Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las nuevas esperanzas frente al alzhéimer y la demencia

Usuarios de Afaga. FDV

Detectar 20 años antes de los síntomas que una persona desarrollará alzhéimer; conocer con una muestra de sangre qué demencia se tiene y en qué fase; prevenir o ralentizar el avance de estas dolencias con suplementos nutricionales o lograr medicamentos para frenar las primerísimas etapas están cerca de ser una realidad. Sobre estas posibilidades se habló ayer y el viernes en Vigo en las jornadas “Presente y futuro de la demencia”, organizadas por la Sociedade Galega de Neuroloxía, por el grupo de estudio del doctor José Ramón Lorenzo.

“Estamos cerca de la prevención de estas enfermedades”, asegura el doctor Masdeu

decoration

La doctora Águeda Rojo, psiquiatra del Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, fue una de las conferenciantes. Indicó que los primeros síntomas de la demencia se pueden confundir con los de dolencias psiquiátricas como la depresión. “Son síntomas psicológicos y conductuales que a veces son comunes con enfermedades psiquiátricas. El diagnóstico diferencial es fundamental para lo cual los neurólogos solicitan nuestra colaboración, en un trabajo en equipo”.

La facultativa también ofreció una descripción de la psicopatología de las manifestaciones psiquiátricas de la demencia. Al respecto, explicó que “los síntomas son muy variados pueden ir desde la depresión a cuadros psicóticos, delirios, trastornos psicomotores como la agitación, la deambulación errática. La ansiedad también es muy común”.

“Muchas veces las demencias debutan con síntomas psiquiátricos, uno de los más prevalentes es la depresión y la ansiedad”

decoration

En cuanto a los síntomas ante los que hay que ponerse en alerta, señaló que “muchas veces las demencias debutan con síntomas psiquiátricos, uno de los más prevalentes es la depresión y la ansiedad”. A estos añadió cuadros de inquietud psicomotriz, agresividad o cambios en el comportamiento de la persona.

Explicó que “si alguien comienza a estar más eufórico, agresivo, desconfiado o indiferente son síntomas que deben alertar de que algo está ocurriendo. También puede haber cambios en la personalidad y el familiar te dice ‘esta persona nunca fue así’. Puede ser el debut de un cuadro de demencia”.

Causa aún desconocida

Pero, realmente, ¿qué desencadena la demencia, qué causa el alzhéimer? “Las causas en general de la enfermedad son desconocidas, salvo en los casos raros donde la enfermedad es genética”, admite Pablo Martínez Lage, neurólogo y director científico del Centro de Investigaciones y Terapias Avanzadas de la Fundación CITA Alzhéimer de San Sebastián, de padres gallegos y que ayer participó en las jornadas en Vigo.

No obstante, este científico matizó que “los mecanismos se conocen cada vez mejor. En el alzhéimer se deposita una proteína anómala, amiloide, que es una de las grandes protagonistas de la enfermedad. Es quizá la que inicia el proceso de neurotoxicidad y neurodegeneración”. También habló de “la proteína tau, que se deposita en las neuronas y que en última instancia hace que estas mueran”.

En el desarrollo del alzhéimer, asimismo se debe tener en cuenta la respuesta inflamatoria, “que se origina –detalla Lage– en el cerebro cuando esas proteínas se van depositando en él. Dicha inflamación tiene una doble vertiente que podría ser protectora pero por otro lado produce más daño cerebral”.

En su charla, se centró en las nuevas terapias que se están desarrollando. Una de ellas es la amiloide basada en anticuerpos monoclonales que se dirigen contra el amiloide y consiguen eliminar el amiloide cerebral. “Los datos que tenemos es que es posible que se acompañe de una disminución de la velocidad de la enfermedad”, subraya.

Respecto a la terapia anti-amiloide, aclaró que no está disponible en hospitales españoles: “Es un tratamiento en vía de experimentación pero es el que está en fase más avanzada”, con cuatro anticuerpos: aducamubab (aprobado para su uso hospitalario en Estados Unidos y pendiente de que se pronuncie la EMA europea en uno o dos meses); lecanemab, donamemab y gantenerumab.

Lage también se fijó en un mecanismo y es que “para protegerse y regenerarse las neuronas necesitarían fabricar más conexiones entre ellas y para fabricarlas precisan nutrientes. En estos últimos años, se ha desarrollado el suplemento nutricional souvenaid con compuestos de ácidos grasos Omega-3, selenio, fosfocolina, complejo vitamínico B. En ensayos clínicos frente a placebo y si se instaura pronto en el tratamiento con un diagnóstico muy temprano, puede hacer más lenta la progresión de la enfermedad. Está disponible en España en farmacias y con receta”. Por último, indicó que también se está investigando sobre la estimulación cerebral profunda pero esta exige una cirugía, es invasiva, y hasta la fecha los resultados dados “han sido pobres”.

Recalcó que el alzhéimer aunque no se puede curar, sí se puede tratar por lo que es vital el abordaje terapéutico, “sobre todo sobre la base de un diagnóstico temprano”.

José Ramón Lorenzo, Pablo Martínez Lage, Águeda Rojo y José Masdeu (i-d), ayer en las jornadas. FDV

Al respecto, el doctor José C. Masdeu, neurólogo del Houston Methodist Research y profesor en la Universidad de Cornell en Nueva York, explicaba ayer que los marcadores de plasma sanguíneo van a ser en el futuro los más útiles para el diagnóstico por ser técnicas relativamente económicas que requieren una muestra de sangre. “Nos permitirán saber qué enfermedad tiene el paciente y en qué estadío está”, opinó.

En cuanto a las técnicas de imagen, Masdeu reconoció que “ son interesantes no solo para el diagnóstico sino para entender estos procesos de manera que podamos acceder a dianas terapéuticas, tratamientos nuevos”.

“Tenemos –amplió– técnicas de imagen en las que vemos la inflamación cerebral y podemos comprobar si los enfoques terapéuticos utilizados tienen efecto en dicha inflamación. También a través de técnicas de imágenes podemos ver las placas de amiloide en el alzhéimer y la proteína tau”.

La técnica empleada es la tomografía por emisión de positrones (TEP). Masdeu está convencido de que “estamos cerca de la prevención de la enfermedad” aunque “tardaremos una temporada en encontrar algo que funcione para cuando empieza a desarrollarse” la demencia.

“La dieta mediterránea, el ejercicio y darle suficientes horas al cuerpo para que duerma pueden ayudar bastante"

decoration

Preguntado sobre la prevención, indicó que “la dieta mediterránea, el ejercicio y darle suficientes horas al cuerpo para que duerma pueden ayudar bastante pero también estamos estudiando que la proteína amiloide comienza a depositarse en el cerebro 15 o 20 años antes de que la persona tenga síntomas. Es un proceso lento que con los años da lugar a la propagación de la proteína tau. Estamos realizando un ensayo clínico para saber si bajando la proteína amiloide podemos prevenir el desarrollo anormal de la proteína tau”.

Compartir el artículo

stats