El virus que se propaga en familia

Ciudadanos grovenses sobre y bajo el puente de A Toxa.

Ciudadanos grovenses sobre y bajo el puente de A Toxa. / M.M.

Manuel Méndez

Manuel Méndez

José Cacabelos, el alcalde socialista de O Grove, no oculta su preocupación. Y no es para menos, ya que después de unas jornadas con su municipio “libre de COVID” los contagios no dejan de aumentar. Ya son quince, diez de ellos surgidos entre el lunes y ayer, a razón de cinco al día. 

“Prácticamente puede afirmarse, aunque sea extraoficialmente, que de los diez últimos contagios, al menos nueve están relacionados con una unidad familiar cuyos miembros tienen relación de forma asidua”

José Cacabelos Rico

— Alcalde de O Grove

Se trata de contagios que se achacan a núcleos familiares. Y eso que el mayor temor que había en la localidad meca, dado su carácter turístico y la celebración de Semana Santa, era la llegada de visitantes de otras regiones españolas. 

El alcalde de O Grove, José Cacabelos.

El alcalde de O Grove, José Cacabelos. / FdV

Parece que no hizo falta esperar, puesto que, como se indicaba anteriormente, ayer ya eran quince los contagiados, lo cual lleva al alcalde a pedir nuevamente a sus vecinos que hagan un ejercicio de responsabilidad y apliquen el sentido común, para evitar el coronavirus siga propagándose.

En directo

No quiere que pase lo de noviembre

“Deseamos que no se repita la situación que tuvimos en noviembre, cuando veníamos de pasar todo el verano, septiembre y octubre con unos datos muy buenos y nos situamos entre los municipios con mejor comportamiento en Galicia, hasta que, de repente, cuatro núcleos familiares hicieron que pasáramos a estar entre los once de máxima alerta y nos aplicaran el cierre perimetral”, recuerda el máximo mandatario.

En cierto modo, lo que lo que sucede ahora quizás sea algo parecido, y “prácticamente puede afirmarse, aunque sea extraoficialmente, que de los diez últimos contagios, al menos nueve están relacionados con una unidad familiar cuyos miembros tienen relación de forma asidua”, explica el alcalde.

Cuidado con las reuniones familiares

Esto lo lleva a insistir nuevamente en que “las reuniones familiares en espacios cerrados son muy peligrosas hoy en día y suponen el ámbito de mayor contagio, ya que nos confiamos en exceso”.

Aunque no deja de ser una especulación, ya que no se sustenta en datos oficiales, sino que lo deduce de lo que se puede averiguar y saber “en un municipio pequeño como el nuestro”, el regidor llega a sugerir que los diez contagiados en la última semana “están todos en una franja de edad de entre 40 y 70 años".

Sin relación aparente con la hostelería ni con turistas

Y, además, “nada indica que tengan una vinculación directa con la hostelería ni que estén relacionados con gente llegada de fuera”, argumenta al explicar la situación actual de la pandemia en tierras mecas.

Un control de acceso de la Guardia Civil en la entrada a O Grove.

Un control de acceso de la Guardia Civil en la entrada a O Grove. / M.M.

De ahí que José Cacabelos vuelva a pedir “que se respete el número máximo de participantes en las reuniones familiares y se adopten demás medidas preventivas, tratando de mantener esos encuentros al aire libre siempre que sea posible”.

“Las reuniones familiares en espacios cerrados son muy peligrosas hoy en día y suponen el ámbito de mayor contagio"

José Cacabelos

A mayores, y dado que, con motivo de las vacaciones de Semana Santa, el número de visitantes en la localidad ha aumentado de manera notable, insiste en recomendar que, “ahora más que nunca, mantengamos todos las distancias de seguridad y usemos las mascarillas”, las cuales, cabe resaltar, pasarán a ser obligatorias también en la playa y aunque exista distancia de seguridad.

Y es que “lo mejor para todos”, desde un punto de vista económico, “es que vayamos dando pasos firmes y seguros hacia adelante, aunque sean más lentos y pequeños, porque dar pasos atrás puede pasarnos una enorme factura”, asevera.

"Salvar la Semana Santa"

Esto es tanto como decir, en palabras del propio Cacabelos, que “si los expertos y autoridades competentes ordenaran cerrar de nuevo la hostelería se estaría causando un daño terrible a municipios como el nuestro”.

El alcalde meco muestra su deseo de que no sea así “y podamos salvar la Semana Santa”, teniendo en cuenta que “la incidencia acumulada a catorce días no supera los 150”. Aunque no es menos cierto que “nos empezamos a acercar peligrosamente”, advierte.

Suscríbete para seguir leyendo