Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cangas ofertará a la baja 12 puestos de venta para reactivar la plaza de abastos

Puestos de venta cerrados en la plaza de abastos de Cangas. | // G.NÚÑEZ

Una docena de puestos de venta en la plaza de abastos de Cangas permanecen cerrados tras finalizar el período de las concesiones otorgadas por el Concello o porque sus titulares renunciaron a ellas antes de la caducidad. Una situación que no favorece la actividad en el mercado municipal y que priva al Concello de unos ingresos que podría invertir en el mantenimiento y promoción de las instalaciones, por lo que en los próximos meses hará un nuevo intento de adjudicarlos por precios sensiblemente inferiores a los de anteriores convocatorias, acordes con la reducción de los años hasta la fecha de extinción, que es 2035.

Así, cinco de los siete puestos de pescadería que se ofertan, con una superficie de 3,24 metros cuadrados y ubicados en el edificio principal, saldrán a concurso por un mínimo de 5.155 euros, y por otros dos de las mismas características se podrá pujar a partir de 4.639 euros, una leve minoración por su ubicación en el anexo. Con respecto a las carnicerías, los cuatro puestos vacantes, de 11,47 metros cuadrados, tienen una valoración individual por parte de los técnicos municipales de 9.447 euros. El precio por metro de las pescaderías (1.591 euros) casi duplica al de las carnicerías (833 euros), según las estimaciones en función de su renta potencial.

El Concello también sopesa sacar a concurso una frutería que permanece cerrada sin que se haya extinguido la concesión, aunque esperará a conocer si la familia de su titular quiere mantenerla, según señala la concejala delegada, la socialista Sagrario Martínez, que apuesta por “revitalizar” la plaza de abastos a corto plazo, aunque no pone fecha para la adjudicación de estos puestos porque las previsiones han variado debido a la pandemia de COVID-19 y la evolución sanitaria marcará los plazos. El Concello tiene practicamente elaboradas las bases del concurso, pero el procedimiento no rematará, previsiblemente, antes del verano.

Los precios que se fijarán en la próxima convocatoria se reducirán en torno a un 20% con respecto a la anterior, cuando oscilaron entre 5.711 euros y 6.346 para las pescaderías y un mínimo de 11.638 euros para las carnicerías. El objetivo, como ya adelantó la edil, es recuperar la actividad en los puestos cerrados y dinamizar el mercado municipal, pues entiende que el aumento de la oferta de vendedores y productos y su atención diaria, excepto los domingos, animaría la demanda.

Llama la atención que los puestos de frutas sean ahora los más demandados en el Concello, cuando en 2005 había 11 vacantes –entonces ubicados en la planta superior del mercado– frente a solo tres pescaderías y ninguna carnicería. También que los precios eran entonces superiores, ya que los puestos de pescado se ofrecían desde 8.804 euros y no se aceptaban pujas inferiores, mientras que las fruterías partían de 6.379 euros.

Guardias civiles patrullando, ayer, en el mercadillo ambulante. | // G.NÚÑEZ Gonzalo Martínez

Exceso de metros y carteristas en el mercadillo

Los conserjes municipales, así como la Policía Local y la Guardia Civil, se desplegaron ayer para hacer respetar las medidas de seguridad en la plaza de abastos y el mercadillo ambulante. En las instalaciones municipales la jornada transcurrió con relativa normalidad excepto en momentos “puntuales” a media mañana por la mayor afluencia de clientes, aunque sin superar el aforo máximo permitido, por lo que no fue necesario cerrar puertas. Con respecto al mercadillo, las actuaciones se centraron en hacer guardar la separación entre puestos que se prolongan hacia espacios vacantes, la distancia social, sobre todo en las liquidaciones de prendas “a granel”, vigilar y tramitar varias denuncias por hurto de carteras.

Compartir el artículo

stats