La adolescente que tenía 14 años cuando fue atacada con una pata de cabra por un amigo de 13 que pretendía matarla para experimentar qué se sentía –según declaró él mismo después–, “sigue mejorando día a día”, indica su hermana. Aún en el hospital, ya es capaz de comunicarse pero no recuerda nada de aquel fatídico 9 de septiembre, cuando fue golpeada en la cabeza y sufrió una caída desde un segundo piso.

Vecinos de O Carballiño exigen cambios en la Ley del Menor tras la brutal agresión a una adolescente R.O.

“Ha sobrevivido y ha salido de ese abismo tan negro desde el que la lanzaron. A pesar de la gravedad de sus lesiones, de las operaciones y el dolor, mi hermana sigue con nosotros hoy, pero la lucha no acaba aquí. Algún día mi hermana, que ha sido víctima de un intento de asesinato, saldrá a la calle sabiendo que su peor pesadilla se puede esconder detrás de cualquier esquina, que cualquier puerta que se cierre detrás de ella puede hacer que le dé un vuelco al corazón, que cuando se apaguen las luces su mente puede volver a aquella noche de pesadilla”.

O Carballiño salió ayer a la calle para sumarse a la familia y a los allegados de la joven en su demanda de un cambio legal que impida que casos como este queden impunes pese a la intencionalidad. En change.org han recabado casi 11.000 firmas de apoyo.

"Si mi hermana no hubiera sobrevivido tampoco hubiera cambiado nada. Precisamente por eso no podemos parar: por cada familiar o amigo que queramos proteger, por nosotros mismos, tenemos que seguir gritando"

Cuando los menores tienen menos de 14 años no afrontan responsabilidad penal, ni siquiera por asesinatos consumados o en grado de tentativa.

El joven agresor –él mismo llamó al 112 para avisar de que había matado a su amiga, algo que afortunadamente no logró– está internado en un centro de menores en Ourense para adolescentes con problemas de conducta. Está tutelado por la Xunta.

“La ley del menor, mientras siga existiendo de esta forma tan inflexible, nos deja a todos desprotegidos. Si en algún momento, un menor [que tenga menos de 14] intenta cometer un delito

La hermana de la víctima, arropada por otras mujeres durante la lectura del manifiesto. // IÑAKI OSORIO

Los asistentes a la concentración aplauden tras la lectura del manifiesto. // IÑAKI OSORIO

grave no tendrá un juicio, no quedarán antecedentes y al cumplir la mayoría de edad no cambiará nada. Si mi hermana no hubiera sobrevivido tampoco hubiera cambiado nada. Precisamente por eso no podemos parar: por cada familiar o amigo que queramos proteger, por nosotros mismos, tenemos que seguir gritando. Mientras la ley del menor no se modifique, la justicia seguirá siendo ciega y las víctimas no encontrarán paz. Mientras no cambiemos las cosas, el mundo seguirá siendo un lugar oscuro. Pero mientras tengamos fuerza seguiremos gritando”, expresó la hermana este sábado.

Más de un centenar de personas participaron en una concentración que partió de la Veracruz y finalizó en la Plaza Mayor, donde la familiar leyó un emocionante discurso, arropada por allegados y por vecinos. Durante la marcha, los asistentes clamaron justicia, exigieron un cambio legal y expresaron sus ánimos a la adolescente. “¡Vamos, guerrera, estamos contigo!”