Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Fin al alto en el Camino Portugués?

Albergues públicos y privados empiezan a recibir reservas de peregrinos para después de Semana Santa

La estancia del Albergue Virxe Peregrina, reabierto tras el puente de San José.   | // GUSTAVO SANTOS

La estancia del Albergue Virxe Peregrina, reabierto tras el puente de San José. | // GUSTAVO SANTOS

La libre circulación de gallegos a lo largo y ancho de la comunidad permitió al Albergue Virxe Peregrina reabrir sus puertas para esta Semana Santa. Así lo decidió la Asociación de Amigos del Camino Portugués tras mantener la instalación cerrada desde el pasado noviembre. Fue aprovechando el puente de San José cuando Tino Lores, el presidente de la asociación, se decidió por “darle un aire” al albergue, aunque de momento “más por ilusión que por necesidad”.

De momento, en la semana que llevan abiertos a recibir peregrinos, se han pasado algunos a por las credenciales aunque no para hacer noche. Con la frontera de Portugal todavía cerrada, quienes se animan a reactivar la ruta son gente local que se anima a peregrinar aprovechando el buen tiempo de la Semana Santa. “Lo que es pernoctación no hemos tenido ninguna en la semana que llevamos abiertos, esperemos que en Semana Santa venga alguien”, explica Tino Lores, aunque la vista la tiene puesta una vez pase la festividad.

El Gobierno luso baraja reabrir la frontera una vez pase la Pascua, por ello al Albergue Virxe Peregrina llegan llamadas y correos de viajeros portugueses interesándose en las instalaciones. “Si las cosas van bien, esperemos que después de Semana Santa empiecen a venir los portugueses. La afluencia que nos viene a nosotros para pernoctar es de los que salen por Oporto. Tienen ganas de venir y nosotros de ir”, reconoce Lores, quien hace un primer balance muy negativo del Año Santo, a su juicio retrasado a verano. “Es totalmente desastroso, el Xacobeo no se inició. No hay actividad, la previsión que hacemos de mucha afluencia es para julio”.

Con todo, las puertas del albergue se mantienen abiertas en caso de que algún gallego quiera hospedarse a la hora de hacer la ruta. “La Xunta permite abrir los albergues, así que lo hicimos para darle un aire. Después de tanto tiempo cerrado hay que mantenerlo, limpiar. Si no, las cosas se deterioran. Hacía falta darle ese aire y también por si viene algún peregrino. Por retomar un poco la normalidad y la ilusión”, explica sobre los motivos para abrir el presidente de la asociación.

Más allá de la red pública de albergues, también algunos de los hostales privados para peregrinos que hagan la ruta portuguesa se encuentran abiertos, aunque reciben reservas a cuenta gotas. Es el caso de establecimientos como el Hostal Peregrino o el Albergue GBC Hostel. Sus propietarios coinciden en previsiones y en el perfil de huéspedes durante estas semanas: reservas de peregrinos a partir de mediados de abril y, de momento, trabajadores como inquilinos con los que ir aguantando hasta que se reactive la ruta por completo.

Los que están reservando son peregrinos, pero de momento estamos a la espera por el perímetro de la comunidad. Tenemos un grupo de portugueses que vendrían a finales de abril pero a ver si pueden, estamos abiertos pero con todo en el aire. En Semana Santa, solo tenemos una persona que reservó para el domingo”, señala Robert López, de GBC. Manuel Currás, del Hostel Peregrino, insiste en que aunque la peregrinación se reactive con los gallegos, las pernoctaciones vienen de la gente de fuera. “Entra alguna reserva pero a cuenta gotas, a ver al abrir la frontera”, concluye.

Menos de una veintena de peregrinos en lo que va de 2021

Entre restricciones, perímetros municipales, por áreas sanitarias y, ahora, por comunidades las cifras de peregrinos que llegaron a Santiago de Compostela siguiendo la ruta portuguesa cayó en los primeros dos meses del Año Santo por debajo de la veintena. Según recoge la Oficina de Atención al Peregrino, en enero fueron quince las Compostelas selladas en la capital gallega por parte de los que completaron el Camino Portugués. Al mes siguiente, bajaron a tres. Con todo, se trata de la segunda ruta más escogida para caminar a pesar de las circunstancias, con la frontera de Portugal cerrada. En total, entre los dos primeros meses del año hubo 74 peregrinos que completaron alguna de las rutas.

Compartir el artículo

stats