10 de noviembre de 2018
10.11.2018

El viento y la lluvia provocan caídas de árboles y diversos desperfectos en la comarca

Los Bomberos de Pontevedra acudieron a retirar chapas del puente de Eduardo Pondal bajo la avenida de Vigo, dañadas por un camión

10.11.2018 | 03:49
Los Bomberos, en el puente de Eduardo Pondal. // G. Santos

Contenedores y señales desplazadas, mobiliario urbano caído y, sobre todo, árboles derribados por el viento y la lluvia fueron algunas de las consecuencias hasta las diez de la noche del temporal que se repitió ayer en la comarca.

Hasta esa hora, habían caído sobre la ciudad alrededor de 25 litros de lluvia por metro cuadrado, que suponen que en estos nueve primeros días del mes ya se acumulan más de 170 litros, a una media de veinte cada jornada. En otros municipios, como Poio (67 litros) o Ponte Caldelas (55), las precipitaciones fueron aún mayores.

Efectivos de Protección Civil de Portas o Moraña tuvieron que realizar varias salidas durante la tarde para retirar numerosos árboles caídos, problemas que también se repitieron en Sanxenxo o Marín, según explicaron sus respectivas policías locales.

Rachas máximas

Las rachas de viento llegaron hasta las 22.00 horas a los cincuenta kilómetros por hora en Pontevedra, pero rozaron los setenta en Poio, Sanxenxo o Caldas, lo que provocó algunos desperfectos. El servicio de emergencias del 112 había registrado hasta las seis de la tarde cinco incidencias en la capital.

Por su parte, la Xunta decretó la suspensión de las actividades extraescolares en el exterior, una medida que se concentró en el interior de la provincia, aunque los concellos también adoptaron sus propias medidas.

En Pontevedra, los Bomberos tuvieron que acudir a última hora de la tarde a la calle de A Estrada, a requerimiento de la Policía Local, para asegurar un canalón que amenazaba con desprenderse de un edificio.

Poco antes se habían desplazado hasta la calle Eduardo Pondal después de que un camión causase desperfectos en varias de las chapas del puente bajo la avenida de Vigo.

El vehículo pasó muy justo bajo el puente y acabó rozando con las chapas. Un par de ellas quedaron dañadas y alguna tuvo que ser retirada por los Bomberos.

Aunque las precipitaciones fueron constantes durante toda la jornada, no se produjeron inundaciones graves, aunque sí bolsas de agua en calles y carreteras, lo que dificultó la circulación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook