Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La población de Bueu se sitúa por segunda vez por debajo de los 12.000 habitantes pese a un mínimo aumento

Vecinos caminando ayer por la calle peatonal Eduardo Vincenti, en el centro de Bueu. | // SANTOS ÁLVAREZ

Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) constatan la progresiva pérdida de población del Concello de Bueu, una situación que pese a una levísima mejoría en 2021, le lleva a cerrar por segundo año consecutivo por debajo de los 12.000 habitantes. Una situación completamente inédita en el último cuarto de siglo y que empieza a marcar una tendencia preocupante para el municipio más pequeño de la comarca.

Entre los años 1998 y 2013 hubo constantes fluctuaciones en el padrón municipal, con ligeros aumentos y bajadas de población. Pero desde 2014 el descenso es continuo y ha llegado a sus niveles más bajos en los ejercicios 2020 y 2021. Según el INE, la población de Bueu en esos dos ejercicios fue de 11.950 y 11.987 habitantes. Se trata de la primera vez en décadas, al menos desde 1998, en la que la cifra de residentes en el ayuntamiento baja los de la barrera de los 12.000 censados.

Los datos del INE y del propio Instituto Galego de Estatística (IGE) subrayan que en el pico máximo de población en Bueu se registró en 2001, con un total de 12.548 personas censadas. En esa serie histórica le siguen los años 2006, con 12.537 habitantes; 2005, con 12.528 habitantes; 2000, con 12.526 habitantes; 1999, con 12.517 habitantes y 1998, con 12.484. La última vez que Bueu registró una población por encima de las 12.400 personas fue en 2007, con un total de 12.440 censados.

A partir de ese momento el declive poblacional se hizo más pronunciado: progresivamente se fue alejando de la barrera de los 12.500 residentes, esfumándose la posibilidad de llegar en algún momento cercano a los 13.000, y cada vez se acercaba más al umbral de los 12.000. Hasta que finalmente se ha situado por debajo de esa frontera.

La segunda fecha clave es el bienio 2013-2014. En el primer año la población de Bueu se situó en 12.375 habitantes. A partir de ese momento es cuando comienza el constante descenso en el padrón municipal: 12.352 personas en 2014; 12.251 en el año 2015; 12.189 en el año 2016; 12.145 en el año 2017; 12.148 en el año 2018; 12.009 en el año 2019 y finalmente 11.950 en 2020 y una ligera recuperación en 2021 para acercarse de nuevo a la barrera de los 12.000 residentes.

La series demográficas del INE constatan a su vez otro dato relevante: la población del municipio se mantiene gracias a la llegada de personas de nacionalidad extranjera. Los residentes españoles empezaron a bajar de manera significativa a partir de 2008, con la eclosión de la primera crisis económica, y desde el año 2018 la cifra de habitantes nacionales está por debajo de los 12.000. Mientras, se observa el fenómeno inverso en el caso de la población extranjera. A finales del siglo XX no llegaba siquiera al medio centenar de residentes y ahora mismo está por encima de los 150 censados. El pico más alto se registró en el año 2013, con un total de 166 residentes extranjeros censados en Bueu. A partir de esa fecha se registran ligeras oscilaciones, con una caída hasta los 143 inscritos en 2017 y una posterior remontada.

El Concello quiere impulsar en As Lagoas un plan de vivienda protegida. GONZALO NUÑEZ

El Concello perfila un plan de vivienda protegida para intentar atraer residentes

El gobierno local BNG-ACB reconoce que los datos del INE son una constatación de una serie de indicadores negativos que se registran desde hace años. “Una de las razones de ese descenso de población está relacionada con el sector inmobiliario y con el coste del acceso a la vivienda, sobre todo para la gente más joven”, afirma el regidor municipal, Félix Juncal. Desde el bipartito aseguran que Bueu tiene la presión fiscal más baja del entorno, en especial en el caso del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), pero “los precios para la adquisición de una vivienda nueva o de segunda mano están en niveles exageradamente altos”.

Una de las alternativas que se maneja desde la administración local para paliar este problema pasa por impulsar un plan de vivienda protegida a través del Patrimonio Municipal do Solo (PMS). La primera intervención en la que se trabaja pasa por destinar a este fin uno de los solares municipales en el sector 1 del plan parcial de As Lagoas, donde actualmente hay un aparcamiento. “Desde el departamento de Urbanismo se está trabajando en el expediente, que esperamos poder impulsar a lo largo de los próximos meses”, afirma Juncal. Desde el gobierno reconocen que una de las incógnistas es cómo se enfocará este proceso, sobre todo después de que hace un año el IGVS (Instituto Galego de Vivenda e Solo) rechazase liderar un proyecto de estas características.

Compartir el artículo

stats