Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ACTUALIDAD MUNICIPAL

Pérez Jácome marca sus seis líneas rojas para aprobar provisionalmente el PXOM

El regidor instó al equipo redactor a cambiar, entre otras medidas, la limitación de las torres de Copasa, ell rascacielos y la posibilidad del parque acuático termal en la Feria

El solar donde están proyectadas las torres de Copasa. |   // I. OSORIO

El solar donde están proyectadas las torres de Copasa. | // I. OSORIO

El plan urbanístico de Ourense es un proyecto que pone en desacuerdo a toda la Corporación actual. Ni tan siquiera los socios de gobierno (DO-PP) encuentran consenso en una hoja de ruta urbanística que tiene más discrepancias que puntos en común.

El regidor ourensano, Pérez Jácome, instó al equipo de redactor del plan a que incorpore modificaciones en el documento que pivotan sobre seis líneas rojas que tiene marcadas desde que empezó el mandato. La solicitud se hizo antes de la reconciliación del PP y DO, según señalan fuentes municipales y ahora la titular de Urbanismo, Sonia Ogando (PP), dice que “si algo tenemos claro desde el PP es que no se va a hacer nada con el PXOM que esté fuera de la legalidad vigente, por lo que cualquier cambio apresurado en el plan puede ser perjudicial para la ciudad”.

Pérez Jácome señala a través de un comunicado que las modificaciones que pidió al equipo redactor son:

  • La reducción en un 50% del aprovechamiento urbanístico y la limitación de alturas en las torres de Copasa situadas en el margen derecho del Miño;
  • La reordenación de la actuación prevista en la Finca Mariñamansa y concentrar los pisos en un rascacielos
  • La modificación del documento para hacer posible la construcción de un parque acuático termal cubierto en el Campo de la Feria
  • Cambios en diferentes zonas de la ciudad para incorporar nuevos usos y espacios libres
  • Determinar dichos usos de espacios dotacionales como por ejemplo para uso deportivo
  • Modificar el régimen de los vuelos en los edificios emplazados en suelo urbano consolidado, de forma que se mantenga lo que está vigente en la actualidad, es decir, el Plan Xeral de 1986.

Fuentes municipales explican que “la mayoría de estos cambios están solicitados al equipo redactor y queda pendiente de realizar el estudio para minimizar los edificios fuera de ordenación. Un cambio que también se acometerá”. Las previsiones municipales son que estas modificaciones, pedidas expresamente por el alcalde, estén listas en el mes de noviembre para que se dé traslado para su aprobación provisional.

Reacciones

Los socios de gobierno, el PP, incide en que “Ourense necesita un plan acorde a la legalidad y con total seguridad jurídica, tal y como lo planteamos siempre y tal y como quedó aprobado provisionalmente en el 2019”. Sonia Ogando, titular de las delegaciones municipales de Urbanismo, arguye que “desde nuestra llegada llevamos analizando toda esta semana estas decisiones tomadas con anterioridad a nuestra llegada. Analizaremos en profundidad estos planteamos siempre con el aval de los técnicos municipales. Lo que no queremos es que decisiones apresuradas conlleven consecuencias económicas y jurídicas para la ciudad”.

El principal grupo de la oposición, el PSdeG solicitan la convocatoria de la comisión del PXOM y le preguntan al PP si “están de acuerdo con estas propuestas, anteriores a su entrada en el gobierno, y teniendo ahora ellos las competencias en Urbanismo y si las propuestas de Jácome son también las del PP”. Por su parte, desde el BNG, piden que “Jácome convoque a todos os grupos para explicar las modificaciones propuestas. Lamentamos que continúe empecinado con proyectos de muy dudosa viabilidad como es el caso del rascacielos en la Finca Mariñamansa o el tan cacareado parque acuático termal, en una zona además, en la que existía un proyecto global y que tiene que ver con el desarrollo del bulevar termal”.

Compartir el artículo

stats