regulador Rías Baixas pasarán a la historia por encumbrar por primera vez a una bodega de la subzona de Soutomaior (la más pequeña de toda la denominación), que produce el vino “Noelia Bebelia”.

Los presentes en el acto de entrega destacaron la buena marcha de esta empresa, tras quedar segundo el mismo caldo en el Albariño de 2020, y su reciente triunfo en la Cata dos Viños de Galicia.

En sus intervenciones, Juan Gil destacó la importancia de celebrar la fiesta, aunque sea en un formato reducido, puesto que “es un acto de promoción” para el conjunto del sector, así como un estímulo para el consumo en la hostelería local.

Mientras, la alcaldesa de Cambados, Fátima Abal, apuntó que la Cata Concurso es el evento principal de la fiesta (de hecho, la celebración se originó para saber quién estaba produciendo el mejor albariño de O Salnés), y lanzó un mensaje de esperanza. “Ojalá el año que viene ya podamos celebrar la fiesta con la familia, los amigos, y en las casetas de A Calzada”.

Compartir el artículo

stats