Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El juzgado de paz de Bueu, en precario

El desprendimiento del falso techo por la humedad es uno de los problemas del local.

El desprendimiento del falso techo por la humedad es uno de los problemas del local. Gonzalo Núñez

El Concello de Bueu ha encargado a sus servicios técnicos la elaboración de un informe acerca de las deficiencias del inmueble que acoge el juzgado de paz a fin de exigir a la Xunta de Galicia la subsanación de las mismas. El alcalde buenense, Félix Juncal, visitó ayer las instalaciones acompañado del concejal de Cultura, Xosé Leal, y del arquitecto técnico municipal, Alfredo de la Campa, a fin de conocer in situ la problemática de la sede, a petición de la jueza de paz.

El regidor recordó que el papel del concello es el de asumir los costes de los servicios y alguna reparación, pero que las obras necesarias son de mejora y acondicionamiento del local, y esa es una competencia que corresponde a la Consellería de Xustiza de la Xunta de Galicia. El local, situado en un bajo de la calle Montero Ríos, a la altura de Pescadoira, “no reúne las condiciones mínimas para poder desarrollar unos ratios de calidad acordes a los tiempos actuales”, según manifiesta Juncal, que augura que si no se opta por un cambio de ubicación sí habrá que al menos realizar un acondicionamiento importante.

Un momento de la visita de Félix Juncal, Xosé Leal y el arquitecto técnico municipal al juzgado de paz. Gonzalo Núñez

Entre las deficiencias existentes se encuentra el desprendimiento de una parte del falso techo de la sala de las audiencias, donde se celebran las bodas civiles. La causa puede ser una fuga de agua procedente, posiblemente, de las bajantes de pluviales, que ocasiona goteras puntuales en los días de lluvia. Además, se ha comprobado la inexistencia de un adecuado sistema de ventilación, ni natural ni por medios mecánicos. “Es un inmueble de unos 25 metros de fondo y el único aire entra por la puerta y por una ventana en el otro extremo que debe estar cerrada”, señala. Asimismo, el mobiliario y el equipamiento son obsoletos y se hallan en un deficiente estado.

La falta de ventilación, las goteras y un mobiliario deteriorado son algunos de los problemas

decoration

Lo que sí asumirá el concello buenense y con un carácter inmediato es la sustitución de la fotocopiadora por una nueva de carácter multifunción y con capacidad para trabajar con formatos más grandes, lo que facilitará de forma considerable los estándares laborales. Sin embargo, existe preocupación por el estado de los fondos del juzgado de paz, con documentación que data de 1885 y que es necesaria conservar. La digitalización de estos documentos se ha hecho solo a partir de 1950, por lo que se requiere una intervención para garantizarse la pervivencia del resto de fondos. En este sentido el concello también encargará un informe sobre el estado del archivo y las opciones para poder digitalizarlo, a fin de remitirlo posteriormente a las autoridades autonómicas.

Compartir el artículo

stats