Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cofradía San Martiño alienta el consumo de centollo y destaca el elevado precio de los bivalvos

Pesca de centollo en la ría. FdV

La cofradía de pescadores San Martiño, con socios de O Grove, Cambados, Meaño, Ribadumia y Sanxenxo, anima a los consumidores a adquirir y consumir centollo. Sobre todo el descargado en el puerto meco.

Se trata de producto que, a pesar de que la demanda ha descendido, mantiene los parámetros de calidad exigidos para que pueda lucir la marca propia “Centolo do Grove”, de ahí que el precio mínimo de retirada en las subastas diarias en lonja se mantenga en nueve euros el kilo.

Tanto en el pósito que dirige Antonio Otero como en la pescadería de que dispone esta cofradía, situada en el propio edificio de la lonja de contratación de pescados y mariscos, insisten en esa calidad y animan al consumidor a pedir ese centollo con etiqueta meca.

Venta de centollo en la pescadería de la cofradía. | // M.M.

Lógicamente, su protagonismo en las “rulas” es ahora mucho menor que en noviembre y diciembre, cuando se desarrolla el arranque de cada campaña y el tirón de las fiestas navideñas hace el resto.

Menos descargas

El bajón se nota en las descargas, que han descendido de forma notable. Como se explicaba hace días, la demanda es baja y la flota prefiere dedicarse ya a otros recursos.

De ahí que en un puerto como el grovense, donde se alcanzan cada año las mayores cotizaciones, se subastaran el lunes pasado solo 225 kilos. Nada que ver con los 2.000 o 3.000 que pueden despacharse una tarde cualquiera de noviembre o diciembre.

Arranca la segunda semana de campaña del centollo

Subasta de centollo en la lonja grovense. Manuel Méndez

Esa es la tónica habitual en esta época, ya que el martes se vendieron en la lonja meca 264 kilogramos del “rey de los mariscos”, el miércoles fueron 235 y el jueves, 291 kilos de centollo.

Ayer se subastaron otros 263 kilos, con un precio máximo de 19 euros. Ese techo en la cotización osciló durante toda la semana entre los 16 y los 20 euros por kilogramo.

La almeja fina se subasta a máximos de hasta 67 euros el kilo y la babosa cotiza a 21

Además del centollo, lo que escasea últimamente en las lonjas, en este caso debido a la importante mortandad registrada a causa de la baja salinidad –y a que también están en temporada baja– son los bivalvos.

De ahí los precios casi escandalosos que llega a alcanzar la almeja, en algunos puertos como si de operaciones navideñas se tratara. En el grovense, por ejemplo, la almeja babosa alcanzó un techo de 21 euros por kilo que, como el de la japónica, en 19 euros, se marcó ayer, mientras que la fina se vendió a 62, después de haber alcanzado los 67 el miércoles.

En la lonja de Carril la babosa llegó a lo largo de la semana a 20 euros el kilo, mientras que la fina se cotizó a 47 y la japónica, a 16. El berberecho salió a un máximo de 17,30 euros.

En A Illa la almeja babosa llegó a cotizar esta semana a 25 euros el kilo, con la japónica en topes de 16 y la fina, a máximos de 64. El berberecho alcanzó un primer “mío” de 18 euros, en la subasta de ayer.

La misma que dejó precios de 42 euros por la fina en Cambados, 18 por la babosa y 17 por la japónica.

Compartir el artículo

stats