“La soledad es una de las pobrezas más importantes que estamos padeciendo”

“Hay muchas personas que viven solas, en la calle, y que pasan horas y días que no hablan con nadie, absolutamente con nadie”

Juan Carlos Abeigón.

Juan Carlos Abeigón. / FdV

Abogado de profesión, Juan Abeigón es el nuevo director de Cáritas Pontevedra, una organización que atiende a personas en riesgo de exclusión social y cuyo responsable constata que, cada vez más, la pobreza atenaza a un mayor número de familias con niños.

–¿Cómo es que un profesional del Derecho llega la dirección de Cáritas?

–Empezando por el principio, como voluntario. Empecé hace más de 12 años como voluntario en Cáritas, precisamente desarrollando tareas de orientación jurídica.

–¿Qué tipo de labor desarrolla en Pontevedra la organización que encabeza?

–Pues ahora mismo una labor bastante representativa de las necesidades sociales a las que nos enfrentamos en Pontevedra, fundamentalmente centrada en la atención a personas sin hogar.

–Atienden anualmente a más de un millar de personas ¿cómo son los perfiles de estos usuarios?

–Nuestra función principal, a mayores del centro de atención integral, es el servicio del albergue. Éste recibió el pasado año a 220 personas, de las cuales 30 eran mujeres, y el perfil mayoritario es el de un varón entre 40 y 60 años, de nacionalidad española y sin ningún tipo de apoyo o relación familiar, es decir personas que se encuentran en situación de soledad y abandono. Son personas que generalmente están percibiendo algún tipo de ayuda, ya sea el Risga (Renta de Inclusión Social de Galicia), o el ingreso mínimo vital. Ese fue el perfil mayoritario, el pasado año por lo menos.

–¿Les está suponiendo la temporada de frío algún reto a mayores?

–No, este año especialmente no lo hemos detectado. Por ejemplo hoy (por ayer) había 6 plazas libres para hombres en el albergue, las de mujeres están completas pero para hombres aún había plazas libres.

El perfil mayoritario en el albergue es el de un varón entre 40 y 60 años, de nacionalidad española y sin ningún tipo de apoyo o relación familiar, es decir personas que se encuentran en situación de soledad y abandono

–Están ya en la segunda fase de las obras del albergue

–Sí, ahora estamos terminando el centro de día, que ya lo teníamos antes pero ahora va a prestar un servicio de atención integral, más diversificado por decirlo de alguna manera, con cursos de formación y alternativas para dar acogida a personas que no tienen hogar y que durante bastantes horas del día no tienen donde meterse. Y luego vamos a empezar ya la tercera fase, que es una zona de apartamentos individuales para 7 o 9 personas que se encuentren en una situación de transición hacia la independencia laboral.

–¿Las personas en riesgo de exclusión se enfrentan a muchas dificultades para recuperar esa vida laboral?

–A muchísimas, si nos fijamos en las estadísticas del paro comprobamos que en España hay una situación de desempleo estacionaria en la cual más de un 6% de la población en paro no encuentra nunca más empleo. Es una situación sobre la que llaman la atención asociaciones como Cáritas, tenemos que prestar atención a esas personas que no encuentran nunca un trabajo más en su vida, es todo un reto. Hay mucha necesidad ahora mismo.

–Se ha referido a la soledad de muchos de los usuarios de Cáritas ¿es una de las grandes epidemias que enfrentan en la organización?

–Sin duda, hay muchas personas que viven solas, que viven en la calle y que pasan horas y días que no hablan con nadie, absolutamente con nadie. La soledad es una de las pobrezas más importantes que estamos padeciendo en estos momentos.

–¿Les preocupa especialmente la situación de los menores?

–Sí, el informe de la Fundación Foessa (Fomento de Estudios Sociales y de Sociología Aplicada) de este año precisamente hace especial hincapié en esta problemática y al él me remito porque recoge la situación actual de la sociedad española. En Pontevedra no tenemos un estudio así diversificado, porque requiere un esfuerzo mayor de personal, pero el informe Foessa de este último año sobre la pobreza refleja como la situación de la infancia es bastante representativa de la situación en Galicia.

–¿A cuántos menores atienden en Pontevedra?

–Además del albergue que tenemos en el centro de Pontevedra tenemos una casa con viviendas para varias familias en A Seca. En ellas en estos momentos hay cuatro familias con menores, una recién nacida incluso. Otra familia son 3 menores, después hay otra pareja con 2… Hay cuatro familias en situación de exclusión social porque están de forma irregular en España y han solicitado el permiso de residencia por razones humanitarias.

El aumento de la pobreza es un dato que acaba de constatar Europa y que está ahí, en España es un dato bastante desalentador. Es indiscutible, cada vez hay más pobreza, lamentablemente

–Otro de los servicios que ofrecen en Pontevedra son huertas para el autoconsumo

–Sí, lo que sucede es que con la pandemia el programa quedó bastante aparcado, con la situación de confinamiento se paralizó mucho y ahora estamos tratando de retomarlo, pero en estos momentos no hay mucha demanda.

–También cuentan con un proyecto para reciclar y donar ropa…

–Lo centralizamos a través de Arroupa. El servicio de ropero es un clásico en Pontevedra y se está tratando de focalizar ahora a través de las tiendas Arroupa, que pertenecen a Cáritas, es una empresa aparte pero que recoge muchas de las prendas de ropa que se donan a Cáritas. Ella las recoge, las clasifica, las recicla en aquellos casos que no puedan ser reutilizadas, y las otras las vende. Es un servicio más que de ropero, es un servicio de inserción social porque ahí están trabajando más de 27 personas en Galicia.

–¿Notan año a año el aumento de la pobreza del que alertan las ONG y organizaciones benéficas?

–Los datos está ahí, el aumento de la pobreza es un dato que acaba de constatar Europa y que está ahí, en España es un dato bastante desalentador. Es indiscutible, cada vez hay más pobreza, lamentablemente.