Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mujer asesinada en O Barco murió por “asfixia” y tiene “golpes por el cuerpo”

La investigación avanza sin ningún sospechoso | Los agentes realizan declaraciones al entorno de la víctima | No constaba ninguna denuncia previa de violencia de género

La calle donde se ubica el domicilio de la víctima en O Barco. |   // FDV

La calle donde se ubica el domicilio de la víctima en O Barco. | // FDV

El Juzgado de Instrucción de O Barco de Valdeorras decretó el secreto de sumario del fallecimiento de una mujer de 29 años de origen paraguayo, que todavía conmociona a la villa barquense.

Lucila Magali Sanabria Romero fue estrangulada. Esa es la primer conclusión que se extrae tras la realización de la autopsia por parte de los forenses. A pesar de la judicialización del tema, el estudio del cuerpo de la víctima, según pudo saber FARO, tiene “golpes por todo el cuerpo”.

Las investigaciones de los agentes judiciales y policiales avanzan con las declaraciones del entorno de la víctima para conocer su vida y sus amistades, ya que las pesquisas se centran en que pudo ser alguien que conociera a la víctima porque la puerta de la casa no estaba forzada, si no que fue la propia compañera de piso la que encontró el cuerpo sin vida de “Rosi”, según señalaron algunas fuentes cercanas a la víctima.

Medios paraguayos informan que su hermano Marcelo Sanabria habló con ella el pasado jueves, un día antes de que fuera asesinada, y añadió que a él no le había comentado nada de que tuviera una relación sentimental o se estuviera viendo con alguien. Fuentes de la Guardia Civil señalan que todas las vías de investigación están abiertas y que las declaraciones con los familiares servirán para encontrar, al menos, algún indicio de sus últimas horas.

Desde la Subdelegación del Gobierno comentan que no existía registro previo de denuncias de violencia de género, pero que “eso no supone que no existiera”. También confirman que fue “un homicidio” tras conocer las conclusiones de la autopsia y lamentan los últimos sucesos de violencia y de criminalidad en los últimos días, tanto el asesinato de O Barco como el menor que intentó matar a otra en O Carballiño.

“Una chica tranquila”

“Era una chica tranquila, reservada, amable y risueña. No se veían cosas raras en ella, la verdad y estamos un poco sorprendidos por el suceso, esperamos que el culpable o la persona que haya cometido esto lo pague y la encuentren pronto”, dice un joven que tenía trato con la víctima.

El estrangulamiento de “Rosi” se sigue investigando, mientras en el Concello de O Barco prosiguen con el programa de las fiestas a la espera de conocer las conclusiones de la investigación, al mismo tiempo que condenan el acto violento y piden que se llegue hasta el final.

Compartir el artículo

stats