Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los puestos de la planta baja confían en beneficiarse del nuevo proyecto

Los vendedores apuestan por el "gastroespacio" del Mercado como un revulsivo para atraer más clientes

Los usuarios aprueban la creación de la nueva oferta en el segundo piso de la Plaza -Algunos no terminan de entender en qué consistirá -Los nuevos puestos de la segunda planta no serán una competencia directa

Varios clientes ante las bancadas de pescado y marisco del Mercado. // Santos Álvarez

Varios clientes ante las bancadas de pescado y marisco del Mercado. // Santos Álvarez

El nuevo "gastroespacio" que acogerá la segunda planta del Mercado de Pontevedra ultima sus detalles para abrir en el mes de agosto. Entre los puestos de la planta inferior se vive con incertidumbre pero también con ilusión esta apertura, con la esperanza de que sus negocios registren un aumento de ventas con el público que atraerá el nuevo espacio.

Pescaderos, carniceros fruteros, todo tipo de puesto tiene expectativas en que este proyecto abra el mercado a más gente y así repercuta en las ventas. Sin duda quienes más lo podrán notar son quienes regentan los puestos de productos frescos, ya que parte de los negocios que se proyectan en la segunda planta ofertarán la opción de cocinar en el momento productos que se compren en las bancadas de abajo. Es algo que ya se hace en la actualidad, pero con una menor capacidad y que tiene más oferta en verano. Con este gastroespacio se pretende que la afluencia sea continua, aunque claramente aumente en temporada alta.

"Todo lo que dé más vida al mercado a mi me parece bien", sostiene Margarita Barreiro, de Peixes e mariscos Margarita. "Si los del mercado gastronómico van a usar productos de la plaza eso conlleva que esto mejore, que es lo que queremos todos", afirma, apuntando a que las ventas incrementarán. "Tenemos muchas ganas de que abra ya y ver cómo funciona", expresa dando a conocer el sentimiento de la mayoría.

El mercado gastronómico pretende estar finalizado y abrir sus puertas durante las fiestas de la Peregrina, aún sin día fijo a la espera de que finalicen las últimas obras. Por ello los vendedores ponen esperanzas en el mes por excelencia de la temporada alta ya que apuntan que, para los negocios del mercado, "este año el turismo falló muchísimo", al contrario que el año pasado.

Los puestos de mariscos son de los más esperanzadores, pues es el producto que más demandan los clientes que compran el producto para que se cocine allí. Cigalas, berberechos, almejas o mejillones son algunos de los productos más vendidos. "Los dos bares que hay no dan abasto y está bien que vaya a haber más. Estamos deseando que abran ya", comenta Rosa Búa de Peixes y mariscos Mora-Vilaxoán. Entre los puestos se percibe cierto desconocimiento a lo que será el espacio. "De momento no sé cómo será", dicen algunos, pero sin embargo vencen las ganas de que sea un cambio a mejor "pero si es para incentivar que la gente venga al mercado todo está bien" .

Desconocimiento

"La gente de aquí no habla nada, no se termina de saber lo que se va a poner", explica José Antonio Núñez de Carnicería Núñez. Varios trabajadores coinciden con él en ese sentimiento común de que, aunque el Concello envíe circulares o se hayan hecho algunas reuniones, en la práctica no se conoce el total de la actuación. Algunos, menos positivos, esperan a ver si de verdad va a funcionar o si solo será la novedad.

Por lo general apenas se quejan de las obras y en cuanto al horario del mercado gastronómico, que abrirá también por la tarde y hasta medianoche, ampliable en verano, no ponen oposición. En un primer momento el gobierno local ofreció la oportunidad de abrir también por la tarde a los puestos que así lo quisieran pero ninguno de los puestos lo solicitó. "Ya lo intentamos varias, pero no se puede. Tenemos que ir a las lonjas a las 5 o 7 de la mañana y no es viable", recuerda Margarita Barreiro.

El mercado gastronómico de la planta superior consistirá en un pasillo central amplio, pensado para acoger diferentes eventos. Alrededor de este se abrirán los 21 nuevos puestos, que corresponden a 12 empresas. Quedan ocupados así casi la mitad de los 44 puestos disponibles.

Igualmente el espacio dispondrá de zona de cocina, zona infantil O Ganapán y consignas frigoríficas. Pontevedra se suma con este proyecto a la tendencia de muchas ciudades de sumar un mercado gastronómico y dar un nuevo aire al mercado tradicional.

Por ello la oferta de estos nuevos puestos es muy variada e innovadora y cumplen la exigencia del Concello de que no supongan una competencia directa para los puestos tradicionales. Vinoteca con denominaciones de origen, coctelería, cerveza gallega o comida vegetariana y para llevar son solo algunas de las opciones que se podrán encontrar. Algunas son más curiosas, como una "polboteca", con distintas elaboraciones de pulpo o una "merluzoteca". Una oferta que tanto trabajadores como consumidores están esperando a conocer al 100%.

Compartir el artículo

stats