Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La maleza “se come” el castro de Domaio con Xunta y Concello a la espera de un acuerdo

La maleza, ayer, rodeando las viviendas descubiertas en la excavación, con la Autovía al fondo.

El yacimiento castreño de Montealegre, en Domaio, está prácticamente listo desde el verano de 2020, cuando se acabaron las excavaciones arqueológicas contratadas por la Xunta de Galicia después de que la presión vecinal consiguiera salvar las dos zonas excavadas durante las obras de conversión del Corredor do Morrazo en la actual Autovía. Sin embargo, y pese a tener los paneles informativos en el acceso y a lo largo de todo el recorrido ya instalados, la actuación no llegó a ser inaugurada oficialmente. Ahora, un año después de que concluyesen los trabajos, la maleza se adueña del recorrido señalizado y desde la Asociación de Veciños de Domaio “Monte Faro” exigen por escrito una limpieza. Acuden al Concello para que éste reclame la actuación a Patrimonio.

Las estructuras más altas, con uno de los paneles informativos. Fran G. Sas

El gobierno local señala que nadie se encarga del mantenimiento del yacimiento desde el fin de las excavaciones. Desde diciembre el bipartito espera a que la Xunta le envíe una propuesta de convenio a tres partes, que involucraría al Concello y a la Comunidade de Montes de Domaio. El Concello se encargaría del mantenimiento y limpieza regular del área arqueológica; los comuneros de facilitar el acceso por el Mirador da Fontenla, que es de su propiedad; y la Xunta de acometer las reparaciones y mejoras que requieran una inversión destacada.

El empedrado de acceso que apareció durante los trabajos arqueólogicos. Fran G. Sas

En diciembre responsables de la Consellería de Infraestruturas y de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural se reunieron en la sede de la Xunta en Vigo con representantes del gobierno local y de los comuneros para plantear ese convenio “y desde entonces seguimos esperando por él”, argumenta la alcaldesa, Leticia Santos.

El bipartito asegura que, antes de firmar el futuro convenio se exigirá a Patrimonio “una limpieza previa, para entregarnos el espacio en buenas condiciones”, asimismo, desde el Concello plantearon como obligatoria la aprobación por parte de Patrimonio de un plan de mantenimiento, para evitar el trámite de pedir autorización cada vez que se actúa para atajar la maleza.

Finalmente, otro punto que quedó pendiente de valoración por la Xunta tras la reunión de diciembre, fue la petición moañesa de dotar al espacio con un guía que se encargue de explicar el castro y los petroglifos recuperados a los visitantes, y que debería operar durante los meses de verano.

Además de unas escaleras de bajada al yacimiento, las excavaciones habilitaron un recorrido circular que permite acceder a las estructuras de vivienda de la ladera oeste a través del enlosado descubierto. También se recuperaron las viviendas de la parte alta, documentadas por el histórico intelectual galleguista Antón Losada Diéguez en un trabajo de investigación realizado entre 1925 y1926. La Xunta invirtió 280.000 euros en estas excavaciones. El poblado data de los siglos I a.C y I d.C.

Compartir el artículo

stats