Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Museo replantea su programa de ampliación: se centrará en Santa Clara y en rehabilitar en A Leña

Descarta por el momento la reforma del Fernández López y se concentrará en recuperar y conectar los edificios García Flórez y Castro Monteagudo | Aparca por falta de financiación la sede arqueológica de Valdecorvos

Los edificios centrales del Museo, en la plaza de A Leña. |   // GUSTAVO SANTOS

Los edificios centrales del Museo, en la plaza de A Leña. | // GUSTAVO SANTOS

La Diputación replantea todos los proyectos de ampliación del Museo a la espera de que fructifiquen los estudios sobre el convento de Santa Clara e incorporarlo como nueva sede. El vicepresidente provincial, César Mosquera, anunció ayer que no se llevará a cabo la totalidad del proyecto pensado para los edificios centrales de A Leña y, al menos en principio, también queda en espera el edificio arqueológico de Valvecorvos.

Ambos planes estaban “avanzados”, señaló el vicepresidente, pero tanto la pandemia (que alteró las previsiones de inversión de Xunta y Estado y, por tanto, la hipotética colaboración económica) como la compra por parte del Concello del convento de las clarisas, han modificado todo el escenario.

El consejo asesor celebró el pasado martes una reunión monográfica sobre los planes de ampliación y la totalidad de los integrantes “considera estratégico que Santa Clara pase al Museo”, señaló César Mosquera, que desde el primer momento expresó el interés de la institución cultural (siempre ligado al visto bueno de los estudios de viabilidad) por el cenobio.

Sumar Santa Clara supondría incorporar cerca de 6.000 metros al Museo, frente a los 2.000 que se esperaba ganar conectando los edificios centrales en A Leña

decoration

Éste ha sido adquirido por el Concello y supondrá sumar cerca de 6.000 metros cuadrados de superficie al Museo, según las estimaciones iniciales con las que trabaja la Diputación. El alcalde, Miguel Fernández López, se mostró totalmente favorable a esta cesión desde el mismo anuncio de la compra del convento, siempre que se mantenga el uso público de la finca.

Por su parte, al ampliar en A Leña se trabajaba con la idea de sumar “unos 2.000 metros en los tres edificios”, de modo que la sede de Santa Clara supondría una sensible mejora sobre esta previsión.

Así, en estos momentos la Diputación pone “toda la maquinaria en marcha” para concentrarse en dos de los edificios de A Leña, el García Flórez y el Castro Monteagudo, mientras que en principio deja la intervención sobre el Fernández López, que suponía la construcción del gran sótano entre las tres sedes centrales.

“Es urgente rehabilitar”, señaló Mosquera, que avanzó que la previsión es iniciar este mismo año la primera fase de la recuperación de ambos edificios. La modificación del Peprica se aprobará "en unos 15 días"

decoration

Esta rehabilitación en el corazón del centro histórico se llevará a cabo por fases y también supondrá la conexión del Castro Monteagudo y el García Flórez. Tras la obra se prevé que el primero de ellos se reserve “como espacio didáctico que hoy no hay”, señaló César Mosquera, salvando las obligaciones de climatización que tendría que cumplir si fuese zona expositiva; y el segundo “en principio se mantendrá en reserva para alguna exposición puntual, cerrada en sí misma”. Dedicar uno de los espacios a la Pontevedra marinera (con un camarote de Méndez Núñez replicado de nuevo ya que el actual está “comido por la polilla”) es otra de las alternativas que se evalúan en estos momentos.

“Es urgente rehabilitar”, señaló Mosquera, que avanzó que la previsión es iniciar este mismo año la primera fase de la recuperación de ambos edificios. La modificación del Plan Especial de Protección, Reforma Interior y Conservación Artística (Peprica) se “aprobará en unos 15 días” y esta misma semana se celebrará una reunión con Patrimonio para avanzar en la obra.

Las catas arqueológicas están a punto de arrancar. Se trata de una zona “muy trabajada que fue devastada en el siglo XIX”, recordó el vicepresidente, de modo que no esperan sorpresas que pudiesen variar los tiempos de la obra.

Las catas arqueológicas están a punto de arrancar y no se esperan sorpresas que alteren sensiblemente el calendario de obra, dado que el terreno fue devastado en el siglo XIX

decoration

Por su parte, el proyecto también se acelera para disponer de previsiones concretas sobre la conexión y, en general, “una rehabilitación que quede para décadas” y garantice la plena accesibilidad de los edificios centrales. “Está bastante avanzado salvo problemas de conexión vertical”, señaló César Mosquera en este punto.

Ya se ha realizado el estudio de patologías de ambos edificios y “en principio no hay ninguna novedad” con respecto al informe realizado ya en 2014 y “ni el forjado, ni la placa o la estructura cumple las condiciones, y los añadidos fueron espectacularmente desafortunados”, lamentó el vicepresidente provincial.

Seguirá siendo “una rehabilitación complejísima y también cara”, reconoció el responsable político del Museo, pero de menor impacto que la prevista inicialmente, ya que el grueso de los esfuerzos económicos previsiblemente se centrará en Santa Clara

decoration

Seguirá siendo “una rehabilitación complejísima y también cara”, reconoció el responsable político del Museo, pero de menor impacto que la prevista inicialmente, ya que el grueso de los esfuerzos económicos previsiblemente se centrará en Santa Clara. De nuevo el vicepresidente provincial se mostró esperanzado con este proyecto, incluso desde la óptica de la financiación. “Si el sótano completo de A Leña cuesta 4 millones, por decir una cifra, y con eso en Santa Clara ganamos más espacio, no hay duda”, manifestó.

Se replanteará el proyecto inicial, que solo en instalaciones de ascensores, climatización etc preveía una inversión de 1,16 millones, y que “habrá que reajustar” ahora, señaló César Mosquera. Éste dejó claro en todo caso en que “no se va a sisar ni se buscarán soluciones flojas” en la rehabilitación.

Supone en la práctica descartar la parte más costosa del proyecto, que preveía la conexión mediante sótanos de los tres edificios, y también la más polémica, ya que se temía el impacto de meses de obras. “Es un replanteamiento profundo de lo que había”, reconoció César Mosquera, “porque las circunstancias cambiaron afortunadamente y sale ganando el Museo”.

Los opositores al proyecto en el centro histórico celebran su modificación: “Se revitalizará todo el entorno”


Cientos de vecinos y comerciantes del centro histórico suscribieron la petición al alcalde –que se entregó el pasado día 13 de mayo en el registro del Concello– para que paralizase la ampliación que proyectaba la Diputación en A Leña. Los afectados celebraron ayer la reforma del proyecto, que consideran “más ajustada” a las necesidades reales del Museo y califican de “excelente noticia” el anuncio de la rehabilitación de los edificios García Flórez y Casto Monteagudo. “Restaurar los edificios es muy importante y supondrá un nuevo impulso a esta zona”, indica Alejandro Gomal, vecino del centro histórico, “el anterior proyecto parecía muy exagerado, mientras que recuperar los edificios de A Leña y centrarse en Santa Clara es la mejor opción posible”.

Coincide el arquitecto Enrique Barreiro, uno de los que suscribió la petición de paralización del proyecto. “Me parece fabulosa la idea de concentrarse en Santa Clara”, señala, “sería muy interesante poner en valor el convento para uso museístico, creo además que revitalizaría todo su entorno, no solo la arquitectura conventual. Y además la relación con la inmediata plaza de Barcelos y con su parking subterráneo lo haría incluso más operativo. Sería un convento que se abriría para disfrutar como museo y una plaza que podría servir incluso para desarrollar instalaciones y actividades vinculadas al mismo, es un proyecto con muchos atractivos”.

Compartir el artículo

stats