Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las placeras de Cangas paralizan las obras para canalizar las fecales, que se harán por las tardes

Reprochan al Concello y a la UTE que elijan las fechas navideñas para cortar el tráfico

Trabajadores de la UTE, en uno de los laterales de la plaza. | // G.N.

Una veintena de comerciantes de la plaza de abastos de Cangas interrumpieron ayer por la mañana las obras que realiza la UTE concesionaria del servicio del ciclo integral del agua, por encargo del Concello, para canalizar los residuos fecales que desembocan en la playa de O Señal y que la Xunta urge solucionar antes de fin de año bajo advertencia de más sanciones por incumplir la normativa sanitaria. Las placeras, que consideran inoportunos los trabajos por coincidir con las vísperas navideñas y ahuyentar a la clientela, abandonaron la protesta tras recibir el compromiso de la alcaldesa, Victoria Portas, de que los trabajos se realizarían por las tardes, fuera del horario del mercado, e incluso el lunes por la mañana, cuando la actividad comercial es menor.

Un grupo de vendedores insta a los operarios a paralizar la obra y reabrir el tramo de calle, ayer. | / FDV

El grupo de vendedores se echó a la calle a primera hora de la mañana al comprobar que el tramo que mira a Eugenio Sequeiros estaba cortado por las zanjas que abría la maquinaria y operarios de la empresa para colocar la nueva tubería en fechas que consideran poco apropiadas, aunque la afluencia de clientes era escasa y se mantuvo “floja” toda la mañana, según representantes del propio colectivo. La Policía Local habilitó un paso alternativo para los vehículos, aunque pronto lo levantó.

Desde el Gobierno local aseguran que las obras para corregir el vertido de residuos fecales al mar se demoraron para atender otras urgencias de canalización de servicios en la calle Noria y en Espíritu Santo, y urge acometerlas para dar respuesta al ultimátum de las autoridades sanitarias, que vence antes de que termine el año. La actuación proyectada consiste en canalizar las aguas pluviales y fecales por la red de saneamiento, evitando que vayan directamente a la ría, como sucede desde hace años.

Compartir el artículo

stats