Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aluvión de denuncias políticas y sociales por el “atentado medioambiental” de la playa de Rodeira

El movimiento der arena con máqinas excavadoras "modificó el perfil del sistema dunar", denuncian. | // G.N.

La explanación de unos 2.500 metros cuadrados del arenal de Rodeira y la eliminación de especies vegetales para acondicionar una zona de práctica deportiva ha desatado duras críticas del vecindario, así como de colectivos sociales y políticos, que lo tachan de “atentado medioambiental” y exigen que se revierta a su estado original y que se depuren responsabilidades. El asunto ha llegado ya, por distintas vías, al Servicio Provincial de Costas del Estado, a la Dirección Xeral de Patrimonio Natural de la Xunta y al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, mientras los ediles de Urbanismo e Deportes, Eugenio González, y Medio Ambiente, Pilar Nogueira, justifican la actuación por llevarse a cabo en la zona “de menor impacto” de la playa y para “dinamizar el entorno” dotándolo de un campo de juego que acogerá el fin de semana el campeonato de balonmano playa que organiza la Mancomunidade do Morrazo y, proximamente, una combinación de voley playa, futvoley y tenis playa del programa “Verán Deportivo” que promueve la Diputación.

"Aquí había dunas", escribe una vecina sobre la arena para denunciar las obras realizadas. | // G.N.

La primera denuncia, y la más exhaustiva, fue presentada de madrugada por el grupo de anillamiento de aves Anduriña ante todos los organismos con competencias en la materia. Refieren unas obras realizadas “con maquinaria pesada en DPMT [dominio público marítimo terrestre], con destrucción de hábitat prioritario de la Unión Europea y eliminación de especies catalogadas”. Exponen que las excavadoras realizan trabajos de movimiento de arena, “eliminando la vegetación y modificando el perfil del sistema dunar”, y auguran que los próximos temporales movilizarán la arena fuera de la playa, por falta de sostén. Entre otras, se arrancaron “unos 50 ejemplares de xesta de playa (Cytisus insularis), incluida en el catálogo gallego de especies amenazadas y en peligro de extincion”. Aseguran que la Policía Local les confirmó que la obra es del Concello y que cuenta con los pertinentes permisos de Costas, lo que ponen en entredicho.

Desde Anduriña demandan al Servicio Provincial de Costas el balizamiento de la zona afectada y que se obligue al Concello “a restituir la pendiente original de forma inmediata”, con supervisión técnica. También que se prohíba usar ese espacio “hasta que se recupere de forma efectiva”, y se utilicen mecanismos para favorecer la “colonización natural” desde los dos extremos que no han sido alterados. Al mismo tiempo, reclaman que se abra un expediente sancionador y, en caso de que se haya autorizado al Concello a realizar la obra, aportar esa documentación.

La denuncia se ha trasladado, además, a la Dirección Xeral de Patrimonio Natural, a la que se insta a instruir expedientes sancionadores y de reposición “de acuerdo a la gravedad de los hechos denunciados”, y en particular por la eliminación de especies de flora protegida. También al Seprona para que identifique a los responsables y remitan el asunto a la Fiscalía de Medio Ambiente por la supuesta comisión de delitos contra la ordenación del territorio y destrucción del hábitat y los recursos naturales.

Un grupo de niños jugando, ayer, en el espacio explanado por las excavadoras en la playa de Rodeira G.N.

Avante! lo tacha de “muy grave” y exige dimisiones

Las críticas por las obras en la playa de Rodeira llegan también desde todos los grupos políticos de la oposición. Entre las más duras, las de Avante!, que califica como “muy grave” lo acontecido y considera que de esos hechos “deben derivarse responsabilidades políticas" que pasan por la inmediata dimisión de los concejales de Urbanismo e Deportes, Eugenio González; Medio Ambiente e Mar, Pilar Nogueira, y Obras e Infraestruturas, Ingrid Loredana Oprea, los tres del PSOE. De González, por ser “el ideólogo y promotor de esta aberración” y por representar “la peor cara de un desarrollismo incontrolado y depredador”. De Nogueira, como “responsable principal de la conservación del medio natural dentro del gobierno y de supervisar esta actuación”. Y de Oprea, como “responsable material” de su ejecución, como edila de Obras.

Piden renunciar al torneo y reponer lo dañado

El listado de responsables, en distinto grado, que fija Avante incluye a Aurora Prieto, edil de Servizos e Turismo, por dar “justificación legal” a dichas obras con una autorización para la limpieza manual de las playas, y le pide la “rectificación inmediata y la condena pública” de los hechos, además de la reposición de lo dañado. A Mariano Abalo, concejal de Facenda, lo considera “responsable de la asignación y autorización de fondos necesarios” para la obra, pide su condena pública y la puesta a disposición del dinero necesario para revertir esa actuación. Y a la alcaldesa, Victoria Portas, la señala como “responsable subsidiaria” de lo acontecido, como máxima autoridad del Concello. “Pedimos la expulsión de estas personas del Gobierno de Cangas, de no acceder a la dimisión solicitada”, y que la Alcaldía renuncie a celebrar el campeonato de balonmano y reponga los bienes dañados, demandan.

Compartir el artículo

stats