Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Usuarios de la piscina de Vilagarcía exigen su reapertura por prescripción facultativa

La piscina es, en múltiples casos, una necesidad vital para muchas personas.

La normativa sanitaria de cerrar las instalaciones y centros deportivos, en principio hasta el próximo 17 de febrero, ha derivado en un movimiento de protesta por parte de un amplio número de usuarios de la piscina municipal de Vilagarcía. Incluso se ha iniciado una recogida de firmas con el único fin de solicitar la reapertura inmediata de la instalación.

Esta petición no obedece a una cuestión meramente deportiva o de entrenamiento. Detrás del movimiento iniciado están usuarios que padecen diferentes lesiones, algunas de ellas incluso crónicas, y que necesitan el ejercicio en piscina como parte del tratamiento que siguen, no solo para lograr una mejor calidad de vida, sino también para no cronificar sus problemas, especialmente articulatorios.

La piscina es, en múltiples casos, una necesidad vital para muchas personas. Iñaki Abella

Una de las personas que han activado esta campaña, y que ha querido preservar su intimidad, sostiene que “tengo una capsulitis adhesiva en los dos hombros y la mejor para poder remediarla es la natación. En el agua no te lesionas y no tienes que cargar con pesos para ejercitarte, por eso es lo más recomendable. Mi situación es la misma por la que atraviesas muchos de los compañeros de la piscina que están conmigo en esta petición. Se trata de una necesidad”.

Esclerosis múltiple, artritis, hiperactividad y Parkinson

Entre los cerca de 800 usuarios que tiene la piscina municipal se encuentran muchas personas a las que médicamente se le ha recomendado el ejercicio relacionado con la natación.

Afectaciones como la esclerosis múltiple, artritis, hiperactividad o Parkinson, son solo algunas de las enfermedades a las cuales se le ha marcado médicamente una rutina de deporte-salud con la piscina como mejor escenario para su desarrollo.

“El deporte es la solución, nunca es el problema”

Al margen de la cancelación de las competiciones de rango autonómico, el cierre de las instalaciones deportivas ha generado un solidario movimiento entre clubes, empresarios de centros deportivos y deportistas en el que se reivindica el tratamiento al deporte como una solución, y nunca como un problema.

Una postura que adquiere una mayor dimensión en el caso de aquellas personas que realizan ejercicio como parte de su tratamiento o su terapia de recuperación hacia una mayor calidad de vida.

En el caso de los usuarios de la piscina municipal de Vilagarcía, el grupo de personas aquejadas de diferentes patologías también quiere dejar claro que “a pesar de la situación actual plagada de incertidumbres, los usuarios de la piscina hemos mostrado a lo largo de los últimos meses que somos personas conscientes y preocupadas por nuestra salud. Llevamos meses utilizando la piscina pública para rehabilitar nuestras patologías y dolencias físicas y gracias a ello nos encontramos muy bien de salud. Por otra parte, en las instalaciones se realiza constantemente una limpieza y desinfección adecuada de las superficies de las zonas comunes cumpliendo absolutamente con todas las medidas preventivas”.

Un joven se entrena en la piscina vilagarciana. Iñaki Abella

Recuerdan los usuarios que han visto afectada seriamente su salud con este cierre de la piscina municipal que “todos nosotros requerimos este tipo de actividad como rehabilitación o como mantenimiento para nuestra salud física y mental y también para reforzar nuestro sistema inmune. Sin la natación pronto se verá afectada nuestra capacidad motriz. Necesitamos la natación diariamente para continuar fortaleciendo nuestra musculatura y nuestro sistema cardiovascular. También la necesitamos, ahora más que nunca, para ayudar a regular nuestras emociones especialmente la ansiedad y el estrés que genera la situación actual”.

"Sin la natación pronto se verá afectada nuestra capacidad motriz. Necesitamos la natación diariamente para continuar fortaleciendo nuestra musculatura y nuestro sistema cardiovascular"

decoration

Acerca de los beneficios que les genera el poder nadar diariamente se encuentran muchos, entre los que destacan los relativos a cuatro aspectos muy importantes. Primero, lo relacionado con la mejora de la motricidad. También la sensibilidad, debido a que la sensación de la disminución de peso puede reducir el dolor, incrementar otras percepciones sensoriales y facilitar el movimiento.

La piscina de Vilagarcía. Iñaki Abella

Otra de las cuestiones que los usuarios que arrastran diversas patologías agradecen al uso de la piscina es la motivación que les genera el ver la mejoría de su calidad de vida. Además, el ejercicio puede aliviar los efectos de la depresión, reducir el estrés, incrementar la autoestima y promover la relajación. En definitiva, unos beneficios que ahora ven coartados, lo que les lleva a temer por una involución en sus diversas problemáticas físicas.

Bajos índices de contagio en medios acuáticos

A los exhaustivos protocolos que ya seguía la instalación municipal, a cargo de su empresa concesionaria Serviocio, los usuarios ven reforzada su exigencia de reapertura de la instalación en informes médicos que hablan de la seguridad sanitaria y del bajísimo índice de contagios en el medio acuático.

En esta línea incluso aportan estudios de destacadas personalidades del ámbito sanitario. Es el caso de Joan Grimalt, director del Centro de Investigación y Desarrollo del CSIC, que ha sido uno de los investigadores que han firmado el informe que garantiza la escasa probabilidad de contagio en aguas de playas y piscinas. Entre sus afirmaciones destaca que “la sal y el nivel de cloro que tienen las piscinas, destruyen al virus".

También ayuda a fundamentar su petición, otro estudio del Ministerio de Sanidad que concluye que “en el caso de las piscinas, el buen funcionamiento, mantenimiento y desinfección adecuada (por ejemplo con cloro y bromo) de piscinas, jacuzzis o balnearios deberían inactivar el virus que causa COVID-19”.

En la misma línea van las conclusiones de otros informes como el de la Organización de Consumidores (OCU), en donde los expertos sanitarios dicen que no hay evidencias de que el virus se trasmita a las personas a través del agua de las piscinas, los balnearios o las playas: “El uso de agentes desinfectantes es suficiente para la inactivación del virus. Los aerosoles generados en un balneario o en una instalación de aguas medicinales tienen las mismas características de desinfección que las aguas de baño de estas instalaciones. Con temperaturas elevadas la supervivencia del virus se reduce”.

Compartir el artículo

stats