Una triple avería por el temporal deja sin luz a 3.000 vecinos de Bueu y Marín más de 16 horas

El corte comenzó a las 22.00 horas del jueves y el servicio no empezó a recuperarse hasta las 14.00 horas de ayer | La caída de un árbol y cortezas, entre las causas de la incidencia

Loli Vázquez, de O Lambedeiro do Viño, ayer a mediodía en la cocina con las tarteras y una vela.   | // G.N.

Loli Vázquez, de O Lambedeiro do Viño, ayer a mediodía en la cocina con las tarteras y una vela. | // G.N. / david garcía

Miles de vecinos de Bueu y de Marín estuvieron más de 16 horas seguidas sin suministro eléctrico por culpa de hasta tres averías simultáneas en la línea que comunica las subestaciones de Lourizán (Pontevedra) y A Madalena (Cangas). Los primeros cortes en el servicio se registraron alrededor de las 22.00 horas del jueves y el servicio no empezó a recuperarse de manera gradual hasta las 14.08 horas de ayer. La empresa eléctrica Naturgy estima que esta incidencia, derivada del temporal, afectó a unos 3.000 clientes entre los dos municipios y apunta que estuvieron trabajando hasta seis equipos de manera simultánea e ininterrumpida para poder resolver el problema, que también afectó a las conexiones telefónicas y a la red semafórica de la PO-551.

Salvador López, de Cereales López, con una vela en su almacén. | //GN

El montaje de un generador para la farmacia Ramal dos Galos. | // G.N. / Gonzalo Núñez

Los lugares más afectados en el municipio de Bueu fueron los núcleos de población de la parte alta de la parroquia de Cela; lugares como Norte, Outeiro, A Barraca o As Meáns; y zonas más urbanas como la Avenida de Cangas, el tramo superior de la calle peatonal Eduardo Vincenti y Ramal dos Galos. Mientras, en el término municipal de Marín había constancia de cortes en las parroquias de Seixo y Ardán, entre otros lugares.

La Policía Local de Bueu y el propio Concello recibieron durante la mañana de ayer numerosas llamadas de vecinos quejándose y reclamando información sobre esta incidencia y el alcalde, Félix Juncal, que también estaba entre los afectados, estuvo en contacto durante toda la mañana con responsables UFD Distribución. Poco antes de las tres de la tarde le comunicaban que aún quedaban unos 300 clientes sin suministro.

Esa triple avería se debió a la caída de un árbol sobre la línea, en otro punto las cortezas de un eucalipto cayeron sobre una torreta eléctrica y finalmente la tercera incidencia se localizaba en un cable subterráneo en el centro de Bueu, en las inmediaciones de la intersección entre las calles Pazos Fontenla y Johan Carballeira. Las fuentes consultadas explican que la resolución del problema se prolongó durante varias horas por las dificultades de acceso a alguno de los puntos y a las propias condiciones meteorológicas, que no permitían al personal técnico trabajar con seguridad.

El montaje de un generador para la farmacia Ramal dos Galos.  | // G.N.

Salvador López, de Cereales López, con una vela en su almacén. / Gonzalo Núñez

La interrupción en el suministro afectó tanto a particulares como a negocios de todo tipo. En las calles Eduardo Vincenti y Ramal dos Galos hay varios restaurantes y bares, cuya actividad se vio resentida por la falta de electricidad. Algunos podían mantener el servicio gracias a generadores propios, mientras que otros intentaban aguantar hasta la el restablecimiento del servicio. “Estamos así desde ayer por la noche [por el jueves]. No pudimos hacer la caja y tenemos que anotar todo en papel para luego poder hacer la caja. Y la cocina funciona porque es de gas”, explicaba Loli Vázquez desde O Lambedeiro do Viño, que para moverse en esa cocina necesitaba la ayuda de velas.

Algo parecido contaba Toño Quintela, desde el restaurante Casa Quintela. “Podemos servir las comidas porque la cocina es de gas, pero no hay máquina de café, las bebidas están calientes y tenemos miedo por la mercancía que está en neveras y congeladores”, contaba. Este establecimiento también dispone de un despacho de lotería, que estuvo totalmente inoperativo durante toda la mañana.

La barra de Casa Quintela, con varias velas, ayer a mediodía.   | // G.N.

La barra de Casa Quintela, con varias velas, ayer a mediodía. / Gonzalo Núñez

Entre los negocios perjudicados estaba la farmacia de Ramal dos Galos, cuya responsable ante la falta de respuesta por parte de la compañía eléctrica decidió contratar por su cuenta un generador. “Tenemos una nevera en la que hay medicamentos que ya no se podrán dispensar. Al no haber electricidad tampoco funciona el sistema informático y no podemos leer las tarjetas sanitarias para las recetas. Solo estamos atendiendo las más urgentes en contacto telefónico con el Colegio de Farmacéuticos de Pontevedra”, manifestaba Consuelo Duarte.

Varios edificios optaron por desbloquear las puertas eléctricas de los garajes para poder entrar y salir y muchos vecinos, tanto del centro como de las otras zonas afectadas, mostraban su temor por los alimentos almacenados en congeladores. “Después de tantas horas sin luz no sabemos si aguantarán”, apuntaban.

El cartel que informaba que ayer la oficina de gestión tributaria de Bueu permanecía cerrada por los problemas derivados del apagón.

El cartel que informaba que ayer la oficina de gestión tributaria de Bueu permanecía cerrada por los problemas derivados del apagón. / Gonzalo Núñez

La falta de suministro eléctrico no hizo distinciones. La empresa que se encarga de la obra de la biblioteca Torrente Ballester, en Ramal dos Galos, pudo continuar con los trabajos gracias al uso de generadores. Sin embargo, la oficina municipal de gestión tributaria –situada en el tramo superior de Eduardo Vincenti– tuvo que cerrar sus puertas y poner un cartel de “Cerrado por problemas técnicos”. En una situación parecida se encontraba el departamento municipal de Servizos Sociais, mantuvo abiertas sus puertas pero con una actividad muy limitada debido a que el sistema informático estaba caído.

[object Object]

El Concello de Bueu pone a disposición de los vecinos afectados la Oficina Municipal de Información ao Consumidor (OMIC) para que puedan tramitar sus reclamaciones. Los técnicos avanzan que en el caso de que esas quejas estén relacionadas con la pérdida de alimentos que estaban en neveras o congeladores es importante realizar fotos de esos productos en mal estado.

Una vista del interior de Casa Quintela, con varias velas en la barra.

Una vista del interior de Casa Quintela, con varias velas en la barra. / Gonzalo Núñez

[object Object]

El polígono industrial de Castiñeiras esta vez se salvó del corte de suministro eléctrico. En la mañana del jueves estuvo casi cuatro horas sin servicio y algunas fuentes señalan los trastornos que eso puede causar a algunas de las industrias. Ponen el ejemplo de uno de los astilleros, cuya maquinaria está siempre encendida –incluso por las noches con un sistema de stand by– debido al gran coste económico que supone su reinicio.