Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El palangre guardés "tira" de la automoción para automatizar procesos

Uno de los palangreros de Orpagu, con una vela rígida de un proyecto de I+D. Cedida

La flota y las asociaciones pesqueras intentan sacar el máximo partido posible a los fondos Next Generation que el Gobierno destina a la industria. Una de ellas es la Organización de Palangreros Guardeses (Orpagu). Tal y como avanzó este periódico a finales del pasado mes, diversas entidades gallegas recibieron un total de 8,7 millones de euros para medidas como la mejora de la comercialización de los productos pesqueros, de las comunicaciones y, en general, en la aplicación de la llamada tecnología 4.0. Es en este último campo en el que Orpagu ha decidido profundizar con el proyecto Autopesca, impulsado junto al Centro Tecnolóxico de Automoción de Galicia (CTAG) y que busca la automatización de los procesos tanto en los buques como en la planta que está levantado en Tui, cuya inauguración se prevé para este mismo año. La subvención recibida es de 552.833 euros.

Los fondos que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación decidió dedicar a la industria representan aproximadamente un 10% de los 1.051 millones previstos en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR). Y de ellos, tan solo 21 son directamente para la pesca extractiva. De hecho, el anuncio del ministro Luis Planas había hecho añicos las ilusiones de la flota, cuya patronal Cepesca había planteado un plan de 381 millones de euros para, entre otras cosas, modernizar los buques.

Pese a la escasez, las organizaciones del sector y los propios armadores intentan sacar el máximo partido posible. En las primeras resoluciones ante las solicitudes planteadas, el Ministerio repartió en Galicia para empresas, asociaciones y centros tecnológicos un total de 8,7 de los 12,7 millones de euros repartidos en el conjunto del país. El grueso de las partidas corresponde a proyectos de I+D como el de Orpagu.

Juana Parada, gerente de Orpagu. MARTA G. BREA

La gerente de la organización, Juana Parada, explica que se trata de “algo novedoso para la pesca”, ya que busca “automatizar al máximo todos los procesos”, algo que se da mucho más en otros sectores productivos. “Queremos intentar humanizar parte del trabajo, ya que hoy todavía existe la necesidad de mucha fuerza bruta en algunas partes del proceso”, comenta Parada, poniendo como el ejemplo el izado de las grandes capturas que realiza la flota de palangre, principalmente de pez espada y tiburones. “Con ello se podrá, por ejemplo, disminuir lesiones”, añade. Las novedades se implementarían también a la parte de procesado y ultracongelado de la flota.

Fábrica

La intención de Orpagu es que esto llegue al máximo número de barcos posibles (eligieron a aproximadamente un tercio de forma inicial). Sin embargo, las automatizaciones no se quedarían solo en los palangreros. Autopesca supondrá la compra de nueva maquinaria adaptada al sector, que también será instalada en la planta que la organización está levantando en Tui por un total de 6 millones de euros.

Sobre esta nueva construcción, Parada informa que la obra civil (adjudicada a Plaintec) está prácticamente finalizada y que ahora saldrá a licitación las instalaciones interiores, principalmente la relativa a la zona de frío, las estanterías de las cámaras, maquinaria y la instalación fotovoltaica. “Antes de finales de este año tenemos que estar trabajando ahí a pleno rendimiento”, avanza Parada.

Orpagu ha crecido mucho en estos últimos años y tras ser reconocida como una organización de productores de carácter transnacional incorporó a muchos armadores de Portugal. En total cuenta con una flota de palangre de unos 80 asociados, de los que la mitad son gallegos.

Compartir el artículo

stats