Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El río de Vilariño aparece teñido en la desembocadura y la Policía lo investiga

Los vecinos dicen estar “hartos” de la situación y exigen soluciones

El río bajaba turbio a primera hora de la tarde de ayer. | // G.M.P.

Agentes de la Policía Local de Cangas se trasladaron a última hora de la mañana de ayer al lugar de Vilariño para tomar datos de un supuesto vertido al río, que presentaba un color parduzco en el tramo previo a su desembocadura en la playa. Fueron alertados por vecinos de la zona, que se percataron de la situación a mediodía, sin poder determinar la procedencia. Desde la asociación Pedra Amarrada mostraron su malestar por una situación “que se repite cada dos por tres”, ya sea por problemas en el pozo de bombeo o por vertidos intencionados, sin que las administraciones logren atajarlo, y urgen “soluciones”.

Los afectados exigen responsabilidades y acabar con un problema que afecta negativamente al medio natural y a recursos económicos vitales para la economía local, como son la pesca y el marisqueo, además de las consecuencias sanitarias y de imagen de la zona. La situación, como también han denunciado distintos grupos políticos, no es nueva y ahí reside parte de su gravedad. Basta con repasar la hemeroteca para encontrar titulares de prensa similares en la última década, y con gobiernos de distinto signo político. “Vilariño denuncia vertidos en el río”, Vecinos de Vilariño denuncian la presencia de fecales en la laguna”, “Vertido de fecales en Vilariño durante más de tres horas, “Pedra Amarrada analiza hoy en asamblea los vertidos contaminantes en Vilariño”, “Vecinos de Vilariño, “hartos” de los vertidos contaminantes al río, barajan movilizarse”, “Vecinos de Vilariño reclaman medidas efectivas para frenar los vertidos al río”, “Cangas paga 2.500 euros a Medio Ambiente por otro vertido de aguas residuales en Vilariño...”, son algunos de los titulares.

Compartir el artículo

stats