Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dejarse la piel en la pandemia

Dos facultativas revisan la imagen de una posible lesión cancerosa remitida por un paciente.   | // E.P.

Dos facultativas revisan la imagen de una posible lesión cancerosa remitida por un paciente. | // E.P.

La muerte del periodista Michael Robinson, hace un año, contribuyó a concienciar sobre el melanoma, el cáncer de piel más agresivo y uno de los más fáciles de detectar a tiempo. Sin embargo, su diagnóstico se está retrasando por la pandemia. El Día Mundial del Melanoma, que se celebra el 23 de mayo, incide en la necesidad de autoexplorarnos y consultar con un especialista.

Cuenta la dermatóloga viguesa Yolanda Caramés que hace pocos días consultó a una mujer que llegó con lo que parecía un lunar minúsculo, de dos milímetros, pero que era diferente al resto. La paciente lo descubrió hace tres meses, autoexplorándose.

El COVID-19 provoca diagnósticos tardíos de melanoma, el cáncer cutáneo más agresivo

“Ella pensaba tardar en venir a revisarse, pero gracias a que yo le insistía en que se autoexplorase vino a consulta –explica la especialista–. Se lo quité el mismo día, y era un melanoma. Si esa paciente hubiera esperado unos meses más, hasta después del verano, ya hubiera sido tarde, un caso muy grave, con metástasis”.

“Pacientes que han dejado las revisiones tuvieron bultos enormes”

Yolanda Caramés - Dermatóloga

decoration

Dejarse la piel en la pandemia

El cáncer cutáneo es uno de los más frecuentes, y también uno de los que mejor se puede detectar a tiempo vigilando la piel. Dentro de los tumores cutáneos, el melanoma no es el más frecuente, pero sí el más agresivo, muy maligno y de muy rápida evolución.

  • La piel que habita el coronavirus

    Dermatólogos de toda España estudian lesiones dermatológicas probablemente vinculadas al Covid-19 | Suelen ser niños y jóvenes que pasaron la enfermedad 3 o 4 semanas antes

Como ha ocurrido con otras enfermedades, el miedo por la pandemia de COVID-19 ha conllevado retrasar la consulta con el dermatólogo. Una quinta parte (21%) de los melanomas no se diagnosticaron durante la pandemia, que ha causado un tercio (33%) de incomparecencias a las consultas, según datos de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Estos retrasos son especialmente dramáticos en los cánceres de piel, ya que son los que mejor podemos detectar nosotros mismos, apreciando cambios en su forma, tamaño o color. La doctora Pilar López Criado, responsable de la Unidad Multidisciplinar de Piel y Melanoma del MD Anderson Cancer Center de Madrid, señaló esta semana que los tumores de la piel graves se han triplicado desde el comienzo de la pandemia por el retraso en su diagnóstico.

Una teleconsulta de un melanoma Europa Press

La doctora Caramés coincide con esta percepción. Durante el confinamiento de marzo de 2020 utilizó la teledermatología para tratar los casos más urgentes, y en el verano pasado pasó a consultas presenciales en su clínica de Vigo, aunque la situación, como en toda la atención primaria, está lejos de normalizarse. “Sigo haciendo un día a la semana de teleconsulta, muchos lo prefieren –comenta–.

“La gente falla mucho, anula muchas consultas presenciales o directamente no aparece”

decoration

El retraso en el diagnóstico provocado por el miedo al coronavirus tiene a veces consecuencias funestas: “He tenido casos de pacientes que lo han ido dejando por culpa de la pandemia –lamenta la doctora–. Alguno ha sido dramático: un melanoma tremendo, con bultos enormes. Pasó directamente a oncología y a tratamientos paliativos”.

Las mujeres tienen mayor incidencia de melanoma, pero menor mortalidad

El pasado año hubo 6.179 casos de melanoma en España, 2.507 en hombres y 3.672 en mujeres. En apenas tres años la incidencia ha aumentado alrededor de un 50%. Los últimos datos de mortalidad disponibles, correspondientes a 2019, recogen la muerte de 1.036 personas, más hombres (588) que mujeres (448).

Cáncer de piel: ¿Cómo hacer una autoexploración? Leticia de Torre

Apunta Yolanda Caramés que esa menor mortalidad femenina, pese a la mayor incidencia, es muy característica del melanoma: “No se sabe si es algo genético o es porque la mujer se fija antes en sus manchas y las consulta más temprano”. En cambio, los hombres son más reticentes a acudir a consulta. “La mayoría de los pacientes vienen arrastrados por sus mujeres. Es la mujer la que le avisa de que esa mancha no la tenía y le manda ir al médico. Y ellos, afortunadamente, se dejan arrastrar”, señala la doctora.

  • Un patito feo llamado melanoma

    Los dermatólogos gallegos aconsejan proteger la piel de la exposición solar, ya que es su principal desencadenante

Entre el 75% y el 80% de los melanomas aparecen sin la existencia de un lunar previo. Y es que pocas veces se vuelve maligno ese lunar que vigilamos de antiguo o el que tenemos desde niños. “La mayoría de los melanomas aparecen en edad adulta como lesiones nuevas, sobre piel sana sin ninguna lesión previa –explica la dermatóloga–. En un primer momento parecen lunares, pero son extraños porque crecen muy rápido y tienen unos colores más negros o más rojos que los habituales. Surgen en un adulto, crecen rápido y hay que revisarlos, sobre todo si pican y sangran”.

La ayuda de las herramientas digitales

 Existen varias herramientas de inteligencia artificial que ayudan a la autoexploración. Una de ellas es “Skin Check”, una aplicación gratuita con asistente digital activada por la voz y disponible en las plataformas Alexa y Asistente de Google de Amazon. La aplicación orienta a los usuarios sobre qué signos deben buscar e incluye los siete pasos para realizar una exploración de la piel en todo el cuerpo. El asistente termina ofreciéndole que establezca un recordatorio mensual periódico para la exploración. Con 10 minutos al mes sería suficiente. Una vez habilitado el recordatorio, los usuarios pueden simplemente pedirle a Alexa o Google: “Abre Skin Check”.

  • ¿CÓMO EXPLORARTE?
    1. Observa tu cara

    Fíjate en tu cara, incluyendo la nariz, boca y también detrás de las orejas.

    2. Observa tu cuello

    Observa tu cuero cabelludo utilizando un peine para separar el pelo. Si no tienes mucha cantidad, revisa toda tu cabeza

    3. Revisa tus manos

    Revisa tus manos, las palmas, el dorso y también entre los dedos.

    4. Fíjate en la parte superior de tu cuerpo

    A continuación, fíjate en el cuello, el pecho y la parte superior del cuerpo. Mujeres: revisad entre las mamas y por debajo de las mismas

    5. Observa tus axilas

    Levanta el brazo para examinar la parte interna del brazo y la axila.

    6. Observa la parte superior por detrás

    Utiliza un pequeño espejo para examinar la nuca y la espalda hasta abajo.

    7. Observa la parte inferior por detrás

    Revisa los glúteos y la parte posterior de las piernas. Termina examinando las plantas de los pies y los espacios entre dedos

Esta herramienta está avalada por dermatólogos, al igual que dos aplicaciones de origen español, gratuitas y disponibles para iOS y Android, vinculadas a la piel y el sol: UV Derma y e-Derma. Fueron desarrolladas e impulsadas por la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) para mejorar la prevención y el diagnóstico precoz del cáncer de piel.

La dermatóloga viguesa Yolanda Caramés recuerda que estas herramientas de inteligencia artificial son muy prácticas pero “no pueden sustituir al dermatólogo, ni siquiera la dermatoscopia digital en consulta. Todas las herramientas son interesantes, pero el que tiene la última palabra es el dermatólogo, es el que tiene que decidir si el lunar o mancha tiene un aspecto benigno o si se debe extirpar para analizar. Y el que decide la benignidad o malignidad de la lesión es el anatomopatólogo en el momento en que se hace la biopsia”. 

Generación “baby boom”

Las estadísticas lo indican: el melanoma mata principalmente a partir de los 50 años. De los 1.036 fallecidos por melanoma en España en 2019, solo 36 (el 3,47%) eran menores de 40 años. La edad es un factor de riesgo, y en esto influye también el escaso cuidado de la piel de la generación del baby boom. “Los que nacimos en los 60 fuimos niños cuando empezó la moda de ponerse al sol –recuerda Yolanda Caramés–.

De junio a septiembre estábamos pelándonos continuamente, y ese daño va acumulándose. Ahora a los niños los protegen mucho”, destaca la doctora, que espera que entre las nuevas generaciones se re reduzca la incidencia de melanoma y otros cánceres de piel gracias a la mejora en protección solar, el mayor nivel de autoexploración y la generalización de las revisiones periódicas ante el dermatólogo.

Este año el COVID-19 ha vuelto a impedir los cribados dermatológicos, y en su lugar la iniciativa Euromelanoma ha creado en la campaña y la página web misionamarte.com.

  • “Cada vez vemos más melanomas en personas de menor edad”

El “ABCDE” de la autoexploración, fácil de recordar

Ahora que llegan los meses de buen tiempo y parece que este verano, aún pandémico, será menos restrictivo que el de 2020, el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (Gepac) ha recordado la necesidad de autoexplorarse y de acudir a un especialista en caso de que sea necesario.

Miguel G. Montero | Pinche en en la imagen para ampliar

Para la autoexploración existe la regla del “ABCDE”, que consiste en vigilar estas características de los lunares y manchas de la piel: A, de asimetría: cuando la mitad del lunar no es igual a la otra. B, de bordes irregulares. C, de color, si no es uniforme y se vuelve variado. D, de diámetro, mayor de 5 milímetros. Y E, de evolución, cuando crece.

Hay que vigilar nariz, orejas y cabeza, especialmente si escasea el pelo, cubriéndonos con gorros o usando protecciones solares que ponen “AK”. Significa queratosis actínica, una lesión precancerosa que evoluciona hacia un carcinoma escamoso que puede producir metástasis. Estas protecciones AK contienen enzimas que reparan el ADN celular dañado por la radiación solar.

 

Compartir el artículo

stats