Las viviendas de uso vacacional ya suponen el 60% de la oferta global de plazas turísticas en la ciudad

El parque pontevedrés de este tipo de pisos se triplicó en cinco años, al pasar de 150 a casi 500, con un total de 2.300 camas | En toda la comarca son 11.000 los inmuebles destinados a estos usos, sobre todo en Sanxenxo

Un grupo de turistas atiende las explicaciones de una guía ante el Santuario de la Peregrina.

Un grupo de turistas atiende las explicaciones de una guía ante el Santuario de la Peregrina. / Gustavo Santos

Hace menos de cinco años, en 2020, Pontevedra contaba con unas 2.200 plazas de alojamiento turístico, concentrado en buena parte en los 16 hoteles censados entonces en la ciudad por el Instituto Galego de Estatística (IGE), que ofrecían unas 1.130 plazas. A día de hoy, el panorama ha cambiado de forma radical, ya que el número de espacios de alojamiento disponibles ha aumentado en el doble, hasta las 4.100 camas, pero este aumento se debe casi en exclusiva al auge de las denominadas Viviendas de Uso Turístico (VUT). Si en 2020 el IGE catalogaba 147 pisos de este tipo a orillas del Lérez, con 716 plazas, ahora son el triple: 457 viviendas y más de 2.320 camas.

Esto significa que si en 2020 la mitad de toda la oferta de alojamiento correspondía aún a los hoteles tradicionales, ahora esos alojamientos solo suponen el 26% del total y las viviendas de uso turístico ya significan cerca del 60% de los espacios disponibles para los visitantes en el municipio.

Es un fenómeno que se registra desde hace algunos años y que ha incidido de forma especial en el mercado del alquiler, con una drástica reducción de la oferta y un aumento de los precios. Desde la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias constatan este “auge de las viviendas vacacionales o viviendas turísticas que, en parte, se debe a que muchos propietarios optan por esta modalidad ante la desconfianza absoluta hacia la nueva Ley de Vivienda, que los deja en una situación de inseguridad jurídica”, señala Benito Iglesias, presidente de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein).

En toda la comarca, el IGE señala que a día de hoy están disponibles 43.800 plazas de uso turístico en todas sus modalidades: 11.700 en hoteles, unas dos mil en pensiones, 840 más en albergues, 400 en el turismo rural, 3.300 en campings y campamentos, 3.400 en apartamentos turísticos, 210 en viviendas turísticas y 21.900 en VUT. Al igual que en Pontevedra, es este último capítulo el que explica el notable aumento de la oferta global en los últimos cinco años, ya que en 2020 eran 33.100 las camas disponibles en los 14 municipios de Pontevedra y su entorno. Eran casi 11.000 menos que ahora. Y esa diferencia se concentra casi en su totalidad en las VUT. Si en 2020 este sistema de alojamiento ofrecía 11.000 plazas, ahora son casi 21.900.

Gran parte de esta oferta comarcal se concentra, como capital turística de las Rías Baixas que es, en Sanxenxo, donde el fenómeno de las VUT también se ha disparado en los últimos años. Según el IGE ahora hay en la localidad 30.000 plazas, de las que 8.400 corresponde a hoteles tradicionales y casi 14.400 a las VUT. Los establecimientos hoteleros no varían su parque, ya que se mantienen en cerca de 130, con un número de camas apenas 450 mayor, pero las viviendas de uso turístico han pasado en Sanxenxo de 1.700 a cerca de 2.800, es decir un 60% más en menos de cinco años.

En el mes de diciembre de 2023, Galicia contaba, según la Fegein, con 22.154 viviendas vacacionales, la mayoría en las provincias de Pontevedra (10.404) y A Coruña (7.382). Frente a estas cifras, el número de viviendas para alquiler tradicional en el conjunto de Galicia se sitúa en 2.700. “Es la oferta más reducida en la serie histórica, mientras que en el circuito de comercialización de pisos vacacionales en Galicia se superan ya las 22.154”, explica Benito Iglesias, quien añade además que “el 32% de las viviendas en alquiler tradicional se ubican fuera de las áreas de influencia de las siete grandes ciudades de Galicia”.

Pontevedra es, según las mismas fuentes la cuarta de ciudad de Galicia más cara para alquilar una vivienda. El precio medio de los arrendamientos en la ciudad se situó en 2023 en 7.80 euros por metro cuadrado.

Según la Fegein, en 2023 el precio medio del alquiler en Galicia fue de 7,95 euros el metro cuadrado, con las provincias de Pontevedra y A Coruña a la cabeza. Por ciudades, el alquiler medio más caro se registró en viviendas de Vigo (9,75 euros/metro cuadrado), y a continuación se situaron A Coruña (9,20 euros) y Santiago (8,50 euros/metro cuadrado). El ranking de la siete grandes ciudades de Galicia lo completan Ourense (6,80 euros), Lugo (6,60 euros) y Ferrol (5,60 euros por metro cuadrado).

Desde la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias reclaman “la movilización de viviendas vacías y que se facilite el acceso de los jóvenes a este bien básico”, puesto que la primera parte de este año “estará marcada por un incremento de precio en los alquileres, que se suma al alza de costes de construcción y de las materias primas para viviendas nuevas y usadas, y a la oferta menguante”

Teniendo en cuenta este escenario, desde la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias reclaman “la movilización de viviendas vacías y que se facilite el acceso de los jóvenes a este bien básico”, puesto que la primera parte de este año “estará marcada por un incremento de precio en los alquileres, que se suma al alza de costes de construcción y de las materias primas para viviendas nuevas y usadas, y a la oferta menguante”, señalan en la Fegein.

En cuanto a la oferta de vivienda nueva en Galicia, el año 2022 se cerró con un total de 19.005 inmuebles; mientras que 2023 acabó con 17.730 viviendas nuevas en stock, lo que supone “un mínimo histórico”, apunta Iglesias. En las operaciones de compraventa de viviendas nuevas y usadas, los precios más elevados se registraron en la ciudad de A Coruña, con una media de 2.300 euros/metro cuadrado, seguida de Vigo (2.275 euros), Santiago (1.900), Pontevedra (1.825), Ourense (1.450), Lugo (1.250) y Ferrol (900 euros).

Una decena de hoteles en venta en la comarca

La temporada baja del turismo, como la actual, es una época propicia para acondicionar las instalaciones hoteleras, sobre todo las de sol y playa, que suelen estar cerradas hasta días antes de Semana Santa. Pero también implica una mayor oferta en la compraventa de estos negocios. En diversas páginas web inmobiliarias se pueden encontrar hasta una decena de hoteles en venta, con precios que oscilan entre 1,5 y 4,7 millones de euros.

La mayor parte corresponden a Sanxenxo, con seis (incluido un histórico pazo), ya que es donde más parque hotelero existe, pero también hay ofertas en Poio y Caldas. En Pontevedra se ofrece el antigua sanatorio Santa María por 2,4 millones, susceptible de emplearse para esos usos. Entre los motivos de esta amplia oferta, el presidente de la federación, Benito Iglesias, considera que el que “uno de cada cuatro hoteles y hostales en Galicia estén en venta o traspaso” es consecuencia de una situación atribuible a “la falta de relevo generacional, la pérdida de rentabilidad, los altos costes de mantenimiento, la escasez de personal cualificado para trabajar y la dura competencia de las más de 22.000 viviendas vacacionales, sumado al final del efecto positivo del Xacobeo de 2021-2022”, circunstancias que “han puesto contra las cuerdas a hostales y numerosos hoteles, sobre todo de entre una y tres estrellas”. Un sombrío panorama al que añade la situación provocada por “los altos costes energéticos de luz, gas y combustibles para calefacción”.