Así será la reforma de la carretera vieja hacia Marín: Abierta a la ría, con miradores y con senda peatonal y ciclista

El presidente de la Xunta presenta la humanización de la PO-546, que estará finalizada en 2024 y que podrá conectar además con los senderos a las playas marinenses

Pasarela de madera, una de las tres que se instalarán entre Mollavao y Praceres, esta para salvar las marismas del Rego de Louriña en Mollavao.

Pasarela de madera, una de las tres que se instalarán entre Mollavao y Praceres, esta para salvar las marismas del Rego de Louriña en Mollavao.

A la PO-546 todo el mundo la conoce como la “carretera vieja de Marín”. Un adjetivo que hace honor a su estado de cierto abandono con la apertura de la autovía. Pese a ello, acoge todavía una intensidad de tráfico diaria de unos 5.000 vehículos y es básica para articular la movilidad de una parroquia tan densamente poblada como Lourizán.

Además, se trata del principal nexo peatonal y ciclista entre dos poblaciones, Pontevedra y Marín, con una intensa relación. El estado actual de esta carretera dificultaba, especialmente, esta movilidad sostenible peatonal o ciclista al no contar en muchos puntos con arcenes, aceras o medidas de calmado de tráfico.

Recreación del parque infantil y aparcamiento cercano a Mollavao. | // XUNTA

Recreación del parque infantil y aparcamiento cercano a Mollavao. | // XUNTA / Carlos García

Es por ello que la Xunta tomó la decisión de convertir este vial en un eje de movilidad sostenible en el que se invertirán hasta 10 millones de euros para humanizar todo este trayecto entre el centro de Marín y el puente de Mollavao en Pontevedra. Las actuaciones incluyen sendas peatonales y ciclistas (también utilizables por vehículos de movilidad personal), rotondas para tranquilizar el tráfico, aparcamientos disuasorios y miradores y zonas verdes en un vial que también se abre hacia la ría.

Algunos de los cinco tramos de este eje ya están en obras, como ocurre en Estribela y antes de que acabe el mes se licitará la segunda fase en este barrio pontevedrés. El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, anunció ayer que en abril también se licitará el proyecto de ejecución de las mejoras en el tramo más extenso que es el que separa Mollavao de Os Praceres y que supone una inversión de 6,7 millones de euros.

El proyecto, además de contar con sendas y miradores, incluye la remodelación de las paradas de autobús, una rotonda para facilitar los giros a la izquierda ante el Pazo de Lourizán y tres pasarelas de madera para salvar ríos o espacios intermareales. El aparcamiento disuasorio contará con 71 plazas y una inversión de 510.000 euros. “Damos un paso muy importante y fundamental para hacer transitable una zona que no lo era”, reconoció Rueda, quien explica que Marín y Pontevedra “siempre estuvieron unidas, pero les faltaba una vía que no fuera solo para vehículos a motor y que contase con seguridad vial”.

La senda recuperará las vistas a la ría desde la carretera en muchos tramos.

El paseo recuperará las vistas a la ría en varios tramos. | // XUNTA

Rueda aseguró que la actuación “transformará el día a día” de muchos de los vecinos que viven en la parroquia. Las actuaciones se completarán con dos tramos más con una inversión de 1,12 millones en la zona urbana de Marín.

El teniente de alcalde de Pontevedra, Tino Fernández, y la alcaldesa de Marín, destacaron la importancia de la obra.

De hecho, María Ramallo resaltó que, los planes que maneja el Concello marinense para crear la senda hasta sus playas, unidos a esta obra, darían como resultado que se pudiera transitar a pie o en bici de manera segura y a través de viales específicos desde el centro de Pontevedra hasta la playa de Lapamán, entre Marín y Bueu, conectando así gran parte de la franja sur de la ría pontevedresa.

Rueda y el resto de autoridades escuchan los detalles técnicos del proyecto.

Rueda y el resto de autoridades escuchan los detalles técnicos del proyecto. / GUSTAVO SANTOS

[object Object]

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, coincidió con el teniente de alcalde de Pontevedra, Tino Fernández, al señalar que esta comunicación peatonal y ciclista con Marín podría incrementar todavía más su valor cuando se ejecute el proyecto completar el paseo marítimo entre la avenida de Marín y Os Praceres que discurre paralelo a la autovía. Este paseo está listo en su primera fase, hasta la rotonda de Ence, pero no se pudo completar el segundo tramo debido a problemas con la pasarela que debe sobrevolar la ría de Pontevedra. Rueda cree que una ruta circular con ambas sendas sería un gran atractivo turístico pero recordó que, en este caso, la competencia para ejecutar el paseo marítimo es de la Dirección General de Costas.