Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia se deja un 20% de capacidad en 10 años con la exportación masiva de buques

La salida de efectivos ha buscado más cuotas en aguas comunitarias y diversificación de la actividad: Mauritania recoge el legado de Namibia y Francia | La eslora media: 40 metros

Antiguos pesqueros de capital gallego bajo pabellón español

Bayonne, Walvis, Luanda, Cork, Nouadhibou, Tallinn. Son los nombres que lucen ahora en los cascos algunos pesqueros de capital gallego y que habían iniciado su trayectoria bajo pabellón español. Unidades como el Río da Bouza, Villa de Hío, Forcadela, Pesca Baqueiro Tres (ahora Dunboy), Praia de Areamilla (hoy es el Tafra 1) o Nuevo Virgen de Lodairo (Lennuk), construidos principalmente en astilleros de Vigo como el desaparecido MCíes, Construcciones Navales Paulino Freire o Armón. Buques que abandonaron las pesquerías de Gran Sol o del bacalao a otras latitudes o que, dada la histórica limitación de cuotas desde la anexión de España a la –entonces– Comunidad Económica Europea (CEE), buscaron cobijo en otros países del continente para disponer de mayores posibilidades de pesca. El reabanderamiento y exportación de barcos no es una práctica nueva, aunque coge cada vez más velocidad. En los últimos diez años Galicia ha dicho adiós a más de medio centenar de pesqueros, con un arqueo conjunto de casi 28.000 GT (gross tonnage). Representa el 20% de la capacidad pesquera de la comunidad.

El análisis de estas operaciones, compiladas por FARO en base a los registros de la Comisión Europea y en fuentes del sector, evidencia dos fases claras de esta salida masiva de efectivos. La primera se centró en la exportación de pesqueros con destino a otros países europeos, principalmente a Francia, y con actividad en aguas de Gran Sol. En este periodo fueron nueve los barcos que pasaron a tener como puerto base uno francés. Como el Playa de Castiñeiras (ahora Pedra Blanca II), Nuevo Nemesia (Argeles) o Radoche Tercero. Con un 10% de toda la capacidad extractiva a nivel comunitario –sin excluir todavía a Reino Unido–, Francia dispone de algo más de un 10% de las posibilidades de pesca. Este dato puede resultar engañoso: en especies como el rape cuenta con el 57% de todos los cupos; España, con una cuarta parte del músculo extractivo continental, solo puede faenar poco más del 3% de rape en Gran Sol. En suma, fueron abanderados en Francia –el capital sigue siendo gallego– nueve unidades en una década, por un total de unos 3.000 GT y con 34 metros de eslora de promedio. Aunque buena parte de los barcos que operan en ese caladero descargan en Castletownbere o Killybegs, solo consta un pesquero como exportado a Irlanda. Se trata del Dunboy, que acaba de cambiar de manos.

Hacia África

En una segunda fase de reabanderamientos, sobre todo a partir de 2015, la salida de barcos de pabellón español se concentró en Namibia. Hacia allí marcharon una decena de unidades –es el país que más buques ha recibido en este proceso– para operar como fresqueros en el puerto de Walvis Bay. El primero fue el Villa de Hío, que mantiene el nombre, al que siguieron el Santamar (actualmente, Ambroise Bay), Minchos Noveno (alargado por Iberconsa), Patricia Sotelo (Omake) o Monte San Roque. Los pesqueros que operan ahora con bandera de Namibia superan los 5.050 GT, equivalente a casi toda la capacidad de los 150 barcos cerqueros registrados en Galicia. En esta segunda oleada se produjo, a su vez, una variante, pero también concentrada en caladeros africanos: Mauritania y Senegal se han convertido ahora en los países preferidos, principalmente por el rendimiento que ofrecen especies como el pulpo, con una ingente demanda dentro y fuera de España. Si bien las primeras salidas de barcos a Francia, Irlanda o Reino Unido fueron ejecutadas por armadoras de mediano tamaño, de Vigo o A Coruña, ahora son las grandes operadoras del sector las que han entrado en escena.

De hecho, el último pesquero que consta como exportado en los registros comunitarios es el Puente Sabarís, de 1.393 GT y 63 metros, propiedad de Armadora Pereira. Ahora tiene bandera sudafricana. En esta nómina constan ya operaciones lideradas por Pescapuerta (Monte Víos y Avedal, renombrados como Alpha Peche 1 y 2), la mencionada Iberconsa o Grupo Vieira (Abrela, Praia da Marosa). Al margen de la exportación del arrastrero Praia de Samil, con destino San Cristóbal y Nieves, la operación más exótica ha sido la de Buba Camarón, con un atunero cañero que se estrena este año en Omán. El barco es el Gaztelugaitz, que tenía Fuenterrabía como puerto base, y que causó baja como embarcación española el pasado 1 de marzo.

Ejemplos

  • El último

    El último pesquero que consta como exportado en los registros comunitarios es el Puente Sabarís, de Pereira. Tiene bandera de Sudáfrica.

  • A Mauritania

    El Balamida fue construido en el astillero vigués Armada en 2005. Acaba de ser transferido a Mauritania.

Compartir el artículo

stats