Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Juzgado de Paz de Bueu amenaza con ir a Inspección de Trabajo por su “nefasto” estado

La jueza de paz, Pepa Celard, muestra el armario archivador donde se guardan los libros del juzgado. | // GONZALO NÚÑEZ

El personal que trabaja en el Juzgado de Paz de Bueu ha dado un mes de plazo al Concello para que cumpla con los compromisos adquiridos en una visita realizada en mayo. En caso contrario, acudirán a la Inspección de Trabajo para denunciar las “condiciones nefastas” en las que tienen que desarrollar su labor y el estado en el que se encuentra una gran parte de la documentación histórica que se almacena en el lugar, con partidas de nacimiento y defunción y certificaciones desde finales del siglo XIX.

Las trabajadoras de la sede judicial, con el apoyo de la juez de paz titular, elevaron un escrito al Concello a través del Rexistro Xeral en el que hacen constar las deficiencias y los problemas aún sin resolver. El personal cuenta con el respaldo del Sindicato de Trabajadores de la Administración de Justicia (STAJ), que también presentó un escrito de características similares.

Uno de los extintores, con la fecha de revisión para el 5 de julio de 1989. Gonzalo Núñez

Después de las quejas hechas públicas en el mes de mayo sobre sus condiciones precarias, responsables municipales y técnicos acudieron a comprobar las instalaciones. También el dueño del bajo, situado en la Avenida Montero Ríos. “Por parte del propietario se procedió a subsanar parte de las deficiencias de la Sala de Vistas, quedando pendiente a día de hoy, entre otras, la ventilación del local, que no cumple con ninguna de las medidas de prevención”, señalan.

En el Juzgado de Paz confluyen competencias tanto de la Xunta de Galicia como del Concello. Desde la administración autonómica se desplazaron también técnicos para comprobar las dependencias y confirmaron que todo lo relativo al mobiliario es de responsabilidad municipal. El personal solicita “a la mayor brevedad posible” la renovación de armarios, sillas, archivos, acumuladores de calor y extintores porque ninguno de estos elementos cumple la normativa de higiene y salud en el trabajo. Especialmente grave es el caso de los extintores, que según la tarjeta de revisión están caducados desde hace más de 30 años. La última revisión tenía que efectuarse en julio de 1989.

El estado en el que se encuentran muchos de los libros de registro del Juzgado de Paz de Bueu. Gonzalo Núñez

Los armarios del Juzgado de Paz almacenan tomos con documentación desde finales del siglo XIX, unos libros de registro que se encuentran en estado “lamentable” debido al paso del tiempo. El personal recuerda en el escrito dirigido al Concello que desde la administración local se comprometieron a la encuadernación de estos volúmenes para preservarlos en mejor estado, aunque de momento sin ningún paso al respecto. Lo mismo ocurre con la dotación de una fotocopiadora multifunción.

Las trabajadoras de las dependencias judiciales argumentan que desde esa inspección ha pasado el suficiente tiempo para que se atendiesen, al menos en parte, sus demandas. Por ello ahora dan un paso adelante y en el escrito presentado a través del Rexistro Xeral ponen de manifiesto su intención de acudir a otras instancias. “En el caso de no tener respuesta en el plazo razonable de un mes se procederá a poner la situación en conocimiento de la Inspección de Trabajo”, advierten.

Compartir el artículo

stats