31 de diciembre de 2009
31.12.2009

Prado vuelve a tener banda de música

Tres intérpretes dezanos fundan una agrupación en la parroquia lalinense, que ya la tuvo entre 1927 y 1930

31.12.2009 | 01:16
La nueva A Lira de Prado, ayer, durante el ensayo que tuvo lugar en el centro social parroquial.

Tocaban el bombardino, el trombón, el bombo y los platillos en la Nova Banda de Vilatuxe, pero el verano pasado alguien propuso la recuperación de la Banda de Prado. En torno a una "chiquita", Antonio, Joaquín y Manolo maquinaron la resurrección de un combo desaparecido en 1930 tras tres años de vida. Bajo el nombre de A Lira, la nueva formación musical de Prado se afana estos días en completar unos estatutos que le permitan optar a todo tipo de subvenciones. De momento, y tras un par de conciertos, una veintena de intérpretes ensayan con la vista puesta en un futuro prometedor.

El año que hoy concluye pasará a la historia por el del renacimiento de una formación bandística en la comarca de Deza, que se suma a las ocho ya existentes. La inquietud de varios amigos ha hecho que la parroquia lalinense de Prado cuente desde hace unas semanas con banda tras haberla perdido hace ahora casi ocho décadas. Antonio Costa, Joaquín "bombardino" y Manolo Buxán se han propuesto que A Lira, así es como le han puesto de nombre a la agrupación, lleve su música a todas las fiestas populares en la que la reclamen. Hace casi mes y medio que debutaron y ya cuentan con una veintena de integrantes, aunque no descartan ampliar la nómina antes de cerrar el cupo de intérpretes.
"Comentamos o asunto no verán e, tomando un viño pouco despois, decidimos que xa era hora de que Prado voltase a ter unha banda", explica Antonio Costa, uno de los refundadores, mientras hace memoria para concretar el número exacto de compañeros en A Lira. Bajo la batuta de Gregorio Mosteiro, otro ex de la Nova Banda de Vilatuxe, la renacida formación ensaya todas las semanas en el centro social parroquial a la espera de completar unos estatutos vitales para su mantenimiento. "Aínda non temos subvención de ninguén mentras esteamos sen estatutos", dice Costa poco antes de mostrar su orgullo por que lo que comenzó siendo una idea estival ya tiene visos de convertirse en una realidad dentro del prolífero panorama bandístico de una comarca de las que más y mejores agrupaciones cuenta en toda Galicia.
El concierto del estreno de A Lira de Prado tuvo lugar el pasado 14 de noviembre en Dornelas, repitiendo al día siguiente en esta parroquia silledense. La correcta actuación de la banda de Prado no pasó desapercibida por el público asistente al evento. El éxito cosechado entonces reforzó la ilusión de estos virtuosos que repitieron el día de Navidad en la iglesia de Santa Lucía con otra buen acogida por parte del público presente.

Concierto en Lalín

Mientras se perfila el repertorio, los refundadores de A Lira tienen previsto entrevistarse en breve con el alcalde de Lalín, José Crespo, para hacer su presentación oficial en la cabecera comarcal dezana. "Temos a cousa medio pensada para actuar no auditorio de Lalín en datas próximas a Feira do Cocido, pero antes queremos falar co alcalde para ver se é posible", asegura Antonio Costa. El objetivo es poder realizar una puesta de largo adecuada en un marco incomparable y en una fecha emblemática para los lalinenses como la de su festividad gastronómica. Costa se muestra convencido de que no debería existir ningún problema para que A Lira deje su tarjeta de presentación en Lalín en el mes de febrero.
Por lo que respecta al programa musical que ofrece la formación musical de Prado, "é básicamente popular galego, porque podémolo amoldar a calquera festa que na que nos chamen", indica Costa. Muiñeiras, jotas y demás estilos típicamente gallegos colman por el momento el repertorio de una banda que quiere ser fiel a un estilo apegado al pueblo.
Músicos de Vilatuxe, Silleda, A Ulla e incluso de A Coruña, entre otros lugares de procedencia, completan un elenco que, como el ave fénix, surge de las cenizas de una banda que desapareció poco antes de la llegada de la Segunda República, tras un trienio haciendo sonar sus instrumentos por una comarca dezana muy distinta a la actual y plagada de pequeñas formaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores