Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moaña recela de la propuesta de la Xunta para cederle el castro de Domaio

Estructuras excavadas en el 2016, con la Autovía do Morrazo al fondo. | G.N.

El gobierno local de Moaña acoge con escepticismo la propuesta de cambio de titularidad de los terrenos ocupados por el castro de Montealegre que le formuló por escrito esta semana la Axencia Galega de Infraestruturas. Este organismo autonómico propuso, como solución para facilitar el uso cultural del yacimiento y propiciar su mantenimiento, que el Concello pase a ser el titular total de los terrenos de forma gratuita. La alcaldesa, Leticia Santos, solicitó una reunión con la conselleira, Ethel Vázquez, en cuanto recibió la propuesta, con el objetivo de aclarar los pormenores de la misma.

Aunque no se niega de primeras a asumir la titularidad de los terrenos, la regidora se muestra cauta y teme que el complejo mantenimiento sea difícilmente asumible por el Concello. “Lo que nos preocupa es el bien patrimonial, como demostramos siempre, y es importante no ponerlo en riesgo por una gestión deficiente”, alerta. Santos se muestra crítica con el “retraso de un año por parte de la Xunta para ofrecernos una forma de mantener un bien que se encuentra ahora afectado por la maleza”.

Tampoco entiende, el bipartito moañés, lo que considera un “cambio de criterio” de la Xunta, pues hace un año en la reunión con Patrimonio lo que se puso sobre la mesa fue “un convenio a tres partes, entre Xunta, Concello y comuneros de Domaio, con una autorización permanente para tareas de mantenimiento común que incluyesen ya las salvedades impuestas por Patrimonio y evitar así la petición constante de permisos a esta administración”. Con la fórmula propuesta ahora, de una segregación de este monte de Domaio para cedérselo al Concello, “se deja fuera a los comuneros. Hay que recordar que el único acceso al yacimiento es por unos terrenos privados de la Comunidade de Montes”. En concreto se entra a través de la explanada de A Fontenla, en donde se habilitaron dos arcos de madera con paneles explicativos sobre el poblado galaicorromano, que estuvo habitado entre los siglos I a.C y I d.C.

Una vez mantenida la reunión con la consellería, el Concello estudiará las posibilidades de encajar los terrenos a nivel jurídico y presupuestario, aunque entiende que será algo complejo. “El castro de Montealegre debe tener garantizada la protección que se merece, y no está claro que el Concello tenga capacidad para ello”, añade Santos mientras apunta a lo triste que sería echar a perder tanto trabajo por salvar y sacar a la luz esta riqueza arqueológica.

Para plantear la cesión, desde la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade alegan que en su momento esta superficie fue expropiada “para formar parte del dominio público viario de una carretera de titularidad autonómica”, pero ahora el destino del monte es otro muy distinto, pues debe convertirse en espacio de visitas culturales, “lo que no entra dentro de las competencias de la Axencia Galega de Infraestruturas”.

Tras la inversión de la Xunta, de 280.000 euros, para excavar y poner en valor el yacimiento sobre el túnel de Montealegre, así como la identificación y señalización de los petroglifos de la zona, son dos las áreas que se pueden ver de este antiguo poblado. Una la integran las estructuras excavadas por Antón Losada Diéguez en 1925 y la otra aquellas que aparecieron durante los trabajos acometidos en 2016 para su catalogación previa al desdoblamiento del Corredor en una Autovía. La riqueza de las piezas encontradas llevó a los vecinos a pedir y lograr su salvación.

Aparecieron piezas como una escultura antropomorfa de piedra, muchos restos de cerámica y de objetos metálicos o un empedrado de acceso.

Compartir el artículo

stats