El Concello de Catoira despliega acciones tendentes a valorizar el recinto amurallado de las Torres de Oeste, un espacio de indudable valor patrimonial que suele ser escenario cada primer domingo de agosto del tradicional Desembarco Vikingo. Salvo que la pandemia lo impida, como sucedió el pasado verano.

El gobierno del socialista Alberto García García impulsó acciones como la mejora de la accesibilidad, pero también reparaciones con las que proteger la Capela de Santiago, donde incluso se repuso su campana, que había sido robada hace años.

Respecto a la primera actuación, en el Concello aclaran que el acondicionamiento del acceso peatonal a las Torres de Oeste, para facilitar el paso tanto de vecinos y turistas como de servicios de emergencias, se lleva a cabo con un desembolso de 34.266,61 euros, financiados en un 60% por Turismo de Galicia.

Se trata, detallan en el ejecutivo, de “acondicionar un itinerario que permita acceder de forma segura a las personas con movilidad reducida”.

La capilla acondicionada por el Concello en las Torres de Oeste. FdV

La misma medida incluye la reposición de 40 columnas de piedra pertenecientes a la pérgola de acceso a las Torres, las cuales “habían sido retiradas tras ser dañadas por un vehículo”, indican en el Concello en relación con los elementos que, según denunció el PP de Iván Caamaño desde la oposición, “fueron retirados por el anterior gobierno del BNG”.

El actual, el de Alberto García y ediles como Daniel Touriño, que se ocupa de las gestiones de índole cultural, evita profundizar en esa polémica. Se limita a dar cuenta de la mejora en el acceso al recinto y a anunciar, al hilo de esto, que “va a ser mejorado el pavimento de la senda peatonal, además de suavizarse y ampliarse la pendiente de la rampa de acceso y la creación de plazas de estacionamiento reservadas para los equipos de emergencias y personas con diversidad funcional”.

Las Torres de Oeste y el sendero peatonal que avanza bajo el puente interpovincial.

Las Torres de Oeste y el sendero peatonal que avanza bajo el puente interpovincial. Noé Parga

Al margen de este proyecto, que contempla la instalación de paneles informativos con los que visibilizar los recursos turísticos de la zona y el conjunto del Concello, el gobierno hace hincapié en las acciones emprendidas para embellecer la capilla y su entorno, como la limpieza de las paredes de las afamadas Torres de Oeste, la eliminación de la vegetación enraizada que amenazaba con derruirlas por completo y la reposición de la campana del templo, en este caso con una inversión de 8.231 euros.

Te puede interesar:

Paralelamente, “está prevista reposición de las pequeñas ventanas das bufardas dotándolas de cristal antivandálico, además del acondicionamiento de las dos puertas, mediante la aplicación de un tratamiento de pintura al aceite”.

Ya dentro del templo, las previsiones son “mejorar el estucado retirando las partes deterioradas de la pintura de la bóveda”, terminan en el gobierno de Alberto García.