Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marcelino Otero López

Filantropía de prontoterapia

Hay una frase muy utilizada que ayuda a descifrar de que lo que va la filantropía y no es otra la que se dice que alguien por razón ética desea devolverle a la sociedad lo que la sociedad le ha permitido obtener, materializando ayudas a personas o instituciones en campos muy diversos que van desde la educación, la salud, la seguridad alimentaria o los derechos humanos.

Por tanto, se trata de que, si con tu talento, trabajo y esfuerzo has podido obtener riqueza patrimonial más allá de lo que necesitas para ti y para tu familia, no es descabellado pensar que tomar la iniciativa de donar parte de ese patrimonio a la sociedad compensará tus expectativas éticas y por otro lado ayudarás a terceras personas en satisfacer sus propias necesidades con medios de difícil acceso.

Nuestro sistema económico, por otra parte, el más extenso presente en el planeta, se basa principalmente en la capacidad que tienen personas y empresas de emprender actividades mercantiles que ordenan los factores de trabajo y capital y con iniciativa, innovación y otros muchos elementos determinantes, logras producir ganancias que luego de pagar los correspondientes impuestos, pasan a integrar tu patrimonio.

Si es verdad que la acumulación de capital genera a su vez a quien lo tiene el problema de tener que continuar pagando impuestos por él y si bien ya ha pagado impuestos cuando ha obtenido los beneficios, la ley tributaria otorga beneficios fiscales si realizas donaciones con fines altruistas que repercuten de forma positiva en la sociedad.

Esta circulación de beneficios e impuestos generan a su vez una economía que en países como los Estados Unidos por ejemplo sus filántropos han donado en el 2020 la nada desdeñable cifra de 64 mil millones de dólares, según un informe de McKinsey y se está estudiando la potencialidad económica de la filantropía en Europa que puede constituir un ámbito de actuación económica de significativo impacto.

Hoy se debate un reciente anuncio de la inversión por parte del empresario Amancio Ortega en equipos avanzados para el tratamiento del cáncer con tecnología de protones, de alto coste económico, denominada prontoterapia, donados al Sistema Nacional de Salud y algunas personas y grupos políticos vuelven otra vez a criticar con dureza esta actuación, cuando creo que debemos sentirnos orgullosos de contar con empresarios de éxito y a su vez filántropos.

*Economista

Compartir el artículo

stats