Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El caso de Ence impide el apoyo unánime a la industria frente a la Ley de Cambio Climático

El pleno telemático durante una intervención de José Fervenza.

La Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica que está ultimando el Gobierno central cayó como una bomba en el sector industrial ubicado en terrenos de Costas en el litoral gallego, que corre riesgo de desaparición ante el polémico artículo 18. Al menos tres empresas de O Morrazo están amenazadas por esta ley. El asunto llegó ayer al pleno de Moaña con dos mociones distintas y, pese a los muchos acuerdos entre todos los grupos, el consenso no fue posible en ninguna de las dos mociones presentadas. Todos los grupos menos el PP apoyaron la petición del BNG para exigir al Gobierno central añadir, al famoso artículo, un texto que deje claro que las empresas de la industria del mar como plantas de acuicultura, cocederos o depuradoras de marisco queden excluidas de estas medidas.

Incluso el PSOE votó a favor de la petición nacionalista. La portavoz socialista, Marta Freire, reconoció que la ley “no puede perjudicar a la industria del mar”. Defendió, sin embargo, la conveniencia de una normativa “para luchar contra el cambio climático”.

Sin embargo, el acuerdo no fue total entre todos los grupos y el PP votó en contra por no recoger un apoyo a la empresa de pasta de papel Ence.

Algo similar ocurrió con la primera moción sobre la polémica ley estatal en tramitación. Y es que el PP solicitó la supresión de los puntos 3 y 4 del artículo 18 por la inseguridad jurídica que genera para la industria en zona de Costas. Los populares reclamaban también un apoyo a la empresa Ence para garantizar su continuidad. El concejal, Víctor Carballal, aludió al apoyo que tienen los trabajadores de Ence por parte de las cofradías y a que “muchos trabajadores de esta empresa son vecinos de O Morrazo”.

Sin embargo, XM se abstuvo y BNG y PSOE votaron en contra. Las dos formaciones que sostienen el gobierno bipartito se mostraron totalmente contrarios a que Ence continúe con su actividad en el borde litoral de la ría de Pontevedra. La socialista Marta Freire señaló, ante el PP, que “no queremos que el litoral gallego se convierta en un polígono industrial”. Desde el BNG, Odilo Barreiro nombró a antiguos altos cargos del gobierno del PP que están en el consejo de administración de Ence y aseguró que apoyar a esta empresa “es lo único que le preocupa al PP”.

Compartir el artículo

stats