Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de médicos deja a 2.500 moañeses sin doctor de tarde ni opción de cambiarse a la mañana

Usuarios, ayer, esperando fuera de la Casa do Mar de Moaña. | SANTOS ÁLVAREZ

El traslado de dos médicos del turno de tarde de Moaña a centros de salud de otros municipios, que se oficializó a comienzos de mes, deja a unos 2.500 pacientes sin médico de cabecera en la villa, a la espera de que el Sergas destine a nuevos facultativos a la Casa do Mar en horario vespertino. Esto hace que las citas estén cerradas, por ejemplo, para lo que queda de diciembre en el caso de muchos pacientes, que se ven frustrados cuando intentan concertar por internet una consulta rutinaria. El malestar entre los vecinos es todavía mayor después de que algunas familias tratasen de cambiar su médico de cabecera para la mañana sin que se lo permitan hacer, al estar supuestamente llenos los cupos de los doctores.

Por la tarde solo hay dos médicos y, al rotar los días libres, muchas jornadas como la de este lunes se trabajó con un solo doctor, de ahí que las listas de espera sean tan grandes. Los pacientes afectados no ocultan su malestar. “La lista de espera puede ser de dos a tres semanas, y eso si está abierta la solicitud de citas. Pedimos cambiar a la mañana y nos dicen que hay una orden del Sergas para que no se realicen estos cambios. No queremos entrar enfadados en el centro de salud, pero es algo inadmisible, porque estamos pagando cada mes por un servicio que no recibimos”, explica una familia del municipio que tenía su médico por la tarde.

Esta situación se suma a la escalada de contagios de COVID-19 por la sexta ola de la pandemia. “Si doy positivo de coronavirus y tengo que tramitar una baja para entregársela a mi empresa, no tengo a quien acudir”, lamentan desde la misma familia.

Otra usuaria no fue capaz de solicitar una cita, por falta de huecos, para recoger los resultados de una analítica. Debe seguir intentándolo. Muchos de los pacientes han presentado hojas de reclamaciones. El personal administrativo reconoce el enfado de los usuarios de la tarde, mientras esperan que se cubran lo antes posible las plazas que quedaron vacantes. El Sergas, por su parte, se enfrenta a un grave problema de falta de facultativos disponibles.

Desde el centro de salud también reconocen que estas largas listas de espera generan muchos problemas con la tramitación de bajas, partes y con el seguimiento de los vecinos que son positivos por COVID así como de aquellos que están en cuarentena por haber tenido contacto con un positivo. Las dificultades para hablar directamente con el personal que trabaja en Moaña por el nuevo sistema de citas implantado por el Sergas hace que muchos vecinos que están contagiados con el virus acaben acercándose al centro de salud, con el riesgo que supone para los trabajadores.

Son por tanto cerca de 2.500 las cartillas que están ahora sin médicos. Para solventar el problema se realizan prolongaciones con otros facultativos que acuden en días sueltos a Moaña, pero solo pueden atender a un número limitado de pacientes y sin ver a las urgencias.

Esto, en la práctica, supone que el servicio de urgencias por las tardes también está centralizando en el Punto de Atención Continuada (PAC) de Cangas, sumándose al traslado decidido desde abril de 2020 durante las noches, los festivos y los fines de semana. La intención de centralizar el PAC en Cangas partió del poco espacio en Moaña para atender a pacientes con síntomas compatibles con COVID. En las últimas dos semanas, miles de moañeses salieron a la calle para exigir que la Xunta devuelva a la villa esta atención urgente.

El incremento de los contagios se traslada a Cangas y la comarca cuenta ya con 664 positivos

Bueu y, sobre todo, Moaña son los dos municipios que asumieron la mayor parte de los contagios de COVID-19 en O Morrazo desde comienzos de la sexta ola. Sin embargo, la incidencia acumulada se está disparando ahora en Cangas. En las últimas 24 horas son 13 más los contagiados en la comarca y todos ellos son vecinos de Cangas. En concreto esta villa suma 243 positivos, 15 más que ayer. Hasta 147 cangueses se contagiaron en la última semana y la incidencia acumulada escala hasta los 916 casos por cada 100.000 habitantes. Aunque la velocidad de contagio parece haberse frenado, la incidencia en Moaña y Bueu todavía sigue disparada. Así, son 272 los positivos en Moaña, dos menos que ayer. Hasta 122 se contagiaron la última semana. La incidencia acumulada es de 1.423 casos cada 100.000 habitantes. En Bueu, por su parte, no se produjo ninguna modificación con respecto a los datos de ayer, con 145 positivos según el mapa del Sergas y un total de 60 vecinos que contrajeron el virus la última semana. La incidencia en Bueu está ya en 1.207, también con una de las peores situaciones sanitarias de toda la provincia de Pontevedra.

Compartir el artículo

stats