Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis demográfica

La comarca pierde población y en 2030 solo 14 de cada 100 vecinos tendrán menos de 20 años

A lo largo de 2016 O Morrazo perdió 32 habitantes, debido a la caída de Bueu y Moaña y pese al saldo demográfico positivo de Cangas -En 15 años, más de la mitad de los morracenses superarán el medio siglo

En menos de dos décadas el número de menores de edad caerá en unos 4.500 morracenses. // Gonzalo Núñez

La profunda y grave crisis demográfica que afronta Galicia se dejará sentir en los próximos años también en O Morrazo. Aunque con menos virulencia que en el caso autonómico, las proyecciones de población que hizo públicos el Instituto Galego de Estatística (IGE) son desalentadoras para la comarca. Y es que se espera que pierda hasta 6.730 vecinos en el año 2030, sumando únicamente 75.992 residentes entre Bueu, Cangas, Marín y Moaña.

Contando solo a Bueu, Cangas y Moaña, a lo largo de 2016 la población se contrajo en 32 vecinos y suman 58.231 habitantes. El padrón municipal recogido por el Instituto Nacional de Estadística (INE) refleja este decrecimiento, según los datos actualizados el pasado 19 de diciembre. La caída de la población en los últimos meses se debe al descenso registrado en Bueu y Moaña. En el primer caso se perdieron 62 habitantes y en el caso moañés se contabilizan 34 vecinos menos. Cangas, por su parte, sí que mantiene un crecimiento vegetativo en números verdes y su población creció en 64 personas en el último año.

En cifras absolutas, el padrón actual de Cangas, según el INE, asciende a 26.584 personas. Este organismo estatal cifra en 19.458 el número de moañeses (34 menos que hace un año) y en 12.189 el número de buenenses (62 menos que hace un año).

Pero no solo en términos absolutos O Morrazo sufrirá una crisis demográfica en los próximos años, sino que la estructura demográfica, establecida por grupos quinquenales de edad, refleja un envejecimiento de la población preocupante. En estos momentos, y contando a Marín, 15.099 morracenses son jóvenes de menos de 20 años. Esta franja de edad descenderá en 4.391 jóvenes en el año 2030.

Por el contrario, el número de mayores se disparará. Tomando como referencia la barrera de los 50 años, se proyecta que los vecinos con más de medio siglo a sus espaldas pasen de los actuales 32.232 a 40.611 en los próximos 15 años. Esto supone un incremento de 8.379 personas.

En términos porcentuales, este envejecimiento poblacional queda claramente de manifiesto. Y es que en 2030 las proyecciones de IGE desvelan que el 53,44% de los morracenses tendrán más de 50 años. Más de la mitad de la población se encontrará en edad de jubilación o cerca de jubilarse.

A esto hay que sumarle que el número de hijos por mujer caerá drásticamente. No en vano, para 2030 apenas 14 de cada 100 vecinos de la comarca tendrá menos de 20 años. En el otro lado de la balanza están los centenarios, cuyo número crecerá de los 21 actuales hasta los 74 morracenses que se espera que superen el siglo de vida en menos de dos décadas.

Hogares

La composición por hogares también se verá afectada por estos datos tan poco alentadores. El número total de hogares habitados descenderá para 2030 en 49 viviendas, hasta los 30.267. Además, se reducirá de forma drástica el número de aquellos hogares integrados por más personas. Así, se espera que haya 440 viviendas menos con cuatro o más residentes en su interior, apenas 9.254.

Por el contrario, seguirá en crecimiento el número de hogares habitados unifamiliares, alcanzando los 5.055. Un caso extraño hasta no hace mucho tiempo y en continuo crecimiento. Serán 274 más las viviendas con un único inquilino en su interior dentro de tres lustros.

Eso sí, alentado por el número de hogares con dos o tres personas, el tamaño medio de los domicilios en O Morrazo de 2030 será de 2,78 personas.

En toda Galicia el número de niños caerá en un 40% en apenas 15 años. Hasta 80 concellos perderán el 20% de sus habitantes, profundizando en una despoblación prácticamente irreversible en buena parte del rural de la comunidad.

Mientras la maternidad se retrasa a la población entre los 30 y los 39 años, esta franja de edad caerá casi a la mitad, por lo que la solución a este problema se antoja muy complicado de solucionar.

Compartir el artículo

stats