Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moaña abre sus tres nuevos paseos marítimos

La senda transcurre paralela a las dunas recuperadas.   | // G. NÚÑEZ

La senda transcurre paralela a las dunas recuperadas. | // G. NÚÑEZ Fran G. Sas

Los moañeses acaban de ganar tres zonas para caminar cerca del mar, justo cuando más falta hacen los espacios públicos debido a la necesidad de salir a la vía pública manteniendo la distancia social con el resto de vecinos que proponen las autoridades sanitarias para evitar que se propague el COVID-19. Se trata de los paseos de A Xunqueira, el nuevo de Samertolaméu y la deseada tercera fase del paseo de Domaio.

A lo largo de enero acabaron los trabajos en los tres puntos, después de extenderse más de la cuenta debido a los atrasos provocados por los temporales de este invierno. El gobierno local, sin embargo, no puede realizar una inauguración formal de momento, debido a la imposibilidad de reunir a colectivos vecinales en las sendas.

La renovación integral del paseo de la playa de A Xunqueira y la construcción del nuevo tramo por el perfil litoral de Samertolaméu se enmarcan dentro de la misma inversión. El Concello había adjudicado las obras por 326.285 euros a Construcciones Fechi. Los trabajos comenzaron en plena temporada de verano, el mes de agosto, precisamente para minimizar el impacto de las lluvias. Se sustituyó la antigua estructura de madera, que exigía reparaciones constantes al Concello en la última década.

Solo en la playa de A Xunqueira los moañeses ya cuentan con 1.200 metros lineales de paseo, que se habilitaron con una senda de planchas de hormigón recubiertas de zahorra compactada. Es habitual ya ver a caminantes por la zona en los ratos en los que la lluvia de las últimas semanas ofrece algo de tregua a la comarca. Solo falta por realizar la conexión para la nueva iluminación. El Concello todavía no la hizo efectiva al estar en vigor el toque de queda que impide a los vecinos caminar en horario nocturno.

El itinerario de Samertolaméu, ayer, muy concurrido. | // GONZALO NÚÑEZ

El nuevo tramo en Samertolaméu, por su parte, va desde la antigua isla hasta la desembocadura del Río do Barranco, suma otros 600 metros de longitud y cuenta con una senda de zahorra a la altura de toda la explanada ganada en su día al mar mediante un relleno. Discurre paralelo a las dos playas artificiales creadas por Portos de Galicia con la arena retirada en sendos drenajes en el muelle de pescadores de Meira. Además, el itinerario se completó con nuevos bancos realizados en bloque de piedra. Las lluvias retrasaron también la reposición de la hierba del resto de la explanada, que todavía tardará un tiempo en recuperarse del paso de la maquinaria.

El nuevo tramo del paseo de Domaio, ya en uso. | // GONZALO NÚÑEZ

Finalmente, en este comienzo de año se acabó el entronque del paseo de Domaio con la carretera general PO-551 a través de la bajada al muelle de bateeiros de la parroquia. Esto permitió dar por finalizadas las obras de la tercera y última fase de la senda litoral de Domaio, por la que los vecinos llevan esperando una década.

Las obras habían comenzado en el mes de junio. El Concello logró financiar los trabajos por su cuenta tras solicitar la cesión de los terrenos a Portos de Galicia. Habían sido necesarios dos años de negociaciones en los que el Concello acusó a Portos de bloqueo político. La intervención de la Asociación de Veciños O Monte Faro fue esencial para lograr, en su día, un desbloqueo de los trabajos. Se completaron los 200 metros de paseo, entre el club de jubilados y el muelle de bateeiros. Además, se habilitó una zona de aparcamiento con capacidad para 50 plazas.

Compartir el artículo

stats