¿Podemos conocer cuál es el nivel exacto de los depósitos de agua empleados en la prevención de incendios en tiempo real?, ¿cómo puede ayudarnos la geolocalización de profesionales del Servicio de prevención y extinción de incendios en la seguridad y la lucha contra esta lacra

Los datos son clave para mejorar el conocimiento y la gestión de cualquier territorio y optimizar la toma de decisiones por parte de todos sus agentes implicados en cualquier área. 

De ello está convencido el gobierno gallego, que encara el futuro de la mano de La Red Gallega de internet de las Cosas, una infraestructura que se está desplegando sobre los más de 300 centros de telecomunicación de Retegal y otras infraestructuras públicas con capacidad para gestionar hasta 300.000 sensores y dar cobertura la más del 70% del territorio

El Internet de las Cosas permitirá mejoras en sostenibilidad y eficiencia, entre muchas otras aplicaciones

Antes de que acabe el año, se pondrán en marcha dos pilotos en dos áreas tan importantes para la comunidad como son la ganadería y la lucha contra los incendios con el objetivo de probarlo y responder a las preguntas que encabezan este artículo, entre muchas otras. 

Brigadas forestales durante un incendio. INAKI OSORIO

Así y en el caso del piloto para la prevención de incendios, se probará una solución de sensorización de IoT para medir los niveles de aforo y caudal de llenado en seis depósitos de agua empleados en la lucha contra el fuego y otra para la geolocalizacaciones de los brigadistas que participan en la extinción de incendios y los activos destinados la lucha contra el fuego, que dispondrán de unos dispositivos que facilitarán el seguimiento de su posición y permitirán el envío de mensajes de alerta. 

Por su parte, el segundo de los proyectos piloto se aplicará en el sector ganadero para geoposicionar y medir las condiciones de salud y bienestar del ganado a través de sensores en una de las aldeas Modelo promovidas por la Agencia Gallega de Desarrollo Rural en la provincia de Lugo.

Estos son solo dos ejemplos de las múltiples aplicaciones que permiten las redes IoT, pero hay muchas más como el control energético; el impulso a las Smart Villages a través de medidores de control de calidad de aire, indicadores de pobreza energética, análisis de la calidad de vida, la protección del medio natural, o la medición de flujos turísticos, entre otras.

Tras completar el despliegue del equipamiento en los centros de telecomunicación de Retegal, que cuenta con un presupuesto de 1,6 millones de euros, la previsión es que la red esté operativa en 2023. La implantación de los sensores, que pueden alcanzar los 300.000, se realizará en función de las necesidades detectadas por cada entidad pública y se articulará en base a convenios en los que se especificarán las tarifas y los costes asociados.

Fuente estratégica para el “gemelo digital” de Galicia

La Red Gallega de IoT será una fuente de información clave de la futura Plataforma Territorio Inteligente, un gemelo digital de Galicia que permitirá efectuar simulaciones y análisis predictivos sobre el impacto de la acción de la sociedad sobre el contorno y monitorizar la actividad en el territorio.

Para su puesta en marcha se evolucionará el sistema de información geográfica corporativa (SIX), que está en marcha desde 2009, coordinado por el Instituto de Estudios del Territorio (IET). La nueva plataforma, incorporará técnicas de Inteligencia artificial y Big Data, que permitirán la captura automatizada de datos sobre el territorio, el tratamiento de grandes volúmenes de información geoespacial, así como la simulación sobre las tendencias y consecuencias de las acciones sobre el territorio, con especial interés en lo relativo al cambio climático y al desarrollo de acciones hacia transición verde. 

Esta Plataforma se configura como un instrumento estratégico para la definición de las políticas públicas, la vigilancia territorial, el desarrollo de las estrategias de sostenibilidad ambiental y el desarrollo social y económico de la población vinculada al territorio.

La plataforma facilitará el desarrollo de una serie de servicios inteligentes de información territorial para diferentes ámbitos como la movilidad sostenible. Se pondrá en marcha un servicio de callejero y geocodificación, que permitirá actualizar las bases de datos de catastro, censo, padrón y la identificación unívoca de inmuebles, y edificaciones, datos llave para el desarrollo del territorio, o el correo, la actividad comercial o la gestión de emergencias. 

También está prevista la implantación de servicios inteligentes para la gestión de un territorio más sostenible, verde o resiliente, desarrollando herramientas para la monitorización del territorio o la planificación forestal. Además, la tecnología actual permitirá el desarrollo de nuevos servicios para el fomento del turismo y la dinamización del patrimonio cultural.