Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moaña pagará a Aqualia 44.570 euros por los cierres de la piscina

La piscina estuvo cerrada en enero y febrero. /G.N.

La piscina estuvo cerrada en enero y febrero. /G.N.

El Concello de Moaña pagará a la empresa concesionaria de la piscina, FCC-Aqualia, un total de 44.570 euros en concepto de indemnización por el cierre de este servicio decretado en la primavera de 2020, como consecuencia del Estado de Alarma impuesto por el Gobierno central para controlar la primera ola de la pandemia de COVID-19.

El propio decreto del Estado de Alarma recogía la posibilidad de indemnizar a las empresas concesionarias por las inversiones realizadas en el mantenimiento de equipamientos públicos durante un periodo que no podían explotar comercialmente. Ante esto, Aqualia presentó una solicitud de indemnización que la Intervención del Concello estuvo analizando durante semanas, hasta establecer la cantidad que sí se puede achacar al mantenimiento de la piscina durante el cierre. La petición de la empresa ascendía a 57.300 euros, por lo que no logró que el Concello le abonase todo lo solicitado. El pleno reconocerá esta tarde, al menos con los votos a favor del equipo de gobierno bipartito, el pago de estos 44.570 euros. Anoche en una comisión de dictamen de los asuntos del pleno de hoy se incluyó está indemnización en el orden del día por la vía de urgencia. El concejal de Facenda, Aldán Santamarina, alegó que el informe de Intervención al respecto se concluyó este mismo martes día 23. Los ediles de la oposición -XM y PP- anunciaron que se pronunciarían en pleno sobre este pago, pero todo apunta a que ambos votarán en contra.

De hecho, el PP adelantó esta misma mañana su postura en contra al considerar un "escándalo" que el gobierno local destine "casi 50.000 euros del dinero de los vecinos a ayudar a una multinacional, tanto como lo que va a destinar a todos los comercios y autónomos de Moaña". Critican, los populares, que "FCC se lleve los beneficios en los años buenos y el resto de vecinos paguemos los meses malos por la pandemia". Aluden directamente a la alcaldesa, Leticia Santos, para señalar que "para ella una multinacional vale tanto como los cientos de autónomos y empresas de Moaña".

Sin embargo, puede que no sea la última indemnización a Aqualia por este concepto. Sin ir más lejos, en enero y febrero la piscina estuvo cerrada por la tercera ola y cumpliendo con las restricciones de la Xunta, por lo que es posible que la empresa concesionara solicita nuevos pagos por estas pérdidas.

Compartir el artículo

stats