Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sol salva la Semana Santa

Las altas temperaturas permiten disfrutar de un fin de semana de restricciones

El ambiente, ayer, en la playa de Silgar.

El ambiente, ayer, en la playa de Silgar. GUSTAVO SANTOS

El buen tiempo sonríe a los pontevedreses en una Semana Santa atípica, con la playa como principal atractivo para los gallegos, confinados en la propia comunidad. Estrenada la primavera, la estación deja a las Rías Baixas con los termómetros marcando temperaturas más típicas del verano y son muchos los que vuelven a los arenales buscando desconectar y cargarse de vitamina D tras un año de confinamientos.

Con la hostelería bajo restricciones, especialmente en concellos de alta afluencia de visitantes como Sanxenxo, muchos volvieron al bañador, las gafas de sol y la protección solar este fin de semana. También el sol permitió dar un respiro a la hostelería, con lleno en las terrazas, especialmente en este municipio donde no está permito el consumo en el interior.

Ayer, los termómetros en la Boa Vila llegaron a marcar 25 grados centígrados, una temperatura atípica para esta época del año que propició chapuzones en la costa pontevedresa. Para los que hayan optado por otros espacios al aire libre, todavía tendrán oportunidad de darse el primer baño del año a lo largo de esta semana pues la previsión meteorológica para los próximos días parece indicar que el sol será el mejor aliado para pasar lo que queda de Semana Santa.

Un grupo de jóvenes toma el sol en A Lanzada

Según la previsión de Meteo Galicia para las siguientes jornadas, los cielos seguirán estando totalmente despejados y el calor seguirá siendo una constante, con temperaturas máximas entre los 25 grados (para hoy) y los 23 grados (para el próximo jueves).

Cabe recordar que aunque en esta época del año en las playas todavía no hay servicio de socorristas y, por tanto, tampoco vigilancia especial sobre los aforos, la recomendación de Sanidade a la hora de acudir a estos espacios abiertos es clara, así como la normativa sanitaria: distancia de seguridad y mascarilla obligatoria para los paseos por la arena, tan solo pudiendo quitarse para tomar el sol en la toalla o para darse un baño en el mar.

Compartir el artículo

stats