DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arranca el primer parque comercial del municipio

Infografía en la que se recrea el parque comercial previsto entre la carretera de Vilagarcía y la AP-9.

Infografía en la que se recrea el parque comercial previsto entre la carretera de Vilagarcía y la AP-9. FdV

El nuevo polígono comercial de O Vao podría iniciarse este año y ser una realidad antes de 2023. La empresa promotora, la pontevedresa Inmobiliaria Ponteno, acaba de licitar por 5,6 millones de euros las obras de urbanización de los 36.781 metros cuadrados para albergar un conjunto de empresas entre las que, durante años, se barajaron marcas como Decathlon, JYSK, que ofrece textil para el hogar, muebles, decoración, colchones, mobiliario y artículos de jardín; Aki, Leroy Merlin, Tiendanimal Eroski, Norauto o Lidl, entre otros, si bien el tiempo transcurrido desde que comenzó ese proceso, casi dos décadas, puede haber variado la relación final de empresas. Se apuntaba también que se podrían crear 230 puestos de trabajo, 190 directos y otros 40 indirectos.,

El reparto de los 37.000 metros cuadrados. El futuro parque comercial se localiza entre la carretera de Vilagarcía (en la parte superior del gráfico) y la AP-9, ala altura de la playa de peaje, frente a las naves ya existentes al otro lado de la PO-531. Desde esta carretera se establecen los accesos rodados, mientras que una franja de aparcamientos y zonas verdes separa el polígono de la Autopista (que discurre por la zona inferior”- La superficie blanca en el centro de la parcela, de unos 13.000 metros cuadrados, es la reservada para edificar las naves de las firmas que se implanten en el recinto. A la derecha se dibujan tres solares más. El primero, de poco más de mil metros cuadrados, también tendrá uso comercial y las dos siguientes son de cesión municipal y para equipamiento público. | FDV

La licitación que activa ahora Ponteno, perteneciente al grupo Nogar, afecta a la franja de terrenos localizada frente al polígono ya existente en Campañó y se ubica entre la carretera de Vilagarcía y la AP-9. La inmobiliaria confía en adjudicar las obras en cuestión de semanas y el plazo de ejecución máximo es de doce meses, por lo que en verano de 2022 estaría completadas la urbanización para comenzar la implantación de las naces comerciales.

Será el primer parque de este tipo que se ejecuta en el municipio de Pontevedra, ya que el único espacio comercial ahora existente, el de Salcedo, destina la mayor parte de su espacio al hipermercado de Carrefour y el resto de negocios son comercios de pequeño tamaño y no grandes superficies como las previstas en O Vao.

Según se detalla en el proyecto técnico, “en el polígono están planteadas tres parcelas edificables: la mayor, tiene 12.870 metros cuadrados.; otra menor, de 1.078,82 metros, y la tercera, de cesión al Concello (con uso comercial-industrial) que cuenta con una superficie de 1.191,74 metros cuadrados, y que será dedicada por éste al destino que considere oportuno”.

Añade que “en total se prevén tres parcelas de cesión al Concello: además de la ya mencionada parcela edificable, se proyecta otra para equipamientos, de 688,30 metros cuadrados, y las zonas verdes, que alcanzan un total de 4.406,02 metros más repartidas en dos terrenos”.

Cesiones para la AP-9

Al ubicarse junto a la Autopista, una localización que también ocasionó problemas y negociaciones con el ministerio, “también hay una franja de 8 metros de ancho, de cesión a Fomento (actual Ministerio de Transportes), colindante con la Autopista, que constituye el vial que se empleará para el acceso de los empleados a la zona de peaje. Finalmente señalar que hay una parcela inedificable, de suelo rústico de protección de costas, de 4.860,88 metros cuadrados situada entre las parcelas edificables (colindantes con la PO 531) y la franja lineal de 8 metros descrita anteriormente”.

Consistirá básicamente en una gran nave con dos plantas dividida en tantos espacios como necesiten las empresas que se instalen en ella. El proyecto tiene tres partes: una interior, que se corresponde con las zonas verdes y las plazas de aparcamiento; otra de conexión con la red eléctrica, que supone un refuerzo en el suministro eléctrico a la zona y una tercera que es la conexión viaria con la carretera de Vilagarcía y vial de servicio. La novedad más significativa en este punto es la construcción de una nueva rotonda de acceso, un requisito impuesto por la Axencia Galega de Infraestruturas, que se construirá en el extremo del polígono opuesto al de la actual glorieta de O Vao.

La iniciativa comenzó a tramitarse en 2002, hace 19 años, y ha tenido que lidiar con múltiples obstáculos, desde el Plan de Ordenación do Litoral a las afecciones de la AP-9, pasando por un recurso judicial de una empresa de material de bricolaje ya existente en la zona. Este recurso fue desestimado a finales del pasado año. Además, ha tenido que solicitar numerosos permisos, como la Autorización Comercial Autonómica y la luz verde Augas de Galicia y la Agencia Española de Seguridad Aérea, entre otros, así como todos los trámites urbanísticos municipales.

El desarrollo del polígono está contemplado en el Plan General de Pontevedra desde el año 1989, pero en estas décadas fue atravesado por la autopista y por la carretera de Vilagarcía. Esta situación de distintos colindantes obligó a una tramitación complicada que con este último informe llegó a su fin. En el nuevo polígono se fijan las reservas de unos 14.000 metros cuadrados de superficie edificable de uso comercial, dividida en dos parcelas.

La superficie destinada a espacios libres y zonas verdes es de 4.406,02 metros cuadrados, el viario y estacionamientos (462 plazas) ocupa 6.850,21 metros cuadrados, así como parcela para equipamiento de 688,30 metros cuadrados.

La parcela de cesión municipal es de 1.758 metros cuadrados y se cede una parcela al Ministerio de Fomento para autopista de 3.915,06 metros cuadrados.

Vía libre

La licitación convocada ayer llega apenas dos meses después de que en marzo pasado el gobierno local aprobara de manera definitiva este proyecto de urbanización, lo que daba por finalizada toda la tramitación urbanística y también las trabas judiciales que rondaron al proyecto durante casi dos décadas.

A partir de entonces los promotores tenían ya vía libre para solicitar las correspondientes licencias. Incluso sería posible que, una vez obtenida la licencia la inmobiliaria pudiera ejecutar la obra de urbanización al mismo tiempo que se levantan las primeras naves del complejo. Eso sí, para ello, tendrían que ingresar la totalidad de la cantidad estimada que va a costar la urbanización del polígono, incluido el vial de servicio y las conexiones con la red viaria. Podrán optar también únicamente por iniciar la urbanización, para lo que sería necesario consignar el 10% del coste del proyecto.

En cualquier caso, los plazos son claros: se dispone de seis meses para solicitar licencia a partir de aquel mes de marzo. Y posteriormente la obra tendría que estar ejecutada en doce meses. Así las cosas, en el Concello calculan que el polígono podría estar urbanizado (quien sabe ya si con las primeras naves) hacia finales del año que viene.

Compartir el artículo

stats