Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las cofradías de la provincia apuestan por una veda del pulpo de seis semanas

Reunión del sector cefalopodero esta semana en Bueu. | // GONZALO NÚÑEZ

Una veda de seis semanas de duración. Esa será la propuesta que la Federación de Cofradías de Pontevedra llevará a la reunión que el próximo lunes mantendrá con las federaciones del norte (A Coruña y Lugo) en busca de una postura común que plantear a la Consellería do Mar, que será la que tenga la última palabra en esta decisión. La reunión celebrada ayer por los cabildos de la provincia acabó con el acuerdo mayoritario de celebrar una veda de seis semanas, que se extendería desde el 20 de mayo al 4 de julio, en lo que supone una fórmula intermedia con respecto a la campaña pasada (9 semanas) y a la de hace dos años (4 semanas).

La postura de apostar por mes y medio de paro biológico es la misma que el martes acordó el sector de Bueu, en una medida que pretende dar tiempo a la regeneración del producto pero también aprovechar las próximas semanas para seguir sacando rendimiento a un producto muy demandado por los mercados.

De fructificar la posición de los cabildos pontevedreses la flota cerraría dentro de poco más de un mes una campaña que ha servido para recuperar uno de los recursos más valorados en la comunidad autónoma, y que en el caso de Bueu es su principal bandera. Tras la catastrófica campaña 2020-2021 la 2021-2022 ha ofrecido unos rendimientos más similares a años anteriores, tanto en capturas como en aprovechamiento económico, confirmando los buenos augurios.

La propuesta de la Federación de Pontevedra será extender el paro desde el 20 de mayo al 4 de julio

decoration

Las cifras no dejan lugar a dudas. En toda Galicia las capturas del cefalópodo han supuesto hasta la fecha algo más de 1,8 toneladas, con una facturación de 16,8 millones de euros. Los precios medios se situaron en los 9,20 euros (en los meses de 2021) y en los 9,03 (en 2022), con picos de 19,10 y 18,33 euros, respectivamente. En el caso de cabildo buenense los datos se enmarcan en esta misma línea de optimismo, con 109.019 kilos del apreciado cefalópodo en lonja para una facturación que supera el millón de euros para situarse en 1.058.773 euros. De julio a diciembre del año pasado los precios oscilaron entre los 6 y los 12 euros y este año entre los 6,10 y los 13, 50. En todo lo que va de campaña el precio medio se sitúa ligeramente por encima de la media gallega, en los 9,71 euros el kilo.

Con estas estadísticas la cofradía buenense ya supera los registros de las dos campañas anteriores, si bien aún está lejos de los números suscritos en la 2018/2019, cuando se subastaron 188.424 kilos en la lonja morracense con un beneficio de 1,76 millones de euros. Solo un año más tarde, en una campaña que se vio afectada por el inicio de la pandemia, los registros descendieron de forma importante, con 127.407 kilos de capturas y una facturación de 938.297 euros. Y la hecatombe llegó en la pasada campaña, cuando apenas se recogieron 59.429 kilos de pulpo y el rendimiento económico cayó en picado hasta los 511.920 euros.

El próximo lunes se tomará una decisión con el resto de cabildos gallegos

decoration

Fue a partir de ahí cuando se adoptó como medida drástica un paro de nueve semanas que, según se ha podido comprobar por las capturas de esta campaña, ha servido para regenerar la pesquería del pulpo y volver a convertirlo en uno de los productos estrellas de las cofradías gallegas. Ahora la intención es que esta recuperación se pueda mantener en el tiempo.

El próximo lunes se celebrará la reunión entre las tres federaciones de cofradías gallegas para unificar una postura y presentarla a la Consellería do Mar a fin de perfilar el próximo plan del pulpo.

Compartir el artículo

stats