Facenda desestima las alegaciones de PP y el sindicato CSIF al presupuesto de Bueu

Intervención mantiene su reparo a las cuentas, que será levantado por el pleno

El grupo municipal del PP de Bueu en un pleno reciente de la corporación municipal.

El grupo municipal del PP de Bueu en un pleno reciente de la corporación municipal. / Gonzalo Núñez

Las alegaciones presentadas a los presupuestos municipales de Bueu serán desestimadas en el pleno del lunes. Esta semana se reunió la comisión informativa de Facenda para estudiar las reclamaciones presentadas por el PP y el sindicato CSIF y ambas contaban con el informe desfavorable de Intervención, que argumenta que no se ajustan a los criterios tasados por ley para impugnar las cuentas generales.

La alegación del PP solicitaba la inclusión de una “partida económica suficiente” para la convocatoria del concurso de ideas para la mejora del barrio de Banda do Río. La interventora municipal explica que para la exigencia para la inclusión de un crédito debe estar vinculada a un contrato o convenio aprobado o bien a algún precepto legal, como los servicios mínimos enumerados en la Ley Reguladora de Bases del Régimen Local. Indica que no es el caso de la petición del PP, que se refiere a una moción.

La alegación del sindicado CSIF hace referencia a defectos y “mala fe negocial” en la convocatoria de la mesa de negociación, así como a cuestiones vinculas a la RPT. Desde Intervención también informan de manera desfavorable sobre este aspecto.

No obstante, la nueva interventora municipal –tomó posesión hace unos días– mantiene el reparo suspensivo del anterior interventor por cuestiones relativas al capítulo de gastos, un reparo que deberá ser levantado en el acuerdo de aprobación definitiva.

[object Object]

El pleno del lunes –el último de este año– incluirá una moción del PP en la que solicita al gobierno local un plan de acción que incluya medidas para promover el empadronamiento en Bueu. La portavoz popular, Elena Estévez, destaca que los datos del Instituto Galego de Estatística (IGE) constatan una caída de población, que por primera vez en más de 20 años se sitúa por debajo del umbral de los 12.000 habitantes.

Desde el PP defienden que el Concello dispone de margen de competencias suficiente para adoptar medidas que “estimulen y ayuden” a fijar más población. Este plan debe involucrar a la mayoría de departamentos municipales y “se hace imprescindible trazar una línea de trabajo para los próximos años”.