Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Granbazán se refuerza con cinco hectáreas más de viñedo

La nueva plantación de la bodega vilanovesa Granbazán.

La nueva plantación de la bodega vilanovesa Granbazán. Iñaki Abella

Hace tres meses FARO DE VIGO daba a conocer que con localidades como Cambados, Meaño, Ribadumia o Meis saturadas de viñedos y escaso margen de crecimiento para el sector, las miradas de bodegueros y viticultores se centraban en Vilagarcía y el Ullán.

A los proyectos de expansión que se daban a conocer en aquel momento, como los de Lagar da Condesa (Caldas), Terras de Lantaño (Portas) y Martín Códax (Cambados) se están sumando otros, y tanto en los lugares citados como en Vilanova.

En este caso hay que destacar el proyecto de ampliación que lleva a cabo una de las bodegas más populares y representativas de la Denominación de Origen Rías Baixas, como es Granbazán, antes conocida como Agro de Bazán y situada en Tremoedo.

La nueva plantación de Granbazán. Iñaki Abella

Es allí mismo, al lado del espectacular viñedo actual, donde afronta una nueva plantación. Se trata de una superficie de cinco hectáreas en las que algo más de cuatro funcionarán como viñedo de albariño.

Se sumarán así, aunque estén al otro lado de la carretera, a las catorce hectáreas de viñedo que actualmente rodean el pazo-bodega; sin duda, uno de los más alabados históricamente por su belleza y estratégica ubicación entre las cepas.

Apuesta enoturística

De este modo, Granbazán –que dispone de otras tres hectáreas en Covas de Lobos– integra la ya larga lista de instalaciones vitivinícolas que, a pesar de la pandemia, realizan una apuesta decidida por la ampliación y mejora de la producción, lo cual, en buena lógica, lleva aparejada la búsqueda de nuevos mercados.

Al igual que está reforzando de manera importante, dicho sea de paso, su vertiente enoturística.

De ahí la puesta en marcha de todo tipo de acciones socioculturales y gastronómicas ligadas al mundo do del vino, a la historia que rodea a la propia bodega y a la Denominación de Origen Rías Baixas.

La DO consigue un centenar de galardones más, y con distintas añadas

Las bodegas de la DO Rías Baixas han conseguido 105 distinciones más en tres certámenes de prestigio internacional desarrollados recientemente.

Y además lo hicieron con blancos de diferentes añadas, algunos de 2017, demostrando que el albariño no tiene por qué ser encorsetado como vino joven.

En el Consello Regulador destacan la trascendencia de estos reconocimientos y el valor añadido que confieren al conjunto de la producción y, muy especialmente, a los bodegueros y viticultores que los hacen posibles.

En la XXVIII edición del “Concours Mondial” de Bruselas, por ejemplo, los vinos amparados por Rías Baixas compitieron con más de 10.000 pertenecientes a 46 países y cosecharon nueve galardones, cinco de ellos para blancos de la añada 2020, dos de la 2019, uno de 2018 y otro la añada 2017.

A su vez, en los XXXV Premios Baco, que evaluaron la cosecha 2020, obtuvieron un total de 21 galardones, que se distribuyeron en un Gran Baco de Oro, quince Bacos de Oro y cinco Bacos de Plata.

XVIII Decanter World Wine Awards

Por su parte, los XVIII Decanter World Wine Awards premiaron 75 vinos de Rías Baixas con un platino, tres oros, quince platas y 55 bronces.

En este certamen, como destacan en el Consello Regulador, el jurado tuvo que evaluar 18.094 vinos elaborados en 54 países, de ahí el mérito de los premiados de Rías Baixas. En este caso tres marcas de la añada 2015, una de 2016, cuatro de 2017, siete de 2018, catorce de 2019 y 46 de la añada 2020.

Compartir el artículo

stats