“Un mes en una pandemia es un enorme tiempo. Hoy (por ayer) tenemos 4.500 infectados y hace un mes, eran 20.000”, bajo este argumento, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, considera precipitado acordar ya las restricciones de Semana Santa, tal como pretende el Gobierno de España. Eso sí, advierte: “Si hay dudas, prefiero cerrar”. Y añade: “El giro de 180 grados del Gobierno me parece bien”, en alusión al cambio de criterio desde Navidad, cuando se permitió la movilidad entre comunidades y se abrió la mano en las reuniones de no convivientes. Feijóo aseguró que los criterios de entonces “quedaron acreditados como precipitados y frívolos”.

En todo caso, la Xunta rechaza fijar ya una posición para Semana Santa y propone que la decisión definitiva se tome unos diez días antes del inicio de las vacaciones. Más o menos el 17 de marzo, pues el 26 de marzo viernes muchos ciudadanos ya empezarían sus días de descanso. “Comprendo que causa un problema de planificación hostelera, pero es mucho mejor albergar una esperanza que cerrarla 3-4 semanas antes”, justificó Feijóo, en rueda de prensa.

“Comprendo que causa un problema de planificación hostelera, pero es mucho mejor albergar una esperanza que cerrarla 3-4 semanas antes”

El titular de la Xunta y líder del PPdeG también pidió que el acuerdo que se tome “sea general para todas las comunidades y no tengamos tensiones innecesarias en el país”. Madrid es la única comunidad que ha alzado la voz en contra de mantener el cierre de las comunidades por el COVID. La presidenta de la autonomía, Isabel Ayuso, defiende que “también crecen los contagios en comunidades cerradas” y que ella “no quiere llevar Madrid a la quiebra”.

Preguntado por la oposición de Ayuso, Feijóo evitó la confrontación con una dirigente de su partido, con la que que ya tenido sus más y sus menos. Prefirió recalcar que cerrar las comunidades en Semana Santa es “un asunto de enorme calado económico y social” y por ello insistió en tomar la decisión no ahora, sino cuando “queden menos días para la Semana Santa”.

El presidente de la Xunta prevé que “la movilidad dentro de Galicia sea altísima”

Galicia ha apostado, en esta ocasión, por una posición intermedia. Mientras la mayoría de las comunidades ya se pronuncian a favor de mantener el cierre perimetral y presionan a Madrid para que se sume al acuerdo, la comunidad gallega ha adoptado una postura más tibia. Eso sí adelantó, que al margen de si se cierra o no la comunidad a la llegada de turistas de otras comunidades, la movilidad de los gallegos dentro de Galicia será “altísima”, si la situación epidemiológica sigue evolucionando igual de bien. “Trataremos de que sea amplia, si no se puede decir total”, afirmó.

En todo caso, Feijóo ya avanzó que no se sumará a la petición del Ministerio de aconsejar a los estudiantes universitarios que no regresen a casa por vacaciones. “Es una propuesta excesiva y desproporcionada. No la vamos a suscribir”, setenció Feijóo a preguntas de los periodistas.

Sanidad propone que los universitarios no vuelvan a casa en Semana Santa Agencia ATLAS | Foto: EFE

“No contemplamos la prohibición de que estudiantes gallegos no puedan volver. Para ellos, siempre estará abierta la comunidad. Estamos a favor de hacer PCR en los aeropuertos y en las estaciones de tren. Si el Gobierno no tiene capacidad, nosotros estamos dispuestos a hacer las pruebas”, explicó Feijóo.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ayer en rueda de prensa XOÁN ALVAREZ 

A favor de limitar las reuniones a seis personas

La Comisión de Salud Pública, formada por el ministerio y los directores de salud pública de las comunidades, abordó ayer por la tarde el plan propuesto por el Ministerio de Sanidad para Semana Santa. El visto bueno definitivo o no será la próxima semana en el encuentro de la ministra y los consejeros autonómicos. ¿Cuál fue la postura de la Xunta en la reunión de ayer?

La posición de Galicia ante el plan del Ministerio: evita posicionarse sobre el cierre perimetral de todas las comunidades y se abstiene ante la propuesta de mantener el toque de queda

Ante la propuesta del cierre perimetral de las comunidades, que plantea el Gobierno de Carolina Darias, la Xunta no se pronunció. Solo tomó la palabra, según fuentes del Sergas, para rechazar la recomendación a los estudiantes universitarios de no volver a su comunidad por Semana Santa.

También optó por la abstención en la propuesta del Ministerio de “no bajar el nivel de alerta en el que se encuentra la comunidad desde las dos semana previas al inicio de Semana Santa aunque los indicadores sean favorables”.

Además Galicia se abstuvo en la propuesta de que el toque de queda se mantenga de diez de la noche a las seis de la mañana. “Es una cuestión que se debe tratar en el Consejo Interterritorial de la próxima semana”, explican fuentes del Sergas a este diario.

La Xunta sí respalda otras propuestas del Ministerio. Está de acuerdo con “no celebrar eventos masivos”. También está a favor de limitar o mantener las reuniones en los espacios públicos o privados a como máximo 6 personas” y de desaconsejar “la celebración de encuentros sociales en los domicilios y en otros espacios no cerrados con no convivientes”.

También apoya lanzar una campaña de comunicación para concienciar a la ciudadanía de la importancia de cumplir las limitaciones.