Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Charlina Vitcheva Directora general de Asuntos Marítimos y Pesca (DG Mare) de la Comisión Europea

“El reglamento es claro; se prohíben todas las artes de fondo, incluido el palangre”

“Todo el mundo admite, incluido el sector, que la pesca tiene un impacto en el medio”

Charlina Vitcheva, responsable de la DG Mare.

La directora general de Asuntos Marítimos y Pesca (DG Mare) de la Comisión Europea, Charlina Vitcheva, visitó Vigo por primera vez este mes. En su periplo mantuvo una reunión de tres horas con el sector, la Consellería do Mar y la Secretaría General de Pesca, con el veto a la pesca de fondo en varias áreas. Su primer apunte es que Bruselas propone 87 áreas y no 94 como figura en el mapa creado por el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES).

–¿Qué es lo más importante que ha descubierto en su primera visita a Vigo?

–He visitado el Puerto de Vigo con su lonja y me ha impresionado la vitalidad del sector y el potencial de innovación.

–Destacó el diálogo con la flota pesquera, ¿qué le han enseñado?

–Valoro el diálogo abierto que hemos mantenido con el sector, así como con las autoridades regionales y nacionales. He escuchado sus preocupaciones, que reflejan las dificultades a las que se enfrenta cada día el sector en su cadena de valor global. No las subestimo, pero creo firmemente que esas dificultades no están causadas ni vinculadas a las propuestas que hacemos en Bruselas, sino a una serie de crisis externas. La flota de la UE ha tenido que adaptarse a las consecuencias del Brexit, a la pandemia y ahora a la subida de los precios de los combustibles debido a la agresión a Ucrania. En esas crisis, la CE fue extremadamente sensible para actuar rápidamente con medidas paliativas y ha puesto en marcha mecanismos de apoyo inmediato. Así que no confundamos las causas de los problemas, hay que decir la verdad a los ciudadanos.

“Cuando nos enfrentamos a una crisis de biodiversidad como la que vivimos hoy, todos los sectores deben esforzarse por disminuir el impacto humano en el ecosistema”

decoration

–Además de estos problemas, la flota está muy preocupada por el veto a la pesca de fondo para proteger los ecosistemas marinos vulnerables (VME). ¿Hay tiempo para cambiar las zonas afectadas?

–Como ya se explicó, cada año recibiremos un dictamen científico actualizado y, en función de la nueva información, se revisarán los cierres si es necesario. Esto es sólo el comienzo de un proceso, y se trata de un proceso iterativo, en el que todas las partes interesadas tienen que desempeñar su papel a la hora de proporcionar los datos pertinentes para que los científicos puedan elaborar un dictamen informado cada año. Hemos escuchado los temores expresados, alimentados por el hecho de que se trata de un proceso nuevo. Subrayo que en este ejercicio trabajamos con un asesoramiento científico bastante revolucionario: equilibrar las actividades de las flotas con la necesidad de proteger los VME. Además, todo el mundo admite, incluido el sector y sus representantes, que la pesca de fondo tiene un impacto en el medio ambiente, especialmente en los delicados ecosistemas del fondo marino. Cuando nos enfrentamos a una crisis de biodiversidad como la que vivimos hoy, todos los sectores deben esforzarse por disminuir el impacto humano en el ecosistema, o corremos el riesgo de alterarlo hasta el punto de no retorno con impactos económicos imprevisibles, pero potencialmente enormes.

–¿Por qué?

–El fondo de nuestras aguas está compuesto por muchos VME e interconectados, claramente identificados por los científicos, que deben ser protegidos de las artes de pesca que los dañan. Esas artes son todas las de fondo que entran en contacto con los VME y, por lo tanto, los científicos aconsejaron el cierre de 87 zonas [y no 94, como se entendía hasta ahora] donde se encuentran. Los cierres se han definido teniendo en cuenta el equilibrio entre la protección de los ecosistemas y la continuación de las actividades pesqueras. Ambas cosas son posibles teniendo en cuenta el enfoque de la proporcionalidad. La recuperación de los ecosistemas marinos y su buen estado de salud nos permitirá a todos beneficiarnos de un océano sano y de unas poblaciones de peces prósperas. Todos conocemos ya los efectos indirectos positivos en términos de abundancia de poblaciones de peces junto a las zonas marinas protegidas.

–Sector, Xunta y Gobierno central le explicaron que el palangre de fondo es el arte de pesca más sostenible en Galicia y que no impacta en el fondo marino. ¿Está usted de acuerdo?

–La Comisión está aplicando las disposiciones contenidas en el reglamento aprobado en 2016, por el que se prohíben todas las artes de fondo, incluido el palangre de fondo, en las zonas con presencia de ecosistemas marinos vulnerables. El reglamento es muy claro, si queremos evitar un mayor impacto en esos ecosistemas, debemos evitar cualquier contacto de las artes que tocan el fondo, ya sean palangreros o arrastreros. Los científicos del ICES han dado su consejo para todos los artes de fondo, incluido el palangre de fondo.

–¿Qué importancia tendrá la reunión de hoy para el futuro de este acto de aplicación?

–Es tan importante como todas las anteriores que han tenido lugar sobre este asunto en los últimos dos años y medio. La CE se ha comprometido con los Estados miembros y las partes interesadas durante un largo periodo de tiempo para estudiar todos los aspectos técnicos relacionados con la prestación de asesoramiento científico y para preparar la aplicación de la medida. La reunión será especialmente relevante para el compromiso de todas las partes interesadas en el proceso hacia el nuevo asesoramiento que debería ser emitido a finales de año por los científicos.

“No tiene ninguna lógica afirmar que la CE es el enemigo”

–Pese a compartir objetivos, el Gobierno, la Xunta y el sector pesquero acusan a la Comisión Europea de ser demasiado medioambientalista. ¿Está de acuerdo con esa afirmación?

–No creo que el escenario de “acusar” y “defender” sea un enfoque prudente. Ese enfoque no sólo es simplista, sino que no presenta la realidad de forma veraz y desvía la atención de los verdaderos retos y de la dirección estratégica de cómo superar las dificultades. La CE y la DG Mare se preocupan por el sector y por la profesión y no tiene ninguna lógica afirmar que Bruselas es “el enemigo”. Hemos defendido los intereses de nuestros pescadores hasta la última instancia en las negociaciones del Brexit, hemos trabajado sin descanso para proponer medidas paliativas inmediatas durante la pandemia y en la crisis provocada por la agresión rusa en Ucrania. Tenemos que ser también responsables a la hora de sugerir un enfoque prudente, a veces doloroso a corto plazo, pero que nos lleve a un sector sostenible a medio y largo plazo. A menudo hay que hacer elecciones y tomar decisiones difíciles, y a ellas acudimos siempre con medidas de acompañamiento para garantizar una transición lo más suave posible. Todos tenemos claro que sin peces no habrá pescadores. Las poblaciones de peces son el único capital natural en el que se basa todo el sector. Su estado de salud depende de los ecosistemas marinos de los que forman parte. Las dependencias y vínculos de los ecosistemas son complejos y muy delicados y a partir de una determinada perturbación, la recuperación es mucho más costosa y lleva mucho más tiempo. Comprometerse en este sentido es muy peligroso. Esto podría verse como un sesgo medioambiental, pero en realidad es la mejor protección del futuro del sector.

“Se producirá un necesario desplazamiento de los caladeros más vulnerables a otros abiertos a la pesca de fondo”

–¿Qué pasará con la flota si finalmente se vetan las 94 (u 87) zonas de pesca para proteger los VME? Se habla de diversificar, pero incluso con los fondos Fempa el sector no lo ve posible, ¿por qué Bruselas sí?

–La Comisión aún no ha adoptado el acto de aplicación, ya que debe esperar a que finalice el periodo de notificación de dos meses al Reino Unido. Sin embargo, hay que recordar que los cierres debían aplicarse en 2018 según la ley. Estamos en 2022, así que no debería sorprendernos. Al contrario, vamos muy retrasados y tenemos que cumplir nuestro compromiso de proteger los ecosistemas marinos vulnerables. Ahora bien, sigue siendo posible pescar con artes de fondo fuera de esas vedas, y las cuotas permanecen intactas. Se producirá un necesario desplazamiento de las actividades de los caladeros más vulnerables a otros caladeros abiertos a la pesca de fondo. En las próximas semanas, será importante prepararse identificando y ajustándose a los caladeros alternativos. La diversificación de los ingresos es una vía más amplia para lograr la resiliencia de los operadores económicos.

–El arrastre no se verá directamente afectado por la medida, pero teme el contenido del Plan de Acción. ¿Cómo puede afectarles?

–Hay muchos factores en juego que hay que tener en cuenta. Los distintos tipos de pesca tienen diferentes impactos ambientales. Algunas afectan a los fondos marinos, otras a las tortugas, delfines, aves marinas u otras especies sensibles. El Plan de Acción para la conservación de los recursos pesqueros y la protección de los ecosistemas marinos –que se espera que se publique después del verano– abordará la manera de conciliar la pesca, incluida la de arrastre y, en particular, las artes de pesca que entran en contacto con el fondo, en línea con la Estrategia de Biodiversidad. Lo que hay que garantizar es el equilibrio entre los retos socioeconómicos y la protección del medio ambiente marino. Hay que considerar cuidadosamente qué tipos de pesca deben permitirse por tipo de zona de acuerdo con las necesidades medioambientales y socioeconómicas de la misma.


Compartir el artículo

stats