Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Carlos Herrero

¡Te escucho!

Medidas de ayuda contra el suicidio

La reciente puesta en servicio del teléfono “024”, de escucha activa para evitar ideaciones suicidas, ha constatado una evidencia insoslayable: necesitamos que nos escuchen. ¿Por qué no llevar a la calle esa escucha activa más allá de un teléfono?

La experiencia en los servicios de emergencia nos demuestra la cualidad reactiva de la atención a personas en riesgo de autolesión cuando las dotaciones de emergencia se personan, siempre con sigilo, en el lugar de los hechos, en un intento de precipitación normalmente. Este servicio reactivo es una garantía de atención, pero jugamos con el tiempo en contra, previendo que los agentes apliquen sus conocimientos de psicología para evitar el suicidio.

Necesitamos una presencia proactiva en las calles, las Unidades de Atención y Escucha visibles, y esto no es un invento. Es una necesidad tangible.

Se propuso en su día con el denominado SAMU Social, se presentó la idea en ayuntamientos y se hizo el trabajo con políticos de una administración local. Después de estar aprobado el presupuesto del SAMU Social se lo cargaron antes de nacer por celos políticos.

"En el año 2020 se suicidaron en España una media de once personas diarias. Es la principal muerte por causa no natural, como reconoce el INE"

decoration

La sociedad necesita ponerle cara a la seguridad, debemos cambiar hacia un modelo presencial, tangible y accesible más allá de la comunicación telefónica y consultas online. La tecnología no lo es todo.

¿Cómo distribuir esa presencia de escucha activa y accesible en la calle? Pongamos un ejemplo práctico que encontramos en cualquier esquina. Es la mínima expresión de una unidad mercantil sin ánimo de lucro. Se reduce a una simple pinza donde colgar décimos, una mesa abatible o una cabina de metro cuadrado. Les compramos ilusión, ganas de vivir en definitiva. ¿Cuántos agentes de la ONCE venden ilusión en toda España? Qué sencillo lo hacen.

¿Nos imaginamos esta misma infraestructura con el dígito “024” y el cartel visible de “¡Te escucho!”, complemento del mensaje “Llama a la vida” que promueve el Consejo Interterritorial de Salud para evitar suicidios, malos tratos u otras modalidades de riesgo social?

En el año 2020 se suicidaron en España una media de once personas diarias. Es la principal muerte por causa no natural, como reconoce el INE.

Debemos de encaminar la atención social hacia esas unidades de escucha activa UEA, presencial en las calles donde la mayoría de las personas con ideación suicida sientan que les queremos ayudar, escuchar.

Antes de querer quitarse del medio, las personas se sienten desoídas, solas ante tanto ruido.

“¡Te escucho!” no es una ensoñación. Es obligado que nuestras calles tengan un agente de escucha activa, los teléfonos “024” son el complemento ideal para estar guiados por psicólogos, educadores o trabajadores sociales.

Compartir el artículo

stats